Facebook Twitter Google +1     Admin

JOHN UPDIKE O EL ARTE DE REDACTAR RESEÑAS

20090203110317-updike-and-family.jpg

Uno de mis blogs favoritos, que siempre me deslumbra (y no sólo por razones de cariño y parentesco de sangre) es el de Daniel Gascón. Es uno de los buenos buenos (y los hay magníficos, asombrosos) de la red: siempre da información, siempre está atento a lo que pasa mucho más allá de nuestra ciudad. Daniel es un estupendo traductor de inglés y francés (ya ha traducido alrededor de una decena de libros de narrativa e historia) y está muy atento a los periódicos y revistas de todo el mundo. Hace unos días, tras la muerte de John Updike, publicaba esta nota de los consejos del autor de Corre Conejo sobre el arte de escribir una reseña. Copio aquí el texto y su traducción:

 

John Updike escribió sus reglas para escribir una reseña en Picked-Up Pieces.

“Mis reglas, grabadas por traumas de juventud en el extremo receptor de la opinión crítica, eran y son:

1. Intenta entender lo que el autor quería hacer, y no lo culpes por no lograr lo que no intentaba.

2. Da las bastantes citas directas –al menos un pasaje extenso- de la prosa del libro para que el lector de la reseña pueda formar su propia impresión, tener su propio gusto.

3. Confirma tu descripción del libro con citas del libro, aunque sólo sean de una frase, en lugar de un resumen confuso.

4. Sé moderado en el resumen de la trama, y no cuentes el final…

5. Si juzgas un libro deficiente, cita un ejemplo exitoso en la misma línea, de la obra del autor u otra parte. Intenta entender el fracaso. ¿Seguro que es suyo y no tuyo?

A estas concretas cinco podríamos añadir una sexta más vaga, que tiene que mantener una pureza química en la reacción entre producto y el que lo juzga. No aceptes reseñar un libro si estás predispuesto a que no te guste, o comprometido a que guste por amistad. No imagines que eres el guardián de ninguna tradición, el vigilante de ningún estándar partidista, un guerrero en alguna batalla ideológica, un funcionario corrector de ninguna clase. Nunca, nunca… intentes a poner al autor ‘en su lugar’, convirtiéndolo en un peón de una partida entre críticos. Reseña el libro, no la reputación. Sométete a cualquier hechizo, débil o fuerte, que se lance. Mejor elogiar y compartir que culpar y prohibir. La comunión entre un crítico y su público se basa en la presunción de ciertas posibles alegrías en la lectura, y todas nuestras discriminaciones deberían tender hacia ese fin”.

*En la foto de 1964, John Updike y su familia. No sé de quién es la foto, la he tomado de Flickr. Es estupenda.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Emilio.

Hola Antoon, no conozco otra manera de ponerme en contacto contigo, lo siento. Soy Emilio de Fuentes Claras, simplemente te quería decir que he creado una web con mis fotos, ya que el Escalambrujos lo tenía un poco abandonado y es más pesado seguir las fotografías ahí que vienen con texto y eso. Lo digo por si en los enlaces quieres cambiarla.

La dirección es http://www.picheto.es

Me gustaría que le echarás un vistazo a ver que te parece. Un saludo y gracias.

Fecha: 03/02/2009 19:10.


gravatar.comAutor: mayusta

Como me dijiste una vez, Antón: "De tal palo..."
Un abrazo fuerte, familia.

Fecha: 03/02/2009 21:13.


gravatar.comAutor: José Luis

Enhorabuena Antón, por esa fertilidad a la hora de actualizar.

Gracias

Fecha: 03/02/2009 22:37.


gravatar.comAutor: Niggerman

Pues... Los consejos de Updike me parece que valen igual para un roto que para un descosido. Los del final, sobre todo: con esos últimos se podría escribir una cosa y su contraria.

Fecha: 07/02/2009 10:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris