Facebook Twitter Google +1     Admin

HELENA SANTOLAYA HABLA DEL ÁLBUM 'LA PENÍNSULA DE CILEMAGA'

20160327100912-helenavicentealmazan-1-.jpg

Entrevista con Helena Santolaya. Autora del álbum ‘La Península de Cilemaga’, que ha publicado en el sello Pregunta de Reyes Guillén y David Francisco. (La foto de Helena es de Vicente Almazán). El libro se presentó en el Teatro Romado, en un acto organizado por la editorial y la librería Antígona.

 

 

- “Hablo las palabras, de su enigmático origen,

de su poder de evocación y de creación”

 

-"Soy una artista de andar por casa.

Trabajo con lo próximo"

 

 

¿Cómo surgió su álbum ‘La Península de Cilemaga’?

La ilustradora Antonia Santolaya, de apellido igual aunque no somos familia, me pidió hace un tiempo una colaboración que dio como resultado el álbum ‘Nada el pensamiento’ –no necesariamente infantil– que nos premiaron en Canarias. Antonia me entregó las ilustraciones y, sobre ellas, yo escribí el texto. Ese fue el orden. Más adelante me propuso una nueva colaboración en el sentido inverso, mucho más habitual: yo escribía un cuento –esta vez intencionadamente infantil– y, después, ella lo ilustraba. ‘La Península de Cilemaga’ es uno de los varios cuentos que escribí movida por la invitación de Antonia Santolaya. El que, por fin, decidimos utilizar en colaboración todavía no se ha publicado.

 

¿Cuál ha sido la idea estética que le ha movido, qué buscaba?

Yo casi siempre me muevo en el mismo territorio, el del propio lenguaje. La reflexión sobre el lenguaje está presente en gran parte de las cosas que hago, tengan un carácter más artístico o más literario, estén dirigidas a adultos, a niños, al niño que cada adulto lleva dentro o, como a mí me gusta decir, al adulto que cada niño lleva dentro.

 

¿Quería recuperar las formas de antaño de ilustración y texto, hacer una especie de álbum vintage o vinculado a los cuadernos de nuestra infancia?

 En un primer momento, cuando lo escribí, no pensaba en ilustraciones porque, como digo, respondía a una invitación de Antonia. En un segundo momento, decidido cuál sería el cuento que ella iba a ilustrar, me asaltaron las grullas caligrafiadas, vaya, tuve el impulso de ilustrar ‘La Península de Cilemaga’ yo misma sirviéndome del propio texto del cuento, dibujando con las propias palabras. Elegí como soporte un cuaderno viejo porque creo que funciona como una ilustración más, nos habla de su contenido, que no es otro que el lenguaje.

 

¿Podríamos decir que es un álbum sobre el poder de las palabras y el uso de la imaginación?

Desde luego, es un álbum que habla de las palabras, de su enigmático origen, de su poder de evocación y de creación. Trata las palabras casi como juguetes infantiles, como objetos con los que poder jugar.

 

¿Cuál es la palabra, o cuáles son las palabras, que definen su vida y su creación?

Yo siempre digo de mí misma que soy una artista de andar por casa. Trabajo con lo próximo, ¿y qué hay más próximo –junto a los materiales de desecho cotidianos, junto a las basurillas de la vida diaria– que el pensamiento y el lenguaje?

 

Hablemos de esos trazos, aparentemente primitivos, sencillos, esquemáticos... ¿Cuál es su relación con el dibujo?

 Yo, además de Filología Hispánica, estudié Bellas Artes, pero eso no me hizo saber dibujar mejor, aunque quizás sí me ayudó a darle sentido a lo que hacía. Yo no me considero buena dibujando, pero procuro encontrar el modo de transmitir lo que quiero utilizando las herramientas más sencillas y con las que me sienta cómoda. En este caso, comencé recortando texto –me encanta la tijera– y acabé utilizando las nuevas tecnologías, el ordenador.

 

¿Qué le pide a un álbum ilustrado?

Soy muy aficionada a los álbumes ilustrados. Me gustan cosas muy diferentes y hay gente buenísima trabajando en el campo de la ilustración. De un álbum me gusta que sus textos tengan la misma calidad que sus ilustraciones.

 

Es una de las protagonistas de ’La ciudad de las mujeres’. ¿En qué medida Zaragoza es una ciudad de creación y cuál es Su lugar entre las mujeres creadoras?

Estoy segura de que en cualquier ciudad donde haya una Vicky Calavia que se ocupe de visibilizarlas, habrá mujeres creadoras. Desde luego, en Zaragoza hay muchas. Yo tengo la suerte de estar rodeada de personas, en gran parte mujeres, con una enorme capacidad de creación, personas con las que me miro al espejo, con las que me nutro, con las que aprendo, con las que quiero.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris