Facebook Twitter Google +1     Admin

'CUMPLEAÑOS' DE ÁNGEL GONZÁLEZ

20090825025318-allan-grant-little-boy-standing-on-a-surf-board-staring-at-the-water.jpg

CUMPLEAÑOS

Por Ángel GONZÁLEZ

 

Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome en el aire
cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños
Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.

 

 

*Hace unos días, en una antología del poeta Ángel González, oí y leí este poema del gran poeta asturiano. Hace un rato he cumplido 50 años. He nacido en el establo, en el lugar de Vilarnovo, con vistas a Santa Mariña de Lañas, Armentón y el lejano mar de Barrañán: entre la vaca, los cerdos y los conejos. Siempre había pensado que a mi madre le había sorprendido el parto allí, mientras arreglaba los animales, que no había tenido tiempo a reaccionar. El año pasado, en medio de una reunión familiar, le pedí que nos contara cómo había sido todo. Y, sin temor alguno a restarle romanticismo (le encanta deshacer mis historias reinventadas: ella no sabe mentir), dijo que poco antes de sentir un dolor insoportable, bajó al establo con sábanas y mantas y lo que hiciese falta, y allí se aplicó a la faena, en medio de la sangre, los olores del estiércol y el vaho. Eran las once de la noche del 25 de agosto de 1959. Lo que también ratificó es que unos meses más tarde, cuando yo empezaba a hablar (es decir, podrían haber pasado dos años o más), se iba a buscar comida para la vaca o a trabajar en una finca próxima. Yo bajaba de la cuna, metía la cabeza por la gatera y gritaba a quien quisiera oír: “Mamá, o neno. Mamá, o neno”. Siempre se lo contaban: los de Fillazós, la mujer de Clemente, su suegro Jesús do Touciñeiro, las hermosas rubias de Malage, que parecían dos gemelas de cine, su cuñada Pepita. Un día cuando regresaba con un haz de hierba al lomo de O Limpeiro lo oyó ella: primero una queja lejana en medio de la niebla, luego más nítida a medida que se acercaba: “Mamá, o neno. Mamá, o neno”.

*La foto es de Allan Grant.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Inés

Muy bonitos tus recuerdos, y el llamado a tu madre.
Feliz Cumpleaños!

Fecha: 25/08/2009 04:30.


gravatar.comAutor: josema

Felicidades

Fecha: 25/08/2009 09:23.


gravatar.comAutor: Ángel

Felicidades Antón. Mientras tú estabas en el establo (o neno Jesús, perdón, o neno Antón), yo nacía en el cuarto de estar de casa de mis padres. Ya celebraremos los próximos 50. Un abrazo muy fuerte.

Fecha: 25/08/2009 09:53.


gravatar.comAutor: Fernando

Muchas felicidades y que sigas, como mínimo, otros 50 años más haciéndonos disfrutar de tus historias y compañía.

Un abrazo

Fecha: 25/08/2009 10:25.


gravatar.comAutor: JESUS

Muchísimas felicidades.

Lo cierto es que fuimos afortunados naciendo en lugares y de formas insospechadas, lejos de los hospitales, en casa y atendidos por las abuelas parteras…

Y que cumplas muchos más…

“Casi cien veces por minuto…” Cuantos recuerdos.

Saludos

Fecha: 25/08/2009 10:26.


gravatar.comAutor: santi

Felicidades, Neno.

Fecha: 25/08/2009 10:33.


gravatar.comAutor: Beatriz

Felicidades Antón, yo elegí el mismo poema para celebrar mi cumpleaños el 17 de octubre y al igual que tú nací en el campo, yo era "a nena".
Felices 50 y que sean 50 más.
Un abrazo

Fecha: 25/08/2009 13:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris