Facebook Twitter Google +1     Admin

ADIÓS A ALIDA VALLI: LLORA LA CÍTARA

20060423131156-valli1-300.jpg

Ha muerto Alida Valli, Alida Maria Laura von Altenburger, una de esas actrices endiabladamente guapas, que te seducen desde la pantalla por su belleza, su aparente desdén, su clase y, sobre todo, por una capacidad interpretativa incuestionable. Alida Valli es la actriz de “El tercer hombre” de Carol Reed, aquella que cruza la pantalla al final mientras suena la cítara de Antón Karas y la sigue, o la persigue desesperadamente, la mirada de Joseph Cotten, otro estupendo actor, dotado de refinamiento, clase, ternura y una insospechada capacidad para la maldad como veíamos en “La sombra de una duda” de Alfred Hitchcock.


Alida Valli, nacida en Pola, Istria, en 1921, en la antigua Yugoslavia, también le  debe mucho al realizador británico porque la contrató para “El proceso Paradine” (1948), donde trabajaba con Gregory Peck e interpretaba a la viuda Magdalena Paradine, acusada de haber matado a su  marido, un coronel. En la película también intervenían Charles Laughton, Ann Todd (creo que hacía de mujer de Peck, fascinado por Valli; irremediablemente fascinado por su inquietante misterio, por su aparente menosprecio, por su belleza casi fría, como de otro mundo), Louis Jourdan, etc. Y ese mismo también intervino en el citado “El tercer hombre”, cinta de la que se dijo que su rodaje había sido un completo desastre que había tenido que acabar Orson Welles.

Alida Valli, que empezó en el cine con catorce años, había tenido una valiosa carrera como actriz de comedias lacrimógenas, bastante conservadoras, dirigidas muchas de ellas por Mario Mattoli. De alguna manera, su fama está vinculada películas que simpatizaban con el fascismo, lo cual le valió cierto menosprecio del gran cine neorrealista. De ahí que las dos películas de finales de los años 40 tuviesen algo de recuperación; a partir de entonces trabajó con Luchino Visconti en “Senso” (1954), un drama histórico en el que encarnó a la condesa Livia y donde alcanzó otro momento extraordinario de interpretación: estaba realmente bella y seductora, con su porte de distinción y elegancia. Con Michelangelo Antonioni participó en “El grito” (1957), y luego apareció en “La estrategia de la araña” (1970), inspirada en el relato "El traidor y el héroe" de Borges, de Bernardo Bertolucci, que también contó con ella en “Novecento” (1977), con ella y con  Francesca Bertini, y en “La Luna”, aquella película interpretada por Jill Clayburgh.  En el fondo, hacía el  mismo papel: siempre ocultaba como algo maléfico y turbador.

Alida Valli trabajó con un realizador aragonés como José María Forqué en la película “No es nada mamá, es sólo un juego” (1973), pero ésta es una película que no recuerdo haber visto. Realizó más  de 120 películas y ha sido una de las grandes actrices del cine italiano, y decir eso en una filmografía que posee a Pola Negri, Francesca Bertini, Rosanna Podestá, Sophia Loren, Anna Magnani o Claudia Cardinale, entre otras muchas otras, es decir mucho. Quizá ninguna tuviese su refinamiento, su hipnótica beldad, su inclinación dramática, una vida interior amasada con valentía, ira, voluptuosidad y menosprecio por lo inmediato.

Alida Valli será para mí siempre la hermosa inalcanzable mujer que pasa ante Cotten mientras llora la cítara.

 

 

23/04/2006 13:11 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Sergio del Molino

Iba a escribir en mi blog sobre la enigmática Valli, pero ya que te me has adelantado, poco más puedo añadir, Antón. Todavía se me encoje el corazón cuando pasa por delante del desahuciado Cotten y se pierde a lo lejos. No sólo la cítara de Korda lloraba, yo mismo siento que se me escapa algo. No sé dónde me gusta más, si en El Tercer Hombre o en El proceso Paradine, cuando vuelve loco y derrumba al ufano Peck. En fin, es tópico, pero con su muerte termina definitivamente una época.
PD: No lo vi, pero me ha contado un pajarito rubio que te marcaste un baile en el vídeo de la promo de "Borradores". Espero que ese vídeo empiece a circular por internet para deleite de todos los que nos lo perdimos.

Fecha: 23/04/2006 16:02.


Autor: A.C.

Gracias,Sergio, por tu nota sobre Alida Valli y enhorabuena por el estupendo suplemento que habéis hecho tú y Victoria, y todo vuestro equipo (Diego guillén, Mercedes Penacho, Antonio Naval, David Navarro y otros) sobre los bienes del Aragón oriental.

Un abrazo

Fecha: 23/04/2006 17:27.


Autor: Sergio del Molino

Gracias, Antón. Por cierto, lo de que El Tercer Hombre debería haberla firmado Orson Welles es más que evidente. Hace tiempo, tuve la desgracia de ver unas cuantas pelis de de Carol Reed y son olvidables y penosas. Es imposible que el autor de esos bodrios fuera la misma sutil mano expresionista que está detrás de El Tercer Hombre. Abrazos mil, Antón.

Fecha: 23/04/2006 19:51.


Autor: Mario

Bueno, Sergio... salvemos el honor de Carol Reed diciendo que filmó "algunas" escenas de Motín a Bordo en la versión con Marlon Brando. Es una salva al aire, ya sé. Estoy más contigo que del otro lado, pero me gusta tanto El Tercer Hombre... Veo que todos hemos lamentado la muerte de Alida Valli. A mí sólo se me ocurrió lo más obvio: meter el dvd en el aparato y mirar la escena de la comedieta en la que Holly la conoce, y por supuesto el plano definitivo en el cementerio. Por cierto, que leí en el algún lado que el operador de cámara de esa escena nunca apareció en los créditos. Era uno de esos alemanes con nombre alemán. A algunos se les olvida por lo que hicieron y otros se les recuerda por lo que creemos que no hicieron. Mientras, quedan Alida Valli, Joseph Cotten y Orson Welles. Y esa bellísima película. Un abrazo a los dos. Bien fuerte.

Fecha: 24/04/2006 16:13.


Autor: A.C.

Creo que "El Tercer Hombre" es una de las películas que más veces se ha editado, que aparecen en todas las colecciones, que está ahí como una referencia constante. "El tercer hombree" y "Ciudadano Kane", más incluso que "Casablanca".

gracias, Mario, por tu visita. Un abrazo.

Fecha: 24/04/2006 16:55.


gravatar.comAutor: Pedro

Qué gran pérdida, amigos. Cuando estuve en Viena, hace un par de veranos, pude visitar los lugares en que se rodó el filme, ya que se realiza una mini excursión por las cloacas y diversas localizaciones de la ciudad en la que Carol Reed filmó esa magistral cinta. Hace un año escribí un artículo en www.laincineradora.com, que creo que todavía se puede visitar. Un abrazo Antón "borradores, borradores"

Fecha: 24/04/2006 19:24.


gravatar.comAutor: Miguel

La cítara de Karas, Anton Karas.

Fecha: 10/10/2009 19:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris