Facebook Twitter Google +1     Admin

DISTRITO 14, LAMATA, ANDY WARHOL, JAVIER NAVARRETE

20070127233624-labordeta-por-begona-rivas.jpg

Hay semanas que parecen perfectas, labradas en emoción.  El lunes Distrito Catorce ofrecía un intenso concierto en el Teatro Principal que celebraba no sólo un disco sino 25 años de música y de pasión por la poesía y el rock and roll. Resultó gratificante comprobar cómo la gente, mucha gente, se reconocía en las canciones y las tarareaba porque formaban parte de la banda sonora de su vida. Lo pasé estupendamente bien: soy un incondicional de Mariano Casanova (antes Chueca; dijo que nunca se puede dejar de ser punk ni de La Jota), de Enrique Mavilla y de ese violinista que tiene algo de showman como ellos: Jaime Lapeña.  

El miércoles, en Alcorisa, Miguel Ángel Lamata daba una lección de su pasión por el cine, por los actores y de su capacidad para encandilar a un auditorio de 250 personas en Alcorisa. Anunció, ya de paso, que tal vez este mismo año inicie el rodaje de su tercera película: “Tensión sexual no resuelta” o “El hombre que hizo el amor con la muerte”. No permitió que nadie se durmiese, que nadie se aburriese, y rivalizó en simpatía, y en empatía con la gente, con Cristina Almeida. 

Esta también es la semana de Teatro del Temple: ha estrenado en el Principal uno de sus últimos montajes, “Yo no soy un Andy Warhol”, una pieza de teatro-collage, escrita por Alfonso Plou, que tiene numerosos aciertos: el desdoblamiento de Warhol en cuatro actores, una interesante relación con la madre, la recreación del mundo de La Factoría con la música en directo y, sobre todo, propone cómo Warhol anticipó el mundo de la telebasura actual, la postergación de la intimidad en favor de esos obscenos diez minutos de popularidad. El trabajo actoral es mucho más que correcto. Carlos Martín vuelve a arriesgarse y solventa con inspiración, oficio y atrevimiento el espectáculo. Me lo pasé estupendamente, y me acompañó mi hija Aloma.  

Y ha sido la semana en que ha visto a José Antonio Labordeta sumarse al “Aragón power” de Anagrama con su novela “En el remolino”, prologada por José-Carlos Mainer, a quien le disgusta que lo llamen “El abuelo”. Mainer, con brillantez, hondura y afecto, realiza una generosa y amplia lectura de un libro que está vinculado a los últimos años del franquismo.  

Y ha sido la semana en que el CDAN cumple su primer año: expone ahora la muestra “Naturalezas silenciosas”; el programa de Jesús Vázquez, “Escúchate” de Aragón Radio (que ha cumplido esta semana sus primeras 100 emisiones. Es uno de mis favoritos, sin duda; le tengo un inmenso cariño), le ha dedicado un monográfico y ha reclamado con sutileza más visitantes.
 Ha sido la semana en que las laboriosas gentes de la Agencia Efe en Aragón y Pepa Cabrera y José Luis Paricio y Luis Alegre han sido galardonadas por su magisterio cotidiano en la prensa. He intentaod entrar tres o cuatro veces en la Asociación de la Prensa de Aragón (Mercedes Ventura me ayudó muchísimo), pero nunca lo he conseguido, fundamentalmente porque soy un despistado de campeonato, un mal asociado de cualquier cosa, y luego cambiaron los estatutos. El premio es merecido, desde luego, y también habría sido bello y justo que la Asociación de la Prensa hubiese tenido un gesto de reconocimiento hacia Miguel Asensio y Joaquín Aranda, que se nos han ido sin otras preces ni honores que las del trabajo bien hecho a lo largo de unos cuantos años. Creo que el domingo, además, va a ser el gran de Luis Alegre y David Trueba. Me encantaría que recibiesen el premio Goya al mejor documental por “La silla de Fernando”. Y espero que gane también Javier Navarrete el Goya a la mejor banda sonora por “El laberinto del fauno”, y que gane el Oscar. Me encantaría. Le tengo un enorme afecto a Javier desde hace quince años; fue por entonces cuando lo entrevisté por primera vez para “El Periódico de Aragón”. 

Ha sido la semana en que los músicos han recordado a Guille Martín, ese guitarrista que arañó sonidos inolvidables a sus cuerdas. Mariano Gistaín, el hombre perpetuamente desvelado, el hombre a quien se le reactivan los bites mientras sueña o conduce o toma papas bravas en las tabernas, ha colgado varios vídeos de esas maravillosas gentes de la música...   

Ésta también ha sido la semana en que Jorge, mi hijo Jorge, volvió al jugar con el Utebo, tras una incómoda lesión. El equipo ha engarzado una mala racha de resultados y ha perdido toda la posibilidad de ascender. Ayer perdió 5-3 en La Cartuja. Jorge ha jugado un buen segundo tiempo. Diego jugó contra La Jota y perdió el Garrapinillos, 2-1. Él volvió a realizar un partido completo, de enorme derroche y trabajo; unas molestias en el musloderecho restaron algo de brillantez e intensidad a su segunda parte, aunque nadie puede negarle su ambición, su brega, su humildad en el trabajo. Es un jugador comprometido con el equipo.

*José Antonio Labordeta, que presentará su novela "En el remolino", el próximo día 8 en la FNAC con José-Carlos Mainer.

27/01/2007 23:36 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: m ; )

Ay has estau !!!

Mainer cuenta la novela en el prólogo: hay que leerlo al final, como todos los prólogos.

Abuelo Abuelo Abuelo Abuelo Abuelo Abuelo !!!

JAJAJAJA

Es un libro cojonudo
No es raro que en 72 pasara desapercibido para la burrufalla oficial: a la mierda !

Viva el Abuelo

Viva Aloma !!!

Fecha: 28/01/2007 00:44.


gravatar.comAutor: Luisa

Ni tiempo para respirar... vaya " es-trés" el de provincias... Esperemos que hoy cerremos con colofón: ... y el ganador es...
Abrazos.

Fecha: 28/01/2007 11:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris