Facebook Twitter Google +1     Admin

BLOG DE HOMENAJE A LUCAS MIRET

20080826125016-puente-zaha-hadid-enric-duch-02.jpg

[Andrés Almazán es uno de los promotores del homenaje a Lucas Miret, hijo del arquitecto Carlos Miret, que fue quien concibió el proyecto de la Expo 2008. A Carlos Miret ni se le ha encargado un edificio ni ha sido objeto del reconocimiento simbólico que más ilusión le habría hecho: que un espacio de la Expo llevase el nombre de su hijo, fallecido a los 19 años. El blog se titula http://homenajelucas.wordpress.com. La historia de Lucas es conmovedora, y a mí personalmente me desconcierta que habida cuenta de que el éxito de Roque Gistau, Jerónimo Blasco y Paco Pellicer (él, que es un hombre cordial, es el único de los tres a quien conozco personalmente) está ahí, lo vivimos y lo apoyamos a diario (ya lo he dicho e insisto: soy un defensor absoluto de la Expo, me parece una aventura excepcional para la ciudad y para su futuro, aún con sus imperfecciones, que son algunas), es que no se haya tenido un gesto, un detalle, un reconocimiento explícito. Juan Alberto Belloch le citó con absoluto cariño y gratitud en su discurso de inauguración. Sin duda, hasta ahora ha sido el más elegante con Carlos Miret. Esto escribía Andrés Almazán en su blog.]

 

Todos en Zaragoza vivimos con entusiasmo la proclamación de la candidatura de Zaragoza como sede de la Expo 2008. Ahora que está por fin en marcha, que está siendo un éxito, y que va a dejar una buena cantidad de cosas nuevas y maravillosas para la ciudad, creemos que ha llegado el momento de que nos acordemos de los verdaderos promotores, los que pusieron en marcha el proyecto.

Y estos no son otros que el arquitecto zaragozano Carlos Miret y su mujer, que concibieron la Expo como un homenaje a su hijo Lucas, muerto a los 19 años de edad. Desde entonces y hasta 2004, apoyados por la Asociación Cultural Pro-Expo, llevaron a cabo una inmensa labor de diseño y promoción del proyecto, que al final cedieron a la ciudad por 1 euro. El arquitecto tiene publicado el libro “Así nació Expo Zaragoza 2008″ donde está todo documentado.

Pensamos que es una injusticia no reconocer la labor de estas personas, y la manera como se puede reconocer, una idea que circula desde hace un par de meses por internet, es que se pondría el nombre de su hijo Lucas a algún pabellón destacado, concretamente se ha hablado del Pabellón-Puente de la arquitecta Zaha Hadid.

El objetivo de este blog es plasmar las noticias relacionadas con la iniciativa ciudadana que está apareciendo respecto al tema, y enlazar con otros medios de comunicación que se están haciendo eco. Por motivos que se nos escapan, este tema no está siendo suficientemente atendido por parte de las autoridades.

[Éste es el artículo que publicó El Mundo el domingo 29 de junio de 2008.]

 

“SIN LUCAS, LA EXPO NO EXISTIRÍA”

TODO EMPEZO en 1996, con la muerte del joven. Su padre, arquitecto, para salir del dolor, proyectó la urbanización, viajó a París y cedió por un euro los derechos. Oficialmente le han pagado con el olvido.

 

PACO REGO / El Mundo (Domingo, 29 de junio de 2008)

Un café solo con hielo y un refresco sin azúcar. Aprieta el calor en Zaragoza. En una de las terrazas de la plaza de España, donde rematamos el encuentro, Carlos, con el que hemos compartido tres horas largas, se ofrece a continuar la conversación por teléfono. «No deseo más sinsabores. Ni malos entendidos. Sólo quiero la verdad. Que se sepa lo que en realidad ocurrió». El hombre se desahoga. Purga ciertos recuerdos. La verdad de la que habla el arquitecto aragonés es la que otros se han empeñado en silenciar. «Sin mi hijo, la Expo no hubiera existido». Lo dice sin acritud. Pero con las heridas.

Aquel 9 de julio de 1996, tras un infierno de cuatro años, la familia Miret enterraba al joven Lucas. Carlos y Milagros, arquitecto y psicoterapeuta, perdían a su único hijo varón. Tenía 19 años. Y de aquel sentido luto, fruto de la transfusión de un derivado de la sangre que le contagió el sida al chico (hemofílico), nacería en su recuerdo una exposición universal que -12 años después- ha convertido Zaragoza en el mayor escaparate planetario del agua.

Carlos Miret Bernal, el padre real de la Expo. El olvidado. El hombre cuyo nombre, pese a figurar en el Registro General de la Propiedad Intelectual como autor del proyecto, no aparece en la génesis oficial de la Expo. Ni un cartel. Ni un edificio. Ni una referencia a cómo en verdad se parió la muestra y quién lo hizo. Ni una simple acera lleva la firma del arquitecto que, mucho antes de que políticos y lobbies empresariales se repartieran el invento, ideó y proyectó palmo a palmo la urbanización de los 250.000 metros cuadrados de la muestra zaragozana. Y gratis. Por Lucas. «Fue él el que tiró de mí y del proyecto», admite orgulloso el padre.

Es la historia de la Expo que la Expo no cuenta. La trágica y a la vez hermosa historia de un hombre -y su familia- que para vencer la depresión, se propuso hacer de un sueño su terapia. «La Expo no salvó a mi hijo, pero sí a nosotros», tercia Milagros. «Fue la salvación de nuestra familia». En la cocina de la casa -«un lugar donde nos gusta conversar»- nació la idea. «Ella [Milagros] me la sugirió. Me dijo: "Tú eres muy imaginativo, deberías crear algo grande... fíjate en lo que han hecho este año [1998] en Lisboa con su Expo". Quería picarme para que yo saliera de aquel abismo mental». Y lo consiguió. Carlos, que había roto con la vida social y el trabajo en su estudio de arquitectura, tomó nota del reto. «Empecé a darle vueltas pacientemente». Y restándole horas al sueño, se puso a dibujar en soledad. Pintó decenas de cuartillas llenas de bocetos. Luego hizo los cálculos de las estructuras, pensó los materiales, la ubicación y hasta los contenidos de la exposición. Aquella idea nacida en la cocina familiar -«me conformaba con que un lago del recinto llevase el nombre de mi hijo», dice Milagros- poco a poco fue transformándose en el embrión de la Expo que hoy, sólo 15 días después de su inauguración, ya suma 600.000 visitantes. «Aquello me hizo despertar. Consiguió que volviera a recuperar la ilusión por la vida, por mi profesión», reconoce el arquitecto.

Después de tanto dolor, la suerte parecía asomar tímidamente. Pero el ex ministro socialista Juan Alberto Belloch, al que Miret en persona había contado el proyecto -«eso es lo que yo necesito», contestó- pierde las elecciones de 1999 a la alcaldía de la capital del Ebro. Las gana por segunda vez Luisa Fernanda Rudi. Sin embargo, los planes de la alcaldesa del PP, que sabe lo mismo que Belloch, son otros. Muestra un mayor entusiasmo por celebrar el bicentenario de Los sitios de Zaragoza. La Expo, que ya había calado en buena parte de los ciudadanos gracias a la frenética actividad de divulgación desplegada por su arquitecto mentor dentro y fuera de la capital maña, parecía esfumarse. Carlos, cuenta su mujer, casi se derrumba otra vez. «Muchos tacharon mi idea de locura». Aquella Expo soñada había perdido credibilidad, contaminada por la lucha electoral. Había que empezar desde cero.

Y con el proyecto bajo el brazo vuela a París y se presenta a los máximos dirigentes de la Oficina Internacional de Exposiciones, el organismo que desde 1928 regula y controla las expos mundiales. Viajes, hoteles, reuniones... Todo sale de su bolsillo. «Se quedaron pasmados», recuerda Carlos. «No entendían cómo algo de esa envergadura no tuviera en España el apoyo necesario. No entendían que todo dependiera de un partido o de la voluntad del poderoso de turno».

De nuevo se sentía solo. Como un David contra Goliat. «Cuando lo veía agotado, melancólico, le decía que pensara también en nuestras dos hijas. Que se esforzara por ellas. Sé, porque lo veo a diaro en mi consulta, que si él se destruía, todo a su alrededor se venía abajo», resume ya más relajada Milagros.

Carlos volvió a tomar nota de las palabras de su esposa. Sobre el papel, trazando planos, se sentía imbatible. Otra cosa era llevarlos a la práctica. Levantar, como él había ideado, una ciudad futurista dentro de otra anclada en el pasado. El sabía cómo. Pero le faltaban las manos que mueven los hilos para dar forma al proyecto faraónico que había parido como terapia. Y, lo que es peor, «temía que cayera definitivamente en manos de gente que lo único que buscada era un beneficio personal, enriquecerse». Así que registro su proyecto y también la marca Zaragoza Expo 2008, que luego cedió a la organización de muestra por la simbólica cifra de un euro. La Expo quedaba blindada contra posibles oportunistas. «Lo hice así por Lucas y por la ciudad», insiste Carlos. Según estimaciones de un arquitecto consultado por este suplemento, el trabajo de su homólogo aragonés en el mercado rondaría los tres millones de euros. Sin contar las ganacias por la venta del registro del proyecto y de la marca.

Pero Carlos Miret no quiere hablar de dinero. «Nunca lo he buscado. Lo que llevo dentro es algo que no tiene precio». Lo dice sin rencor, aunque se sienta ninguneado. «Lo que pasa es que siempre hay alguien que saca pecho», opina Gerónimo Blasco, gerente y director de contenidos del Consorcio Zaragoza 2008. Lo espeta sin nombrar al arquitecto por su nombre. Niega que de sus manos hayan salido los bocetos que dieron lugar a la muestra. «Fue cosa de muchos», asegura sin dar nombres. Dice también que fue el hoy alcalde Belloch quien movió el proyecto, pero en cambio no dice que fue Miret quien se lo contó al ex ministro en su propia casa de Madrid.

Es la historia de la Expo que la Expo no cuenta. La de un arquitecto que la ideó inspirado por un hijo que ya no está.

*La foto del Pabellón Puente de Zaha Hadid y su equipo es de Enric Duch.

 

26/08/2008 12:37 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Antonio

Sorprendente e incomprensible historia...

Fecha: 27/08/2008 09:45.


gravatar.comAutor: Niggerman

La historia es enorme, descomunal.

Fecha: 27/08/2008 10:41.


gravatar.comAutor: No a la Expo Zaragoza 2008

La historia es ciertamente emotiva, pero creo que el pobre señor se equivocó en la forma de rendir homenaje a su hijo.

De su propósito original, la Expo se ha mutado en un engendro especulativo para desviar dineros públicos a empresas privadas.

Con el dinero derrochado en la Expo, se podían haber acometido no sólo las infraestructuras que necesitaba la ciudad de Zaragoza (que ya llevaban tiempo aprobadas) sino las de prácticamente todo Aragón.

Fecha: 27/08/2008 12:00.


gravatar.comAutor: gustavo miret

soy gustavo eduardo miret de asuncion;desde los 6 años vivo en argentina. me gustaria conectarme con algun miret; ya qe podriamos ser parientes. en este momento tengo 13 años. mi email es gusmiret@hotmail.com o en facebook qe es gustavo miret. gracias

Fecha: 16/10/2010 16:39.


gravatar.comAutor: Andrés Almazán

Hola, soy el antiguo promotor de la Web de Homenaje a Lucas. Resulta que decidimos relanzar el blog con motivo del 10º aniversario de la Expo, y observo que el link que pones en la página no es el correcto. El nombre que aparece escrito es correcto (homenajelucas.wordpress.com), pero lleva a un link incorrecto(homnajeAlucas.wordpress.com)
Esto es importante porque tu blog es bastante conocido. ¿Lo podrías cambiar? Gracias de antemano.

Fecha: 23/01/2018 11:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris