Facebook Twitter Google +1     Admin

POEMAS DE SOL ACÍN

20090310011940-conchita.jpg

 

 

Hace algo más de veinte años, justo en el centenario del nacimiento de Ramón Acín Aquilué (1888-1936), su hija menor Sol Acín habló de la historia de sus padres y de su propia historia personal, levemente, con un pudor especial. Habló de su madre Conchita Monrás, pianista y tenista en la Huesca de principios de siglo, de su hermana Katia y de sus pequeñas cosas: había estudiado en Madrid, se había casado con el realizador Klaus Lindemann, que grabó algunos conciertos de Herbert von Karajan, alumbró dos hijos, Sergio y Ana, y trabajaba en la Universidad Laboral como profesora de francés. A Sol le apasionaban los libros, la belleza y el silencio. En 1979, publicó en Ámbito Literario el poemario ‘Hacia ese cielo oscuro’, que fue como una cristalización de experiencias, de emociones labradas en soledad y entre los recuerdos. Hace muy pocos meses, con la inestimable ayuda del videorealizador Emilio Casanova, se inauguró en la red la Fundación Katia y Ramón Acín; que ya está trabajando en una gran exposición retrospectiva para las salas de la Diputación de Huesca de grabados de Katia, esa mujer excepcional que una vez jubilada de la enseñanza realizó Bellas Artes y acabó reencontrándose con el magisterio de su padre, ejecutado en agosto de 1936, en el arte. Estos días, se anuncia que han aparecido algunos poemas de Sol Acín, que ésta le envió entre 1950 y 1955 a María Kusche, una historiadora del arte que reside en Málaga y que ha desarrollado su carrera en Friburgo y Bonn, con la que había coincidido en la Residencia de Señoritas de Fortuny, fundada por María de Maeztu. Los poemas forman parte de una valiosa correspondencia que acentúa aún más el perfil literario de Sol Acín, siempre sigilosa, vulnerable, impregnada de sensibilidad, de hondura y de dolor. 

*Las mujeres de Ramón Acín: en el centro, su esposa Conchita Monrás; a la izquierda Katia y a la derecha Sol, con un lazo blanco. Esta fotografía siempre me emociona. Katia y Sol me han contado maravillas y dramas terribles de su familia. Mil disculpas a los que visitais este blog con cierta frecuencia: no tengo internet en casa, Telefónica no acierta a explicarse lo que pasa, y llevo más de una semana sin internet en casa. Mil gracias por las visitas. Abrazos.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: carmen

Pues disculpado.Yo me sigo metiendo en tu blog y disfrutando cada vez que lo hago.A ver si te lo arreglan pronto.Abrazos y Saludicos

Fecha: 10/03/2009 09:53.


gravatar.comAutor: JESUS

El primer día piensas, estará descansando que bien se lo merece, el segundo día piensas, si que estaba cansado si, y el tercero piensas, a este hombre le ha pasado algo, esto ya no es normal, ¿y el Garrapinillos, como habrá quedado? …todo el fin de semana en vela esperando la cronica…

Desvelado el misterio, saludos

Fecha: 10/03/2009 10:47.


gravatar.comAutor: ana a.

Pues sí, esta foto emociona, como tantas cosas.
De vez en cuando Internet se descuelga, se cae... en fin, todo son metáforas, como tantas cosas en la vida. Besicos desde el canal.

Fecha: 10/03/2009 20:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris