Facebook Twitter Google +1     Admin

MIGUEL LABORDETA EN CINCO VOCES

20060417114401-miguellabord.jpg

 

1. Se publica el libro disco “Cuando tú me leas” con música de Josean Souto y arreglos de Gabriel Sopeña.

2. Cantan Josean Souto, Pablo Guerrero, María Pérez Collados, Elena Rubio y el propio músico aragonés

 

Miguel Labordeta (Zaragoza, 1921-1969) fue un solitario poeta de posguerra. Expresionista  a la manera de Trakl o Gotfried Benn, surrealista, metafísico, poeta social y también cantor de la identidad y sus desgarros, fervoroso lector de sus poetas chinos favoritos. Nos ha legado una obra singular, elogiada aquí y allá por espíritus tan selectos como Francisco Ynduráin, Juan Eduardo Cirlot, Ángel Crespo y José Ángel Valente, intensa y densa, muy difícil de convertirse en canción. Pero a Miguel Labordeta, al que ya había musicado su hermano José Antonio, le ocurren cosas curiosas: tienen grandes, desaforados seguidores. Y uno de ellos, por poner un ejemplo un tanto insólito, es Josean Souto, un “gallego transterrado en Rentería y trabajador en labores absolutamente  ajenas a la música (aunque transeúnte ocasional y discreto)”, tal como lo ha definido el poeta, profesor y música Gabriel Sopeña.

Josean Souto había puesto música a 45 poemas de Miguel Labordeta. Y un día se los remitió a Plácido Serrano, director de la colección LCD-Prames, que se puso manos a la obra. Plácido Serrano recordó que hace ahora medio siglo Paco Ibáñez musicalizó a Luis de Góngora y que se estrenaba en el Teatro Argensola la pieza dramática “Oficina de horizonte”, del poeta aragonés, con decorados de Agustín Ibarrola, una obra que es toda una síntesis de su pensamiento, de sus imágenes, de su inspiración. Serrano decidió hacer un libro disco, que se titula “Miguel Labordeta. Cuando tú me leas”, y para ello llamó al compositor Gabriel Sopeña, que explica así su cometido: “Saqué como primeras conclusiones que nuestro hombre, Souto, exhibía una dicción canora que –por su inefable frescura minimalista, sobre todo- me resultaba en general emocionante: tanto como seriamente intimidatorio para iniciar cualquier clase de empresa musical”.

        Sopeña ya se había probado a sí mismo con poemas suyos y ajenos, y en obras corales como “Orillas” o “Una ciudad para la paz”. Y se puso manos a la obra: eligió trece poemas de los arreglados por Josean Souto y llamó a las cantantes aragonesas Elena Rubio y María Pérez Collados, de espléndidas voces; contó con el propio Souto para dos temas y algunos coros, y con Pablo Guerrero, para unos sobrios y poderosos recitados. El propio Sopeña también interpreta varias piezas como “Siempre solo” o “Mientras alguien sueña en el mundo”. María Pérez intenta salvar “Retrospectivo existente” y lo logra; Elena Rubio exhibe su excelente timbre en “Mientras quería coger la luna con las manos” o “Canción de otoño”. El resultado final es un disco de inspiración pop, arriesgado y rítmico, con muchos elementos de los 80, combinación simultánea de canción y recitado, y una cierta inclinación al uso de coros o mezcla de voces.

        Sopeña agrega: “Extender la poesía del gran Miguel Labordeta al sol del alma de este tiempo mediante este puñado de canciones es una apuesta, si bien modesta; y, aunque estoy persuadido de que quizá un golpe de dados no puede abolir el azar, estoy seguro de que, al menos, es un impulso contra la inercia”. El LCD, que se presentaba anoche en el Centro de Historia de Zaragoza, ha sido diseñado por el joven dibujante Jesús Cisneros, incorpora varias pinturas de José Luis Lasala y un montón de motivos abstractos de Santiago Lagunas, amigo de Miguel. El libro disco incorpora una biografía ilustrada de Miguel Labordeta, tomada de Clemente Alonso Crespo y de un número especial de la revista “Rolde”, así como cartas, manuscritos, dedicatorias, y por supuesto los trece poemas del disco, así como la composición “El poeta” que José Antonio Labordeta dedicó a su hermano.

 

*Caricatura de Miguel Labordeta de José Luis Cano.

 

 

17/04/2006 11:44 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

Entre los trabajos musicales de Gabriel Sopeña dedicados a la poesía te has dejado de nombrar "Universo en ciernes" con poemas de Mari Pau Domínguez. En ese disco había cosas curiosas como un dueto entre Loquillo y Aute, o interpretaciones de Aurora Beltrán, Pedro Guerra, Mauricio Aznar,... Una auténtica joya.

Fecha: 18/04/2006 07:32.


Autor: A.C.

Tienes razón Cide.Lo peor de ese disco eran los textosen sí mismos. Juraría que también cantaba Ana Belén, fue una edición muy bonita, aunque el disco que yo más he oído de Sopeña, hecha la salvedad de sus canciones con Mauricio Aznar, fueron los de su disco "Mil kilómetros de sueños".Lo ponía siempre en mis viajes de La Iglesuela del Cid a Zaragoza y viceversa. Nuestra canción favorita era Cas; y también oíamos los dos álbumes que hizo para Loquillo.

A Sopeña, cuando dirigía Olifante, le publiqué un poemario que tenía algunas canciones como "Lisboa".

Gracias, como siempre, por tus apostillas de observador y sabio atentísimo. Un gran abrazo. AC.

Fecha: 18/04/2006 08:19.


Autor: Fotografo

Qué guapa es Steffi Graf, y qué feo es Labordeta.

Fecha: 18/04/2006 08:36.


Autor: Cide

del Mil Km de sueños me gustaba "La voz de un ángel". Cass siempre me sugería que Más Birras lo había hecho mejor.
Tengo dedicado ese libro del que hablas. Lisboa es un bonito poema. Creo que el libro se llama "La Noche del Becerro". Escribo desde el trabajo y no puedo consultarlo.

Fecha: 19/04/2006 10:37.


Autor: A.C.

Es "La noche del becerro", así con mayúsculas como tú lo has puesto. Un abrazo,cide.

Fecha: 19/04/2006 15:20.


gravatar.comAutor: Ignacio Bernal

Miguel Labordeta es un Dios al que se le debería tener mas respeto en España.

Fecha: 14/09/2007 13:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris