Facebook Twitter Google +1     Admin

JOSIÁN PASTOR Y SUS SONETOS

Josian Pastor es poeta y cineasta. Nacido en Zaragoza en 1972, ha dirigido algunos cortometrajes, y desde hace algunos años ha emprendido una tarea titánica: la elaboración de 301 sonetos, en los que ha invertido casi una década de su vida. Son sonetos muy personales (dice que en esa tarea se mezclan el pundonor y el amor a la literatura), sonetos de esto y de aquello, sonetos elisabethianos: eruditos, mundanos, reflexivos, lúdicos, clásicos y vanguardistas, suspensos en el lenguaje, en la mirada iconoclasta, en la osadía, sonetos casi nunca fáciles, casi nunca rimados, sonetos que miran a Shakespeare más que a Petrarca, que siguen más a Góngora que a Garcilaso. Josian publica ‘Cien sonetos. Para cien noches de insomnio’ (Huerga & Fierro) y presenta el libro el martes uno de febrero en la FNAC. ‘Cien sonetos’ lleva una carta breve de Ángel Guinda, un prólogo de Luis Antonio de Villena, que sabe mucho de sonetos y de un excelente sonetista como Miguel Ángel, y una nota introductoria de Pepe de Uña. Por lo tanto, se ve que Josian Pastor sale al mundo bendecido y leído por buenos conocedores de la poesía y la literatura. Guinda dice que “el tono general suena antiguo, barroco, a otro tiempo que, en definitiva, siempre es el mismo que nos une a los poetas”. Villena dice que “ha logrado un magnífico ejercicio. Y no se rebaje esta última palabra. Todo artista está en permanente ejercicio (por ello es artífice”. Pepe de Uña señala que el libro es “el reto de un joven poeta que se mide a sí mismo para competir con sus noches insomnes”.

 

Copio aquí uno de sus poemas. Debo advertir que no es el más difícil:

 

LA MADRE NATURALEZA QUE ENGULLE

NUESTRO AMOR

 

Madre naturaleza, tu regazo

me sirve de lecho y cura mis llagas

por amar en exceso y sin reparo

(huyendo de la muerte y sus cornadas).

 

Qué terca inconsciencia y qué férreo encono

al beber las aguas de Caronte.

Qué triste semblante empaña sus ojos…

¡Augur sin piedad, despojo del hombre!

 

Oh piélago en dulce y huracanado,

tiempo que aplacas tu sed intestina

ahogando mi vida y su triste osario

hervido en tus mentideros de orquídeas.

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Y vomita el río en el mar prolijo:

¡velero al viento soy, sin rumbo fijo!

 

AMOR PROFUNDO Y SARPULLIDO

 

Mora un relente en mi mar de intenciones:

mi honor es templado, mi fuego frío,

aguanto con sed tus ojos traidores

y ahogo mi alma en tu son tardío…

 

Mil termiteros el miedo acentúa

hirviendo esos nervios que ya me humillan,

soslayos, reflejos, sonrisas duras,

valor atrapado que no me alivia…

 

Oh vaga conciencia y recuerdo triste,

oh vida, fortuita, ¡oh dura y sueño!,

Mi rumbo es amarte al saber que existes

en rico espejismo de talle isleño.

 

Azul primavera, ¡qué encantos tienes!

Mirándote en vida mi herida enciendes…

Cien sonetos. Para cien noches de insomnio. Josián Pastor. Prólogos: ángel Guinda, Luis Antonio de Villena y Pepe de Uña. Huerga & Fierro. Madrid, 2010. 122 páginas. Presentación: FNAC de Plaza de España, martes uno de febrero de 2011. [Las fotos son de Enzo Perrazziello.]

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: Marcos Callau

Maravilloso en estos tiempos dedicar un libro a los sonetos. Siempre me ha resultado una manera mágica con un encanto especial de expresar la poesía. Por supuesto, acudiré a la presentación.

Fecha: 30/01/2011 20:42.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris