Facebook Twitter Google +1     Admin

HISTORIA, Y RECTIFICACIÓN, DE UN LIBRETO DE LORCA

20080221104934-059d4gp1-1.jpg

[Diego Marín, editor, poeta y periodista, me hace llegar una carta sobre el hallazgo del libreto de Lorca, que en realidad ya fue dado a conocer en 1992 por dos investigadores riojanos: Juan Aguilera e Isabel Lizarraga. Diego me remite a un artículo que aparece en el diario La rioja, firmado por él y por Miguel Lorenci. Éste es el texto. Como se ve también hoy en Artes & Letras de Heraldo de Aragón, García Lorca es un manantial inagotable.] 

EL MINISTERIO DE CULTURA ANUNCIA COMO HALLAZGO UN LIBRETO
DE LORCA QUE DESCUBRIERON INVESTIGADORES RIOJANOS EN 1992
   

Diego MARÍN / Miguel LORENCI

La Subdirección General de los Archivos Estatales dio ayer a conocer, en un comunicado, la identificación de «un original de Federico García Lorca del año 1935: el libreto en tres actos de la adaptación de la obra La dama boba de Lope de Vega, en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares. El hallazgo del libreto, que «fue enviado por Lorca para solicitar la autorización gubernativa a la Dirección General de Seguridad», había sido posible «gracias a la campaña de digitalización de fondos documentales».

Hasta aquí, ningún problema. Con una salvedad: que la noticia provocó hilaridad en La Rioja. Y es que hace 16 años, en 1992, dos investigadores riojanos, Juan Aguilera e Isabel Lizarraga, ya habían hallado el citado libreto. Tras conocer la noticia a través de Diario LA RIOJA, Aguilera confesó: «Me sorprende que esto sea una primicia porque nosotros dimos con él en 1992 y se pueden encontrar múltiples referencias a ese texto en la bibliografía lorquiana. Entonces envié un estudio sobre el mismo a la Fundación García Lorca, en cuyo Boletín fue reseñado en 1994 por Andrew A. Anderson, uno de los mayores expertos internacionales sobre Lorca».


Juan Aguilera e Isabel Lizarraga, además de marido y mujer, son profesores de Lengua Castellana y Literatura del IES Cosme García y Escultor Daniel, respectivamente, y en 1992 investigaban el teatro del siglo XX en el Archivo de la Administración, sobre todo centrándose en la figura del director de escena Cipriano de Rivas Cherif.


El Ministerio rectifica

De hecho, tras tener constancia por este periódico de que el citado hallazgo no era tal, el Ministerio de Cultura tuvo que rectificar, una vez que la noticia ya había sido divulgada. En un comunicado, reconoció que su supuesto hallazgo ya había sido anunciado antes por los citados expertos riojanos «que habían manejado y documentado la pieza», descubierta en su día en la caja número 5.780 del citado archivo.

Antes de verse obligado a corregir la información, Rogelio Blanco, director general de Archivos y Bibliotecas, aseguraba a la agencia Colpisa que la obra, que está siendo sometida a un proceso de digitalización, «no va a dejar de darnos sorpresas muy agradables». El Ministerio lleva a cabo una campaña de descripción y digitalización de fondos con el fin de que los ciudadanos puedan acceder a los archivos en el Portal de Archivos Españoles/PARES, en la siguiente dirección: http://pares.mcu.es.

La retratación ministerial ponía fin a unas horas de cierta inquietud y sorpresa por parte de Aguilera y Lizarraga, quienes recordaban que en su momento ya intentaron publicar su trabajo sobre la adaptación lorquiana de la obra de Lope. «Habíamos propuesto la publicación del documento de Lorca con nuestro estudio a la Universidad de Granada, que no contestó; posteriormente, lo presentamos al Servicio de Publicaciones de la Universidad de La Rioja, que lo publicó finalmente en el 2001», advertía Aguilera.

Para la presentación del libro
Federico García Lorca y el teatro clásico. La versión escénica de La dama boba (Universidad de La Rioja, 2001), que tuvo lugar 27 de noviembre del 2001 en el Edificio Quintiliano de la UR, se contó con la presencia de Manuel Fernández Montesinos, sobrino de Lorca y director de la Fundación del escritor granadino, quien declaró entonces en Logroño que el trabajo de los expertos riojanos había logrado cubrir «un pequeño trozo que estaba todavía por definir» en la obra de su tío.


En ese momento, Aguilera, que ha sido profesor asociado de la UR, al igual que Lizarraga, reconoció que el descubrimiento del texto fue casual, mientras investigaba para su tesis doctoral, pero le concedía cierta importancia, ya que la pieza permanecía «inédita y olvidada». «La obra, con la adaptación mecanografiada de Lorca, fue representada por primera vez en Buenos Aires, en 1934, con la actriz Eva Franco como protagonista», explica ahora el profesor logroñés. «Fue un éxito rotundo y por eso al año siguiente se solicita el texto a Lorca para los actos del tricentenario de la muerte de Lope».

Entonces la obra fue dirigida por Rivas Cherif y protagonizada por Margarita Xirgu, «que eran el centro de nuestra investigación», rememora Aguilera. Ya en 1936 la obra también se representó en Logroño, con éxito de público y crítica local. Hasta la publicada por la Universidad de La Rioja, la Fundación García Lorca no había registrado edición alguna de la obra desde su estreno en Argentina en 1934. Luego fue representada en el Retiro de Madrid y en el Teatro Español de Madrid, en agosto de 1935. Todos estos datos también son recogidos por Aguilera e Lizarraga en su publicación, donde añaden: «Poco después de concluido el nuestro, apareció un magnífico estudio sobre esta desconocida adaptación, obra de la hispanista francesa Jacqueline Pocas-Sabbah», publicado también en 1993 en la revista especializada Mélanges.

 

*En la foto del diario La Rioja aparecen Juan Aguilera, Isabel Lizarraga y el sobrino de Lorca Manuel Fernández. . 

21/02/2008 10:49 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris