Facebook Twitter Google +1     Admin

VICENTE VALERO EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE

20080415103035-rulfo.jpg

Vicente Valero (Ibiza, 1963), ese poeta y dietarista tan personal y cuidadoso con sus sueños y recuerdos, ha sido el XX Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe con Días del bosque (Visor, 2008), uno de esos poemarios que pueden leerse como un paseo del poeta, que se expone a sus propios pensamientos, al chicotazo del viento, a los recuerdos y a los aromas de la arboleda. El poeta habla con la naturaleza y habla consigo mismo. Habla con los elementos, hace acopio de sensaciones, fluye como invadido por las raíces del mundo, concentrado metafóricamente en el bosque, en “la materia sin fin de nuestro bosque”. En el claro y en la tiniebla del bosque.

 

Copio algunos poemas:

 

 

XVIII

Agua que bebe el pájaro de octubre en la palma de mi mano:

Agua que alumbra el secreto del bosque.

 

XIX

Desnudo y solo, entre las ramas de la encina, temblando, te he encontrado por fin, sol de diciembre.

 

Ven a casa conmigo.

 

XXI

El miedo era solamente un pobre lobo que corría, mando y desesperado, hacia ningún lugar, un animal perdido bajo la lluvia negra del bosque: sólo una sombra ausente e infeliz de la manada.

 

XXIV

Una gota mía de sudor en el bosque hará crecer el árbol de la sed. Bajo la sombra de este árbol, algún día, tal vez, descansen otros caminantes.

 

Tal vez, bajo la sombra de este árbol, algún día, las palabras del bosque vuelvan a ser escuchadas, cierto ciervo que vi vuelva a ser visto.

 

Que una gota mía de sudor pueda ser esto.

*La foto es de Juan Rulfo.

15/04/2008 10:30 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris