Facebook Twitter Google +1     Admin

AL AMOR DE TERUEL O LAS BODAS DE ISABEL

20060221090036-bodas-de-isabel.jpg

Hace algunos años, antes de saber que iba a vivir más de una década en la provincia de Teruel, ya me había quedado fascinado con la leyenda de Diego e Isabel. Fue una lectura iniciática, como “Las penas del joven Werther” o “Romeo y Julieta”. No estoy seguro si el libro de  Juan Eugenio Hartzenbusch era de Clásicos Ebro o ya de Juventud; recuerdo que entonces, para que mi madre no se percatase de mi dolorosa inclinación a la soledad, me iba a la Coruña y me encerraba en el jardín de San Carlos, ante la tumba de Sir John Moore, el héroe inglés que había combatido en Elvira en la Guerra de la Independencia y que había sido cantado por Rosalía de Castro. Imaginé aquella capital acariciada por el río, imaginé sus torres, sus campiñas, los escenarios de la conjura, de la esperanza, del plazo letal. Siempre pensé que ahí había un relato cotidiano y doméstico que había adquirido el valor de una metáfora universal. Como Píramo y Tisbe, Hero y Leandro, Calisto y Melibea. Como Abelardo y Heloísa. Como los enamorados de Montalbán: esa bellísima historia de pasión y locura que recuerda a la de los Amantes, al deambular en la noche agreste de lechuzas de Genoveva de Brabante y a los héroes de Shakespeare. He vivido tres veranos en Camarena de la Sierra: intentaba ver desde el Javalambre el lejano y glorioso Teruel, la provincia literaria del drama tras la gasa de niebla del cielo. Cuando a Raquel Esteban se le ocurrió hacer la gran fiesta medieval de “Las Bodas de Isabel” me pareció una idea preciosa: un modo de prolongar el imaginario y de fijar en el presente los latidos del tiempo. Teruel, esa provincia que existe también con su mudéjar, con su modernismo, con su remodelado Óvalo (el proyecto maravilloso de David Chipperfield que se exhibe estos días en el MOMA), recobra su identidad, la magia de lo íntimo que se alza por los aires como una paloma o un fuego fatuo. Puede que Teruel esté lejos de todos los sitios, pero en días como éstos percibimos que está en todas partes, muy adentro de la sangre y de la memoria, aquí mismo donde el corazón se vuelve amor, voz y mito.

 

21/02/2006 09:00 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

Cuando pienso en mitos del cine americano. En cómo convirtieron en personajes a gente como Buffalo Bill que era un triste cazador de bisontes, pienso qué serían capaces de hacer los americanos si tuvieran historias como la de Diego e Isabel, o si entres sus personajes históricos hubiera gente como Pizarro o Hernán Cortés, o entre sus escritores alguien como Galdós,... en fin, que Dios le da pan a veces al que no tiene dientes.
Esto viene a cuento de que oí hace un tiempo a Luis Alegre quejarse porque la última película hecha sobre la historia de los Amantes es antiquísima.

Fecha: 21/02/2006 10:22.


Autor: rosa

Ha sido genial pasar este fin de semana en teruel. Todavia estoy allí.

Fecha: 21/02/2006 11:41.


Autor: Anónimo

Felicidades, Rosa.
¿Cuánto tiempo ha durado tu beso a las doce en punto?

¿A qué sabía? ¿Es verdad que en Teruel, al mediodía, se besa mejor?

Fecha: 21/02/2006 11:44.


gravatar.comAutor: jcuartero

Besar con jubón medieval es una experiencia literaria. Nada mejor que el roce de alguien, caracterizado del siglo XIII, para combatir las frías noches de un febrero turolense.Cide, en el nuevo espacio musealizado del mausoleo de Isabel y Diego se analizan las diferentes versiones cinematográficas de la triste historia de amor, destacando una película-ballet francesa de 1962.

Fecha: 21/02/2006 12:25.


Autor: Magda

De las historias de amantes que mencionas me gustan todas, las he leido una y otra vez, jamás se agotan en su belleza. La única que no
conozco es la historia de Isabel de Segura y Diego de Marcilla, que lástima. Veré si puedo conseguirla.

Estaba leyendo que en esta edición el tocado de Isabel en su boda era reproducción de una miniatura de Alfonso X el Sabio, que maravilla. Cuantos lugares me gustaría conocer, no acabaría, y Teruel transformada en villa medieval sería una de ellas.

Muchos saludos, Anton

Fecha: 21/02/2006 18:59.


Autor: Víctor Rebullida

En 1958 el compositor griego Mikis Theodorakis escribió la música de un ballet titulado \"Los Amantes de Teruel\". Está música fue utilizada en la película de 1959 \"Honeymoon\", de Michael Power, dentro de una de las dos escenas de danza ambas coreografiadas por Leonid Massine (la otra era de \"El Amor Brujo\", de Falla) y en la que creo que bailaba Antonio.
En 1962 Raymond Rouleau hizo una película musical titulada \"Los Amantes de Teruel\" sobre el ballet de Theodorakis.
En este ballet aparece ya el tema que se haría celebérrimo en la voz de Gloria Lasso, \"Luna de Miel\".
En junio de 2002, la Orquesta Nacional de España dirigida por Pascual Osa interpretó la Suite de este ballet en Teruel y en Zaragoza.
Pienso que esta información puede resultar interesante o cuando menos curiosa. Conocí esta obra en ese concierto en Zaragoza y me picó la curiosidad por saber más acerca de ella y aquí está su historia.

Fecha: 22/02/2006 08:54.


Autor: Anónimo

Hay , también, una ópera de Bretón: "Los Amantes de Teruel" que se basa en la obra original de Eugenio Hartzenbusch. Seguramente se estrenará muy pronto en el nuevo Teatro de la Opera de Zaragoza, antes Fleta.
ja, ja...y ja. MAY

Fecha: 26/02/2006 19:12.


Autor: a.c.

Enhorabuena por esa nieta tan bella que tienes.Un abrazo.Antón

Fecha: 28/02/2006 19:13.


gravatar.comAutor: elmiradordetenerife

Esta fiesta es una ceremonia al amor, un buen lugar para visitar Teruel y una festividad magestuosa. Felicidades.

Fecha: 30/07/2009 21:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris