Facebook Twitter Google +1     Admin

MARCOS CALLAU: TRES POEMAS

Marcos Callau, poeta y cinéfilo, me envía tres de sus últimos poemas. Poemas de amor, poemas urbanos, poemas que desgranan sentimientos, pérdida, dolor y una constante melancolía. El poeta exalta lo que ama y canta lo que pierde.

 

 

VIEJO AMOR FRENTE A FRENTE

 

Si languidecen trenes suburbanos

de buscar tu dirección, sin ojos, sin manos

Si de sueños insanos

en vela

me mantengo y el beso se congela

Si en la ciudad crece el hielo

de edificios que se clavan al cielo

 

Solo, a merced de un bravo acantilado

cuando un viento sucio pasa por mi lado

con dolor

me devuelve el sabor

de las más turbias noches

el temor de consagrar más derroches

 

Cuando zozobra un barco en el mar

o un jirón de niebla envuelve tu mente

Cuando tiembla el asfalto bajo mis pies

y sientes tambalear tu vida, desvanecer

en un reloj de arena, al revés

Es entonces la pasión, la caricia urgente

es la rutilante estrella al palpitar

es el viejo amor, frente a frente.

 

RECUERDOS DE EXPOSICIÓN

 

Era el tiempo en que las verdades

morían en labios de la mentira

el tiempo en que volaba bajo

el pájaro negro del progreso

 

Era el tiempo en que daba tanta vida

que se secaba

el amor verdadero

Y una vez ahí,

el alacrán resucitó del veneno

para morder la manzana equivocada

 

Era junio, cierzo y polvo

Una exposición de ruina y polvo

y unos ojos donde reinventé

lo imposible

 

Después, te fuiste

Y fueron noches de alcantarillas

de taxis ocupados

Yo ansiaba la luz verde

pero me quedé

en el rojo parpadeante del neón,

tu burda imitación lumínica.

 

Es seguro que al frío de la noche

siempre recordaré

tus tibios labios mentirosos.

 

 

 

ÁNGELES DE CIUDAD

 

Te pasan, de largo

Te miran, te clavan

y no te rozan

Pero su huella es tan honda

como el suspiro

de un beso

que no cubrió el vacío

 

Se deslizan, no pisan el suelo

ni hollan más caminos

que los habituales,

conocidos por tu piel,

desbocados a tu corazón.

 

Son ángeles de ciudad

habitantes de un segundo

que llenan todo tu mundo

partiendo después a un lejano lugar

 

Son flores de un día

nacidas del asfalto

deshojadas en mi buhardilla

marchitas, bajo un sol tan alto

Son la absurda travesía

de la luna azul cobalto

por tu piel blanca y sencilla

cuando te fugas de un salto

Son un callado tranvía

que nunca se desvía

El sol en la celosía

de tus labios, mi ambrosía

Son los frutos del pecado

la Virgen de la Piedad

Adán y su bocado

Eva y su dulce maldad

Son el juego tan complicado

del amor y la verdad

el abrazo deseado

de la muchacha de al lado

la pasión etérea

de los ángeles de ciudad.

 

 

 

Todas las fotos son de Angela Bacon-Kidwell.

 

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: Marcos Callau

De verdad, muchas gracias Antón por ceder tu espacio y por esa descripción con que encabzas los poemas.

Fecha: 08/01/2011 07:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris