Facebook Twitter Google +1     Admin

LINA VILA EXPONE EN MADRID

20130310102021-lina-vila-gallo-dsc7364-20copia.jpg

 

Lina Vila pinta la vida de ‘Blanco’

 

La pintora zaragozana expone en el Espacio Valverde de Madrid acuarelas, grabados y dibujos, relacionados con la naturaleza

 

Lina Vila (Zaragoza, 1970) regresa a Madrid, a uno de sus lugares predilectos: el Espacio Valverde (calle Valverde, 7), donde presentó tiempo atrás una individual y participó en dos colectivas. “Esta es una exposición que estaba programada para noviembre de 2011 y que se aplazó. Todo el trabajo que ya tenía no ha servido y ahora es todo nuevo. Que en la galería hayan seguido confiando en mí y esperando ha sido muy emocionante e importante porque, al final, este tipo de proyectos me producen otros desvelos menos desesperados y me ayudan a tener cierta normalidad en la vida”.

Lina Vila exhibe dieciséis acuarelas, una treintena de grabados y algunos dibujos, una selección de obras que ha agrupado bajo el título ‘Blanco’ y que constituyen un recuerdo, y un diálogo, con su compañero Félix Romeo (Zaragoza, 1968-Madrid, 2011); en cierto modo cabría decir que todo este trabajo nace del duelo, del amor. De la ausencia inesperada. Explica la pintora: “Los grabados están realizados mediante proceso litográfico sobre planchas de aluminio. Se dibujan (las planchas) a oscuras, un poco a tientas, se colocan al sol y más tarde se revelan y se estampan con el tórculo. Las acuarelas son lo que he visto todo este tiempo: mis árboles, y el almendro y el granado de Félix, y mis pocas flores. Con esas cosas que le gustaban de nuestra casa quería hacer algo hermoso, ya que no he vivido nada más porque he estado bastante aislada, y quería hacer algo que a él le gustaba”.

Lina Vila ha pintado insectos, mariposas, gallos, un pájaro gigante que veía en el camino al salir de su casa y de su estudio. Los hacía como quien busca “señales que le ayuden a una a creer en algo”, en algo que se parece a la presencia, a la idea de compañía. Por otra parte, pronto se impusieron otros dibujos “quizá más duros –señala- que me han permitido superar un tabú, el de la representación del cráneo, que había sido hasta el momento algo prohibido, algo impensable, algo lejano por el miedo que siempre suscita; pero al mismo tiempo, algo muy humano”.

Confiesa la artista: “Me costó mucho empezar y, cuando lo hice, surgieron cosas horribles pero supongo que necesarias para seguir. No existe una reflexión consciente, solo es el intento que uno hace para darse cuenta de que aún está vivo o de que aún te queda algo con lo que emocionarte o con lo que apasionarte”. Le preguntamos que por qué se titula la muestra ‘Blanco’: “No sé... Porque me quedé en blanco, sin saber qué decir ni qué hacer, ni hacia dónde ir... Porque el blanco es vacío. Blanco es un color frío, es un color solo y lejano. Es el color de la pureza en Occidente pero es el color del luto en Oriente. Es un color que yo percibo siempre manchado en la naturaleza, como la misma vida, siempre teñida de muerte. Y es un color que me suscita la esperanza de un nuevo comienzo”.

En vez de ‘Blanco’, Lina pensó titular este empeño ‘El aire de F.’, pero finalmente rechazó cualquier alusión, la idea misma de homenaje al compañero que se fue tan de improviso, con toda su exuberante vitalidad. La muestra se inauguraba el jueves 7 de marzo y se clausura el 30 de marzo.

 

*Este texto apareció en Heraldo.es el pasado jueves. Obra de Lina Vila.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris