Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ÓPERA DE VIENA, POR ALEJANDRO MARTÍNEZ

 
 http://www.plateamagazine.com/articulos/196-la-opera-de-viena-60-anos-despues-de-su-reconstruccionhttp://www.plateamagazine.com/articulos/196-la-opera-de-viena-60-anos-despues-de-su-reconstruccion
 
 
 
 
 
 
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper
  • © Wiener Staatsoper

 

La Ópera de Viena, 60 años después de su reconstrucción

Bien conocidos son los estragos que los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial causaron en la ciudad de Dresde, verdaderamente devastada. Menos familiares nos son sin embargo las destrucciones sufridas por otras urbes emblemáticas durante el mismo periodo, como fue el caso de Viena. La capital austriaca, una de las ciudades más fecundas y más cosmopolitas durante el primer tercio del siglo XX, así como una de la más bellas y monumentales, asistió horrorizada a la destrucción, más que severa, de uno de sus emblemas más señalados, la Ópera de Viena, punta de lanza de su incomparable vida musical. El pasado mes de noviembre la institución inauguraba una exposición y editaba un libro para conmemorar el sesenta aniversario de la reapertura del teatro tras su reconstrucción, que tuvo lugar el 5 de noviembre de 1955.

Desde 1938 el nacionalsocialismo se adueño también de la Staatsoper de Viena, cuya actual dirección artística no duda en calificar el período que va desde 1938 a 1945 como el más negro de toda su historia. La liberación de Austria se abrió paso a comienzos de 1945, pero eso no impidió que la Staatsoper fuera bombardeada el día 12 de marzo, con el consiguiente incendió de su interior. El resultado fue la casi total destrucción del edificio: tanto su sala principal como su caja escénica, sus camerinos y sus talleres fueron seriamente dañados. No en vano los trabajos de restauración para hacer posible su reapertura se dilataron durante una década. Durante este tiempo las representaciones continuaron mayoritariamente en el Theater an der Wien, una sala histórica de la capital austríaca, mucho más pequeña que la Staatsoper, donde por ejemplo Beethoven estrenó su Fidelio en 1805, y que hoy sigue abierta completando la oferta lírica y teatral de la ciudad. También la Volksoper albergó algunas de las representaciones que hubiera correspondido escenificar en la Staatsoper. De hecho, la primera representación fuera de la Staatsoper fue Le nozze di Figaro en la Volksoper el 1 de mayo de 1945. La primera ópera representada en el Theater an der Wien fue por supuesto Fidelio, el 6 de octubre de ese mismo año.

El plan de reconstrucción se articuló inmediatamente después de la guerra, sin perder un instante, y planteó mantener la arquitectura exterior del edificio pero renovando la sala interior y dotando al teatro de las más recientes innovaciones técnicas. De las diversas propuestas que concursaron para hacerse con el encargo fue la de Erich Boltenstern la que se hizo con el contrato, por mantener el estilo tradicional del edificio en su decoración interior al tiempo que ofrecía un plan ambicioso de renovación del teatro. Los arquitectos Otto Prossinger, Felix Cewela y Ceno Kosak fueron los responsables de la decoración interior de los diversos espacios y salas del teatro. La nueva sala contaría con 2.284 plazas en lugar de las 2.881 que tenía en origen.

Tras los diez años de trabajos de restauración el teatro estaba listo para su reapertura y la Staatsoper preparó un colosal festival que incluía ocho nuevas producciones en el plazo de tan sólo cuatro semanas. Antes del Fidelio de apertura tuvo lugar una ceremonia inauguaral, con todas las instituciones políticas correspondientes y en la que se interpretó el himno nacional de Austria, la fanfarría de la óperaFredingundis de Franz Schmidt y el aria de la Suite para orquesta no. 3 de Bach. El intendente del teatro,Ernst Marboe, agradeció la contribución de todos los trabajadores y técnicos que habían hecho posible la reconstrucción del teatro. Karl Böhm recibió simbólicamente la llave del teatro, agradeciendo el esfuerzo realizado por todos citando las palabras que Leonora pronuncia en Fidelio: “Gott, welch ein Augenblick” (“Dios mío, que momento”). Acto seguido empuñó la batuta y dio inicio al preludio de Los maestros cantores de Nuremberg, que presentó como una suerte de “himno nacional no oficial” y al que siguió una interpretación de El Danubio azul. Karl Böhm había sido designado nuevo director musical titular de la Staatsoper de Viena, pero en este acto no se quiso olvidar a la figura de Hans Knappertsbusch, también presente y quien había dirigido la última representación oficial del teatro antes de su cierre, decretado por Joseph Goebbels el 1 de septiembre de 1944. Esa última representación dirigida por Knappertsbusch fue, estremecedora y premonitoria coincidencia, precisamente un Götterdämmerung.

El Festival inaugural contó con la siguiente y apabullante programación:

  • Fidelio (Beethoven). 5 de noviembre. Karl Böhm (dir. musical), Heiz Tietjen (dir. escena). Anton Dermota (Florestan), Martha Mödl (Leonore), Ludwig Weber (Rocco), Paul Schöffler (Don Pizarro), Karl Kamann (Don Fernando), Waldemar Kmentt (Jacquino), Irmgard Seefried (Marzelline).
  • Don Giovanni (Mozart). 6 de noviembre. Karl Böhm (dir. musical), Oscar Fritz Schuh (dir. escena). George London (Don Giovanni), Lisa Della Casa (Donna Anna), Sena Jurinac (Donna Elvira), Erich Kunz (leporello), Anton Dermota (Don Ottavio), Irmgard Seefried (Zerlina), Walter Berry (Masetto).
  • Die Frau ohne Schatten (Strauss). 9 de noviembre. Karl Böhm (dir. musical), Rudolf Hartmann (dir. escena). Hans Hopf (Der Kaiser), Leonie Rysanek (Die Kaiserin), Ludwig Weber (Barak), Christl Goltz (Sein Weib), Elisabeth Höngen (Die Amme), Kurt Böhme (Geisterbote), HIlde Rössel-Majdan (Eine Stimme von oben).
  • Aida (Verdi). 11 de noviembre. Rafael Kubelik (dir. de escena), Adolf Rott (dir. musical). Leonie Rysanek (Aida), Hans Hopf (Radames), Jean Madeira (Amneris), George London (Amonasro), Gottlob Frick (Ramfis), Oscar Czerwenka (Il Re).
  • Te Deum (Anton Bruckner), Sinfonía no. 9 (L. van Beethoven). 13 de noviembre. Bruno Walter, Wiener Philharmoniker, Wiener Staatsopernchor. Hilde Zadek, Elisabeth Höngen, Erich Majkut, Gottlieb Frick
  • Die Meistersinger von Nürnberg (Wagner). 14 de noviembre. Fritz Reiner (dir. musical), Herbert Graf (dir. de escena). Paul Schöffler (Hans Sachs), Hans Beirer (Walther), Irmgard Seefried (Eva), Gottlob Frick (Pogner), Erich Kunz (Beckmesser), Murray Dickie (David).
  • Der Rosenkavalier (Strauss). 16 de noviembre. Hans Knappertsbusch (dir. musical), Josef Gielen (dir. escena). Maria Reining (Die Feldmarschallin), Kurt Böhme (Baron Ochs), Sena Jurinac (Octavian), Hilde Güden (Sophie), Alfred Poell (Faninal), Hilde Rössel-Majdan (Annina), László Szemere (Valzacchi)
  • Wozzeck (Berg). 25 de noviembre. Karl Böhm (dir. musical), Oscar Fritz Schuh (dir. de escena). Walter Berry (Wozzeck), Christl Goltz (Marie), Max Lorenz (Tambourmajor), Karl Dönch (Doktor), Peter Klein (Hauptmann), Murray Dickie (Andres)
  • Programa doble de danza - 29 de noviembre. Giselle (Adolphe Adam). Heinrich Hollreiser (dir. musical) Georges Wakhewitsch (dir. de escena). Margaret Bauer (Giselle), Willy Dirtl (Albrecht). Der Mohr von Venedig (Boris Blacher). Heinrich Hollreiser (dir. musical), Erika Hanka (dir. de escena). Willy Dirtl (Othello), Christl Zimmerl (Desdemona), Richard Adama (Jago), Lucia Bräuer (Emilia), Yann Borall (Cassio).

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris