Facebook Twitter Google +1     Admin

DE ANDERSON Y ARCADI ESPADA A ADRIÁN SERNA

Arcadi.jpg1.El pasado viernes hablé un instante con Fernando García Mongay, que está exultante. El VI Congreso de Periodismo ha sido una auténtica fiesta y se ha creado un clima espléndido de complicidad y debate. Mariano Gistaín, que acaba de realizar una gira por distintos colegios e institutos con Carlos Ortín en un proyecto de Pantalia (Sergio Lairla y Ana González Lartitegui), acababa de entrevistar a Arcadi Espada, premio Blasillo de Huesca. Arcadi estaba en Huesca como en casa: Fernando apostó desde el primer momento por su blog y ahora es un instrumento esencial, una lección constante de periodismo, de crítica y de otra forma de ver. Arcadi estuvo encantador y me dijo que había leído “La edad del pavo” (Xordica, 2001) y que quería escribirle a su autor, Daniel Gascón. Los tres se preparaban para oír hoy a John Lee Anderson, biógrafo del Che Guevara, autor de “La caída de Bagdad” y experto en perfiles de famosos, cuatro o cinco “memorables” al año. Ayer, en “Heraldo”, mi encantadora compañera Teresa Martín, hija de Martín de Urrea, el de la gastronomía y los toros, lo entrevistaba. Anderson conoció a Ramón J.Campo y éste le contó la historia del oro del Canfranc. Anderson le preguntó: “Para un trabajo así tendrás cinco o seis colaboradores, cinco o seis periodistas que sólo trabajan para ti, ¿no?”. A propósito del asunto, Antonio Fraguas “Forges”, que ilumina Huesca con su presencia y con su generosidad, con su gran sentido del humor, le dijo a Ramón: “Mándame ese libro. La historia me parece apasionante. Se lo pasaré a Manolo Matji para que haga un guión”. Y Ramón, para entusiasmarlo un poco más, le dijo que después había encontrado a otro personaje muy pintoresco en aquel panorama de nazis y maquis: una modista…

2.Camino de Huesca, el fotógrafo Antonio Calvo Pedrós me contó el miércoles una espeluznante historia: la de su padre, que tenía tres carreras, herido en el frente de Belchite y fusilado luego en Codo. Era asistente del general Sanmartín y era el único de su familia que combatía con el bando nacional. Tenía 30 años y era un hombre apuesto que sedujo a una bonita modista, “muy cristiana pero no beata”. Ésta, para recibir una pensión de viudedad, tuvo que reconocer el cadáver. Le enseñaban un día y otro día un montón de cuerpos amputados, cuerpos que a veces se completaban con cabezas y extremidades ajenas. Tenía una cuñada que, ante la experiencia espantosa, le suplicó que dijera que los restos de su marido eran los de un soldado cualquiera. Al fin, pudo decir: “Éste era mi marido”. Le preguntaron cómo podía probarlo: “Porque lleva su nombre, que yo le bordé, en los calzoncillos”.

3.Fútbol en Barbastro y Villamayor. San Gregorio (División de Honor, infantil) venció al Barbastro por 0-2, con goles de Víctor y Héctor Solanilla. Víctor remató con inusitada veteranía de cabeza, estableciendo la armonía de todos los movimientos en el gesto, y Héctor recibió un balón a media altura, controló con el pecho y remató a media vuelta ante el entusiasmo de su abuelo, que se convirtió en el mayor forofo de los visitantes. Día espléndido y luminoso para un partido intenso, embarullado en ocasiones, y dominado ampliamente por el San Gregorio. Era la primera vez que veía vender al equipo, que tiene ahora 15 puntos. Jorge luchó como siempre, hizo alguna buena combinación y funcionó mejor por los extremos que como medio centro. Y el Garrapinillos de cadetes también pudo con el Villamayor por 0-4. Diego recibió un hachazo en un entrenamiento ayer de su amigo Óscar, al que pretende el Real Zaragoza, y estuvo lesionado en el banquillo, con la pierna vendada. El partido fue del viento o del cierzo, y de Mario Martín, de David (que me recordó a un pateador de rugby: marcó incluso un gol olímpico) y, sobre todo, de Adrián Serna, que jugó con elegancia, pundonor, sentido del desborde, fuerza y una ambición inusitada. El campo, elevado sobre un collado que se abre a los caprichos del aire enloquecido, es tan bonito y coqueto como impracticable en días como los de ayer. El balón correteaba con un resorte suplementario. Hubo muchas tarjetas e incluso una expulsión: Mario Martín, por un quítame allá esas pajas, fue expulsado y se perderá el choque contra el líder, el Huracán. Me gustó Villamayor: dimos un pequeño paseo, llamamos a Pepe Cerdá, contemplamos la arquitectura y los campos, y volvimos a casa con esa satisfacción incompleta de no haber visto a Diego sobre el campo. Para un sábado en que ganaban los dos equipos…
22/01/2005 20:23 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

He visto que has "heredado" el espacio que hace unos meses llevaba Soledad Puértolas. Enhorabuena, es un lugar muy apetecible del periódico. Espero que lo conserves mucho tiempo

Fecha: 23/01/2005 18:28.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris