Facebook Twitter Google +1     Admin

VICENTE PASCUAL VISTO POR SU MÉDICO RAFAEL CID

20080628152355-vicente-11.jpg

 

Texto de Rafael Cid, doctor de almas y de cuerpos, para el catálogo de la exposición

No hay Vino si no hay Agua de Vicente Pascual Rodrigo en el
Centro Mariano Mesonada / Museo Orús, Utebo, 2008


[Conozco a Vicente Pascual desde hace dos años, soy su médico de cabecera. Nos hemos conocido por sus graves problemas de salud, pero aunque esto siempre late en nuestra relación, él mantiene la fuerza y el valor de hablar de muchas otras cosas. Su amistad y su confianza es la única credencial que tengo para escribir esta breve presentación de su obra pictórica.

La pintura es, probablemente, un trozo de sueño, de realidad, de pensamiento, al que ponemos un marco. Con ese marco encerramos entre cuatro esquinas un lienzo cuya expansión nos inquieta.

La obra de Vicente Pascual nos rodea, sutil, imperceptiblemente, con un aura de misterio, en su desierto particular. A veces, es un deseo de abandono, hastiados del mundo y su desbordante complejidad nos decimos: “Lo que me hace falta es un desierto”. Vicente nos rodea de desierto, de soledad, de arena, de silencio estrellado. Al principio nos extrañamos, demasiado silencioso y echamos de menos los ruidos, la verborrea, el movimiento compulsivo, sin dirección, pero poco a poco entramos en otro silencio, ese silencio absoluto en el que al fin nos podemos escuchar.

Sus cuadros son como mandalas, repetitivos, obsesivos, como un mantra que circula hasta reducirlo todo a un mínimo, que todo lo contiene, círculos, cuadrados, tierra, haikus de colores, que nos incitan a releerlos con la mirada, a escrutarlos a veces con cierta irritación, para averiguar porque son tan inquietantes e hipnóticos. Una pincelada zen circular, un gesto, el corte de una espada.

Vicente, es un samurai de las formas, su pasión, aparentemente contenida por su serenidad, le obliga a un ejercicio de voluntad, detener la ejecución del mándala so pena de agotar el cuadro, de volverlo invisible la materia no da para más.

Sus pinturas se incorporan a nuestra historia, nos van moldeando, nos volvemos más circulares, más geométricos, más terráqueos, parando ese mecanismo infernal que nos devora, que nos impide ver, que nos llena de aristas. La materia moldeando el espíritu, alquimia perfecta obrando efectos invisibles.

Vicente Pascual es un samurai en la vida, en su actitud ante la pintura, ante su enfermedad. Nos enseña a todos la sencillez, la humildad, pero no esa humildad falsa precursora de la vanidad, sino la humildad del que se borra, del que a veces se aparta para no interferir, sabiendo de la divinidad mágica de los momentos.

Yo tengo la teoría, indemostrable por otra parte, de que la vida de una persona se puede resumir en unas pocas frases. La vida de todos nosotros se resume en la imagen de alguien que levanta un castillo de naipes sabiendo que todo el cuidado del mundo no va a impedir que se caiga antes o después. Vicente va sin miedo, con cuidado pero con pasión, con medida pero siempre excesivo, nunca ha dejado de poner cartas y nunca ha dejado de reírse.
Un samurai con sentido del humor. Como él dice en uno de sus poemas:

Y que sólo es nítido el reflejo en el agua serena y la ternura de sus ojos

Gracias Vicente, por tu valor y por tu risa.

 

Rafael Cid, primavera de 2008]

*Esta foto de Vicente Pascual y de Ángel Guinda, en la Biblioteca de Aragón, pertenece a José Antonio Melendo.

28/06/2008 15:23 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris