Facebook Twitter Google +1     Admin

LA TORRE, DOÑA BLANCA Y UN FANTASMA DE PLENILUNIO

20080627095617-albarracin-2-200k.jpg

 

 

Durante años, en Albarracín se hablaba más que de la Torre de doña Blanca del fantasma de doña Blanca. Se decía –en los corros nocturnos de la plaza o ante el mirador de la catedral— que si se estaba alerta en las noches de luna, podría verse allá al fondo, en un vado del río Guadalaviar, resbalando en la corriente o estorbando el decir de amor de los amantes noctámbulos. Esa fábula se ajustaba perfectamente a la atmósfera de la ciudad: una villa así, tan costeruda, tan delineada por murallas y promontorios, precisaba de su leyenda de aparecidos en verano. Y todos se prestaron a darle vida, a entreverla en el cauce, a soñarla, a rescatar una conseja de origen medieval. Nadie, en ese momento de febril imaginar, reparaba en la soledad de la torre de rezagado románico, en su desolación, en su aspecto de caserón que ingresaba directamente en la podredumbre y en el olvido.


En ella, en sus sótanos si los hubo o en su interior tenebroso, debió consumirse una especie de princesa aragonesa que iba camino del destierro y se detuvo en la villa. Allí se enamoró locamente de un noble o de un príncipe; éste la amaba con fervor (algún escritor le ha puesto nombre incluso: Razin), pero su padre no aceptaba a la muchacha, hasta tal punto que la confinó en el edificio, y allí se desesperó, enfermó y murió. Convertida en espectro o en poética sombra blanca, podía huir por un vano y alcanzar la amena ribera del río en el plenilunio de agosto. Allí, si se está atento y se cree en el más allá, es posible presentirla, quizá verla. Ahora, con la Torre de doña Blanca rehabilitada, que se alza como una sombra sobre el cementerio, sólo hay que encaramarse en los miradores y observar. Lo esencial es invisible a los ojos. 

*Estos días,  Isidro Ferrer y Carlos Grassa Toro dirigen en Albarracín unas exitosas jornadas de diseño e ilustración.  Esta espléndida foto es de Luis Antonio Gil Pellin.

27/06/2008 09:56 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: ana a.

¡Cómo echo de menos los Encuentros Literarios en Albarracín! Disfruté tanto y conocí a personas que me son tan queridas allí. Y todo gracias a ti, Antón. Besicos.

Fecha: 27/06/2008 11:42.


gravatar.comAutor: Blanca

Bellisima leyenda de mi tocaya, Antón!! Me ha gustado mucho conocerla.

Lastimosamente no he podido acudir a los fantásticos talleres de Carlos e Isidro. Espero poder acudir al año que viene. :)

Besos y feliz fin de semana!!

Fecha: 27/06/2008 13:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris