Facebook Twitter Google +1     Admin

OLGA BERNAD: AMOR, ELEGÍA Y MISTERIO

20110423180930-olga-bernad-retratada-por-manuel-arriba.jpg

LA RECOMENDACIÓN. 2

 

OLGA BERNAD O LA POESÍA ALUCINADA

Nunca se sabe de dónde vienen los poetas. Esos seres de carne y hueso que van a la oficina, al supermercado, que llevan los niños al colegio, que fuman un Pall Mall en las terrazas, o un Ducados (si se trata de Ángel Guinda), esos seres tan cotidianos y a la vez extraños que tiene un rara relación con las palabras. Las tratan como a seres vivos o como si fueran la imprescindible herramienta de un sortilegio. O el secreto de la tribu. Olga Bernad (Zaragoza, 1969) tiene algo de fenómeno de internet: era una poeta sigilosa y noctámbula, alguien que escribía sus cosas en cuadernos casi clandestinos, más allá de la medianoche. Un día decidió asomarse a internet y publicar los fragmentos de una novela, y y ahí se fraguó la narración ‘Andábata’ (Paréntesis), pero antes también publicó sus poemas, y así nacería, con gran impacto, ‘Caricias perplejas’ (Fundación ECOEM, 2009), uno de esos libros que están tocados por el embeleso y el dolor, por la lucidez y el deslumbramiento.

Olga Bernad, con ese libro, y no hay exageración en ello, constituyó un pequeño acontecimiento literario en la lírica de Aragón. Hace pocas semanas, aparecía ‘Nostalgia armada’, uno de esos libros sorprendentes que exaltan la escritura poética y que muestran cómo se construye una voz propia. Sorprendente porque está hecho de muchas cosas: de nostalgia, de dolor, de alucinación, de ternura, de libertad creativa. Sorprendente porque propone continuos viajes a la memoria: a la adolescencia, al territorio de los amores soñados, al núcleo de amistades inolvidables, a la elegía, al interior de una clase donde se libra la batalla del poema, de la pasión y de la melancolía. Sorprendente porque está escrito con esa elegancia personal de la autora: desconcertante, libérrima, la elegancia y el pulso de alguien que tiene una complicidad muy particular con las palabras. Esta poeta, Olga Bernad, tiene otro don: la capacidad para crear imágenes vigorosas, imaginativas, inesperadas.

‘Nostalgia armada’ (La Isla de Siltolá, Sevilla, 2011) es un libro de una belleza dolorosa, es un libro desesperado y sereno a la vez, de un amor tan pletórico como dramático quizá porque tiene el eco de los amores imposibles. Dice: “Armada hasta los dientes te esperaba, / inútilmente armada hasta los dientes. (…) /Algo tiró de mi hacia tu infinito, / no sé si náusea o fuente, no he sabido / reconstruir el curso de su fuerza. / Hasta el final llegué arrastrando el alma; /al final me he perdido: ya soy nada”. La edición, conviene recordarlo, es realmente bonita. Da gusto leer en ella versos como estos: “El día que me marche me iré lejos. / Ya no me quedará ni el mar al frente”. O “En tardes de violencia me ha mirado / con ojos de animal de compañía”.

 

Nostalgia armada. Olga Bernad. La isla de Siltolá: Vela de Gavia. Sevilla, 2011.98 páginas. [La foto de Olga Bernad la ha tomado Manuel Arribas, fotógrafo y diseñador y un gran amigo.]

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: Olga Bernad

¡Muchas gracias, Antón, por estas palabras! La foto que has elegido, además, me la hizo Manuel hace un año más o menos, precisamente en la presentación de tu libro Vivir del aire, en el Principal, mientras nos tomábamos una copa a tu salud!
Un beso.

Fecha: 24/04/2011 21:30.


gravatar.comAutor: Mariano Ibeas

¡Bieeeeen, Antón!
Se lo merece, se lo merece... y el libro y los poemas; los lectores de Olga, que somos muchos y le tenemos devoción, nos alegramos también.
Un abrazo
Mariano Ibeas

Fecha: 24/04/2011 21:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris