Facebook Twitter Google +1     Admin

CUCHI Y ESPERANZA, XULIO, MIGUEL LABORDETA

20060406214517-foto-centro-historia-zaragoza.jpg
Cuchi y Esperanza, Esperanza y José María Gómez, “Cuchi”, celebraron ayer, rodeados de camaradas de mil cosas, sus respectivos cumpleaños en “La Corrala”. Vinieron hasta sus grandes amigos de Barbastro, todos acudieron para ofrecer cariño, camaradería y ternura (perdón por la cursilería. Me vuelvo irremediablemente un viejo blando) y beberse unas copicas. Felicidades a los dos. Cuchi es uno de esos tipos entrañables que sabe de toros, de fútbol, de cine y cultiva la amistad con obstinación; allá donde tú no quieres molestar, aunque deseases hacerlo, exactamente allí está él. Y ella, Esperanza, a la que se enciende la mirada de alegría, que atrapa el aire con una ansiedad tan bella como primitiva.

Hoy también he estado con Xulio López Valcárcel. Apareció su amigo Ángel (con quien hizo aquí el  servicio militar) y algunos otros amigos del ciclo “La voz y la palabra”. También estaba su editor aragonés Manuel Martínez Forega, responsable de un extenso fragmento de “Casa última”, un libro que apareció en Espiral maior en edición original, que mereció el premio de la Crítica en gallego y que plantea un viaje a la memoria, a la casa como claustro y refugio, como centro del mundo, como laboratorio de sueños, como crisol donde fermentan las huellas de nuestro antepasados. Se trata, como dijo Fernando Burbano, de un poemario de un niño, de un adolescente, de un hombre de aldea, arraigado con los castaños, enraizado al humus, depositario de la luz y del enigma de las estaciones. La traducción al castellano, por cierto, es de Manolo Forega y de Mariano Castro.

En el Centro de Historia, no tuve tiempo para percatarme bien de las quejas de Antonio Pérez Morte y de Santiago Arranz, vi la exposición de Miguel Labordeta, y me interesó mucho el cuadro de Iñaki. Confieso aquí que no lo había visto antes al natural: me ha parecido una obra poderosa, sugerente, con una gran expresividad en los colores. Es curioso, tengo la sensación de que ahora, como sucedía hace años, los pintores apenas hacen retratos de escritores, pintores. O supongo que los harán, ahí está el caso de Pepe Cerdá o Pedro Sagasta, pero se exponen poco. Me ha encantado ese cuadro de Iñaki: es enorme de casi dos metros de alto.

 

06/04/2006 21:45 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Rafa

Ayer lo pasamos genial en la Corrala. Felicidades otra vez.

Un beso de Rafa y Carmen.

Fecha: 07/04/2006 10:49.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris