Facebook Twitter Google +1     Admin

MARIBEL VERDÚ O VOLVERÁS AL CINE

20101212202645-maribel-20verdu-peq.jpg

En el verano de 1987 asistí a mi primer rodaje: ‘El aire de un crimen’, la última película de Antonio Isasi. Recuerdo el ambiente especial que se vivía en Calatayud: los coches de época en la plaza; recuerdo a Chema Mazo, convertido en el capitán Medina, con sus pesadas botas que crepitaban al pasar; recuerdo la fragilidad de orquídea transida de Maribel Chueca y la energía inmensa de María José Moreno, que desplegada una grave voz de terciopelo. Y también andaban por allí, y por Nuévalos y otros lugares cercanos, actores como Germán Cobos o una jovencísima actriz, que deslumbraba a todos: Maribel Verdú. Germán Cobos la miraba arrobado, como quien mira a una diosa que acaba de entrar en el mesón. Casi un cuarto de siglo después, cuando ya es una actriz imprescindible y con Goya, Maribel Verdú ha retornado en una efemérides muy especial del Festival de Cine de Zaragoza. Y lo ha hecho con un actor que ha marcado nuestra educación sentimental en novelas y series y en el cine: Emilio Gutiérrez Caba, un actor de estirpe. Un grandioso actor, a secas. El cine nos envenena de sueños la vida. Nos transporta, nos invita a viajar o a enamorarnos en el centro de la oscuridad. Acaba de tocarme muy cerca una experiencia curiosa: mi madre y mi suegra han vuelto al cine muchos años después. La primera no había estado en una sala desde finales de los 60, cuando asistió a una película de Marisol en el cine Real de su pueblo; mi suegra, desde el estreno de ‘Los santos inocentes’ en el Teatro Fleta, aún resuena en sus oídos aquella ‘milana, bonita’, que decía Paco Rabal. Las dos han regresado para asistir a un estreno, ‘Todas las canciones hablan de mí’ de Jonás Trueba, y al salir, cada una a su modo, han sugerido: “Qué final tan soberbio y romántico. Qué necesarias son las cartas de amor”.

 

*Hoy publico en mi sección 'Cuentos de domingo' este artículo sobre el FCZ y un detalle entrañable como el regreso al cine de dos ancianas de 82 años (mi madre Carmen) y 80 (mi suegra Isabel) tantos años después. A mediatarde, poco antes de que empezase el partido del Real Zaragoza, Carlos Moncín, jefe de fotografía de Heraldo de Aragón, me enviaba una foto que tomó en la plaza mayor de Calatayud en julio de 1987 del rodaje de 'El aire de un crimen'. En esta foto se ve a Maribel Verdú y a Germán Cobos.

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: Raúl

Es hermosa esa frase de que "el cine nos envenena de sueños la vida". Es hermosa.

Fecha: 14/12/2010 09:26.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris