Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CINE Y LA FURGONETA

20091230144735-antonella-costa.jpg

Por Aloma RODRÍGUEZ

Cuando la Nissan Serena granate de mi padre era demasiado vieja para seguir haciendo viajes de Garrapinillos a Zaragoza, o de Zaragoza a Ejulve, cargada de muebles y personas, nos deshicimos de ella. Mis padres compraron la furgoneta cuando vivíamos en el Maestrazgo, después de que el motor del Seat Ibiza rojo se incendiara espontáneamente unos días después de la última revisión. Habíamos viajado los cuatro hermanos que éramos entonces, mis padres y Pluto, el perro al que tuvimos que sacrificar tiempo después. La Nissan murió de manera menos trágica. Nos había llevado a Galicia en los viajes familiares en verano. La habían abierto una Nochebuena y se habían llevado los regalos que nos había traído Papá Noel en la esquina de la avenida Goya esquina con la calle del Carmen.

Después mis padres cambiaron de coche varias veces: era como si no encontraran el sustituto ideal. Eran demasiado pequeños, se rompían o acababan en el desguace tras un accidente del que mi madre salió ilesa de pura casualidad. Al final se decidieron por un modelo de Peugeot de siete plazas: los cinco hermanos y mis padres. Al principio la llevaba mi padre, tenía que hacer muchas maniobras para meterla en el garaje. Tiene el freno de mano a la izquierda. Una de las pocas veces que la he conducido la dejé cruzada en medio de la carretera, frente al campo de fútbol de Garrapinillos. Uno de los conductores a los que bloqueaba el paso, quitó el freno de mano. Mi hermano iba de copiloto, había girado la cabeza para que no le reconocieran. Ahora la lleva mi madre y dice que le gusta mucho, que es más alta y tiene mejor visibilidad.

Aunque la tenemos hace dos o tres años, creo que nunca habíamos ido los siete juntos en el coche hasta hace unos días. Coincidió con el día de Navidad. Mi hermano mayor y yo habíamos dormido en casa de mis padres esa noche. Mi padre quería ir al cine. Mi hermano pequeño quiso venir esta vez. Subimos al coche: Sara y yo entramos por el maletero, mis hermanos iban en la fila de en medio y mi padre conducía con mi madre al lado. Por un momento pensé que me gustaría que fuéramos a hacer un viaje largo, a Galicia, aunque ninguno de nosotros lo pasara bien allí. Me sentía segura y feliz. Discutimos por la película que queríamos ver y nos decidimos por la uruguaya que pasaban en los Renoir. Ocupábamos toda la fila seis.

 

*Este texto es de la escritora y fotógrafa Aloma Simpé, que acaba de fundar el grupo El Apartamento con Ana Fernández, y ya han preparado las primeras maquetas. Hace unos días Miguel Mena pinchó el tema ‘El gol de Pirri’, dedicado al delantero centro del Garrapinillos juvenil del pasado año, que marcó más de 25 goles. En la foto, la estupenda actriz Antonella Costa, determinante en el curso de la acción de 'Mal día para pescar', la película uruguaya a la que alude Aloma Rodríguez.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: JESUS

Caray que crueldad lo ocurrido aquella Noche Buena.

¿Pero quien querria hacerle una cosa asi a Papa Noel?.

Supongo que los Reyes Magos, aunque inocentes, dias más tarde lo arreglarian.

Saludos.

Fecha: 30/12/2009 15:13.


gravatar.comAutor: Vicente

¡Qué delicia!
El mejor cuento de Navidad.
La mejor narración de Navidad.
La suerte de ser consciente de lo que se tiene.

Fecha: 30/12/2009 16:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris