Facebook Twitter Google +1     Admin

MUERE EL PINTOR JOSÉ LUIS ZAMORA

20200218101431-zamora-cuadro-con-llave.jpg

Falleció el pintor hiperrealista y abstracto

José Luis Zamora, de Tarazona



Fue el director del Taller Municipal de pintura y también fue incorporado al grupo de Realismo mágico de Aragón





El pasado viernes, Día de los Enamorados, fallecía de infarto el pintor y maestro de pintura José Luis Zamora. Había nacido en Tarazona, donde perecio, en 1948 y tenía 71 años. Fue incinerado en su ciudad, a la que se había retirado a vivir y trabajar a finales de los 80, y se le despidió en un acto emotivo e íntimo, donde se leyeron fragmentos de la ‘Elegía a Ramón Sijé’, de Miguel Hernández, y algunos recuerdos familiares,

El alcalde de Tarazona, Luis José Arrechea, valoraba así al pintor que había realizado 40 exposiciones individuales, la última entre diciembre de 2019 y enero de 2020 en el Espacio Cultural San Atilano. “José Luis Zamora es una figura indiscutible de la pintura turiasonense. No solo como artista, con su propia obra individual, sino como profesor. Son varias las generaciones que han asistido a sus clases en el Taller Municipal de Tarazona. Para nosotros ha sido muy importante y deja un valioso legado” explica a HERALDO.ES.

El pintor Eduardo Laborda lo recuerda, sobre todo, de los años 70 y 80. Hubo época en las que vendió mucho. Hemos tenido contacto en varias fases de la vida”, decía.

Mila Alcalde, técnico cultural de Tarazona, ha vivido muy de cerca la trayectoria de un pintor que ha pasado por diversas fases: la abstracción, el hiperrealismo, la búsqueda constante a través del óleo, el acrílico, el grabado y el uso de collage y técnicas mixtas, desde la incesante afirmación de su vocación plástica.

Mila Alcalde lo define “como un solitario, muy entrañado con Tarazona. Vivía en el barrio del Cinto, en una casa es de la que se veía todo Tarazona, con sus vistas de tejados, y el Moncayo. Se citaba con sus amigos en los bares, a conversar, pero era un gran trabajador. Un hombre de estudio”, dice. Y explica que su última exposición, que reunía los cuadros realizados en los dos últimos años, se veían las líneas maestras de su inspiración. “Toda era pintura abstracta, pero añadía distintos objetos: llaves, grapas, hierros. tenedores. Además de la pintura convencional, en la que era un maestro le gustaba mucho el collage”. En esa muestra, destacaba el uso del azul: ese “azul Tarazona” o “azul que evocaba los cielos de la ciudad del río Queiles”,.

Recuerda Mila Alcalde que colaboraba con una galería de Tudela, donde expuso sus grabados, igual que hizo con sus piezas de papel, en el Centro Virgen del Río de Tarazona. Uno de los mejores momentos de cu carrera, fue en 1989, en el palacio de Sástago, cuando participó en la muestra ‘Realismo fantástico en Aragón’, con Faustino Manchado y Sierra Barseló; la propuesta cautivó al público. “Poco antes, hizo una exposición de su obra hiperrealista en el Casino de Tarazona y fue la bomba. A la gente le impresionó”, dice Mila.

José Luis Zamora vivió varios años en Barcelona, y participó en varias colectivas. Más tarde se trasladó a Zaragoza, y aquí eligió un camino más bien solitario, ora figurativo, ora abstracto, de indagación, inconformismo y búsqueda. “También vivió un año en Madrid. Y finalmente,se trasladó a Tarazona, donde tenía y tiene mucha familia. Y aquí creó el Taller Municipal de Pintura de Tarazona, que estuvo funcionando hasta hace una década”, agrega Mila Alcalde.

José Luis Zamora solía decir: “Pinto para mí, antes que nada”. Y a propósito de su última muestra, decía que era una muestra un poco de síntesis, ni retrospectiva, donde estaban muchos de sus temas: los objetos, el papel plisado o arrugado, el uso del color monocromo, la obra múltiple, la incorporación del relieve.



 

 

18/02/2020 10:14 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris