Facebook Twitter Google +1     Admin

'NADADURIAS' DE ANGEL ORTIN PASCUAL

El escritor Ángel Ortín Pascual está preparando un libro sobre el mundo de los nadadores y del las piscinas. Sus textos serán ilustrados por diversos ilustradores. El libro tiene dos partes: la primera con sus textos y la segunda con textos ajenos.

 

 

(1) La piscina, con sus calles llenas de banderines, tiene algo de pueblo del interior en días de fiesta mayor.

 

*********************************************

 

(2) Al observar cómo rompe el cristal del agua ese bañista que se tira bruscamente sobre la piscina, uno puede llegar a comprender  los orígenes del cubismo.

 

*********************************************

 

(3) A los bañistas enamorados, al mirarse en el agua, la piscina les devuelve la imagen de la persona amada.

 

*********************************************

 

(4) Al ver nadar a mariposa  se pueden adivinar los sueños que en más de una ocasión debió de tener Ícaro.

 

*********************************************

 (5) Si todos los ángeles de la guarda supieran nadar no serían necesarios los socorristas.

 

*********************************************

 

(6) Hay bañistas que al nadar a espalda tienen regresiones.

 

*********************************************

 

(7) Muchas sirenas de la piscina son auxiliares administrativas.

 

 

*********************************************

 

(8) Hacerse el muerto es tentar a  la muerte.

 

*********************************************

 

(9) Los bañistas cortan el papel azul del agua con las tijeras de sus piernas.

 

*********************************************

 

(10) La diferencia entre un nadador y un bañista es que, de encontrarse en un restaurante, el primero pediría sin dudarlo el menú del día y el segundo, aunque no se lo pudiera permitir, ojearía detenidamente la carta.

 

 

*********************************************

 

(11) La encontré en una calle de la piscina.

La seguí, a cierta distancia, durante unos cuantos largos.

Me gustaba su forma de nadar.

Cuando el reloj del fondo marcaba casi la una del mediodía se metió en un portal, cogió el ascensor y desapareció de mi vida para siempre.

 

*********************************************

 

(12) Meterse poco a poco en al agua azul de la piscina, entrando en ella vertical y sintiendo la temperatura amable del cuerpo líquido que nos acoge, recuerda ese momento primero al hacer el amor en el que los miembros de la pareja se fusionan para convertirse en un ser único y bicéfalo, ese dejar de ser dos para bracear acompasados en un mar de caricias y oleaje tranquilo al margen del paso del tiempo, a los que el dulce cansancio, el placer compartido y, sobre todo, el milagro del orgasmo les hará creerse, por un momento, inmortales.

 

 

*********************************************

*Todas las fotos son de Robert Doisneau.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris