Facebook Twitter Google +1     Admin

JETHRO TULL EN ZARAGOZA

20130208115843-jethro-20tull-644x362.-anderson-en-el-centro-de-la-imagen.jpg

Jethro Tull en Zaragoza

 

La banda de Ian Anderson tocó anoche en el Palacio de Congresos uno de sus álbumes más legendarios: ‘Thick As a Brick’ (1972), que revisó y amplió en 2012

 

 

Jethro Tull actuó anoche en Zaragoza en el Palacio de Congresos. Se trata de una de las grandes bandas de la historia del rock con 45 años de trayectoria,  una treintena de discos y más de ochenta millones de copias vendidas. Se fundó en 1967 de la mano de un escocés peculiar, Ian Anderson (Dunfermline, Fife, Escocia, 1945), que amaba la música barroca (a Pablo Ferrer le confiesa hoy que sus dos polos son Beethoven y Roy Harper). Compositor, cantante y letrista, de largas melenas que evocaban a Jesucristo, ahormó en torno a su carismática figura un conjunto muy especial de lo que se llamó el rock progresivo, que era una forma de llamarle a un rock innovador, que introducía muchos elementos nuevos, entre ellos el rock sinfónico, la música clásica, el jazz, y la capacidad de convertir el disco en una aventura casi novelesca, como iba a suceder en algunos de sus álbumes y como hicieron otros grupos como Yes, Camel, King Crimson o Queen...

Jethro Tull tomó su nombre de un inventor agrícola del siglo XVIII que creó una sembradora. Uno de sus álbumes fundamentales, quizá el más conocido, fue ‘Thick As A Brick’ (Grueso como un ladrillo) y apareció en 1972. Era como una pieza única, matizada por el virtuosismo del grupo y de los músicos y por esa estética, tan particular de la banda, de “quiebros y ondulaciones” sonoros (como ha escrito Esteban Linés) donde convivían el espíritu del rock, un aroma de música medieval y el inevitable latido conceptual o trascendente de la banda.

‘Thick As A Brick’, entre otras cosas, era la historia del joven Gerald Bostock (que se hacía llamar Little Milton, en honor al poeta John Milton), de ocho años, que descubre las pequeñas cosas del mundo que le rodea a través de un poema escolar. Ese álbum ha vendido muchos ejemplares y ha sido tal vez el disco de culto de una formación que ha sufrido varios cambios y que ha alumbrado algunas obras inolvidables como ‘Aqualung’ (1971), sin duda otro álbum legendario que tenía como protagonista a un mendigo alcohólico y pederasta, como ‘Living The Past’ (1972), ‘Minstrel the Gallery’ (1975) o ‘Songs from the Wood’ (1977), por citar algunos.

Jethro Tull incorporaba muchos registros en sus piezas, de gran contenido filosófico. Era un grupo conceptual que podía inspirarse en Ludwig Andreas Feuerbach, por ejemplo, filósofo alemán que poseía una visión muy crítica de la religión. Musicalmente frecuentaba, y frecuenta, el rock duro, el folk, la música clásica o los ritmos de jazz. Si tiene una primera época marcada por el rock progresivo, existe otra de rock folk y una tercera, menos feliz sin duda, de música electrónica. Quizá la primera, desde los orígenes hasta avanzados los setenta, sea la más rutilante y a la vez la más compleja y provocadora. Ian Anderson incorporó no solo su personalísima voz, preciosa y evocadora, a las canciones sino la flauta travesera que siempre le dio al grupo una personalidad muy reconocible.

Esta tarde, a las 21 horas, Jethro Tull regresa a Zaragoza, donde estuvo hace más de veinte años, a finales de los ochenta. Y trae sobre todo dos propuestas: tocarán ‘Thick As A Brick’ y ‘Thick As a Brick 2’, un álbum que grabaron en 2012, con muchas novedades. En el concierto de esta noche, como han hecho en Barcelona, repasarán ambos álbumes y algunas de sus mejores canciones. La banda que viaja al Palacio de Congresos está compuesta, además del propio Ian Anderson, por Florian Ophale (guitarra y bajo eléctrico), John O’Hara (teclado, acordeón y percusión), David Goodier (bajo eléctrico), Scott Hammond (batería y percusión) y Ryan O’Neill, encargado de la segunda voz, del mimo y del baile. ‘Thick As A Brick’, como sucedió con ‘Aqualung’ o ‘Minstrel In The Gallery’, fue censurado en algunos de sus temas por el régimen de Franco. Ian Anderson miraba la religión y a Dios con un punto de rebeldía y de cinismo, como se puede oír en ‘My God’.

 

Concierto de Jethro Tull. ‘Thick As A Brick’ y ‘Thick As A Brick 2’. Palacio de Congresos de Zaragoza. Ayer a las 21 horas. Entradas desde 36 euros.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris