Facebook Twitter Google +1     Admin

DISTRITO 14, MENA, LOS POETAS, AGUIRRE Y ALFREDO CASTELLÓN

-1. Voy al programa de Mónica Farré y Lorena Ruano y me encuentro con Mariano Chueca, líder de Distrito 14. Tras su experiencia cubana y norteamericana, publica el trío un nuevo disco: “El sueño de la tortuga”. Chueca, que es un tipo siempre próximo y entusiasta, canta en directo “Valium y champagne”. Recuerda a Tom Waits por momentos, a Neil Young. Su voz, entre cascada y educada en las experiencias fuertes, en el camino a todas las partes del mundo, acaricia los versos; sus dedos acarician la música del mundo. He ahí un intérprete, una emoción, la hondura del caminante que cree en el rock y en la vida.

-2. Veo a Miguel Mena. Es su gran día. Está a punto de hacerse público que ha sido distinguido con el premio Isabel de Portugal, junto a Guillermo Fatás y Serrat, entre otros. Miguel Mena, madrileño gozosamente transterrado, es un aragonés de pura cepa ya: conoce este territorio como nadie. Lo ha recorrido en bicicleta, a pie o en coche, y ha interpretado –con elegancia, con seca dulzura, con esa humanidad sin resquicios que usa- como nadie la idiosincrasia de las gentes, la nobleza y la terquedad del país. Miguel Mena es un testigo en la calle, un narrador apasionado, un investigador constante de la historia de este país, y así, con humor y cariño, nos traslada sus emociones y su lucidez. Su trabajo en la radio es una referencia esencial de la comunicación en Aragón. Y en la radio, en Radio Zaragoza, todos se sentirán un poco premiados porque Miguel es un estandarte de afectos, un coleccionista de amigos, un tipo que aboga por el “con y para todos”. Enhorabuena...

-3.Comemos con Antonio Pérez Lasheras. Ahí está siempre, con su amasijo de proyectos, conciliador y activo. Es raro el día que no aparece con un nuevo plan debajo del brazo o con un puñado de libros. Estos días, por citar algunos, ha publicado en Prensas Universitarias, en la colección “La Gruta de las palabras”, tres: “En la última ciudad” de José Luis Rodríguez, un compendio sensaciones y recuerdos desarrollado según el itinerario de las estaciones con una lírica de alto nivel, “La creación poética es un acto de destrucción”, una antología de Ángel Guinda, seleccionada por él, Guinda en estado puro (intenso y mortal) y con un título que a mí no me gusta, y lo siento, Ángel es un hermano y un primo, y “Jaulas” de José Ignacio Foronda, un delicado libro de pájaros: pájaros en general, acróbatas del aire, aves en medio de la luz, y sobre todo vencejos y ruiseñores. Dirige la colección Fernando Sanmartín, viajero, soñador de desiertos y ciclista. Daniel Gascón por la tarde se iba a dar una conferencia a Mas de las Matas: hablaba de la picaresca y de Cervantes ante ocho o diez mujeres. Una de ellas, viéndole pasar folios llenos de erudición que no debía usar, dijo: “Se ve que ha trabajado el chico”.

-4. Aparece a media tarde Javier Aguirre. Y aparece cargado de cosas. Ha tenido la delicadeza de recoger para un libro una colección mía de textos sobre el descubrimiento de la literatura a través de un puñado de autores: Manoel Antonio, Cunqueiro, Dieste, García Márquez, Cervantes, Camus, García Márquez, Cela y otros, y me propone que hagamos un librito con esos textos. Así es Javier. Pero además acaba de inaugurar una colección –en el sello Certeza-: “El Látigo del diablo”, un libro de estirpe alegórica y a la vez satírica, compuesto por seis piezas entrelazadas, donde se retrata a dos personas de la cultura aragonesa, o eso podría parecer, que sirven para explicar algunos desmanes y usos de este pequeño país. Es un libro que permite jugar a las adivinanzas: ¿Quién es el orondo Dómine Dobucco, “Gordote, mofletudo, risueño, falso, grandón, de edad imprecisa... Pertenece a la Orden Dórica, la secta que domina este territorio al borde del crepúsculo”? Y, por cierto, ¿quién será Garrilupo Caressa que “pulula por ese famélico desierto a las buenas y a las malas, unas veces en la cocorota del poder y otras arrimado a su julai en la cueva de conspirar que tienen montada en Fatonia”?
Junto a este libro de Javier Aguirre, en la colección Cantela, aparece un libro de relatos sobre escritores de José Luis Gracia Mosteo: “El pintor de fantasmas”. Tramas, erudición, sensibilidad, algunas magias y mitomanía se funden en esta propuesta. Gracia Mosteo, además, acaba de debutar como poeta en “La balada del Valle Verde” (Huerga & Fierro).

-5. Ha caído la noche. Más de dos mil personas acaban de manifestarse por la música en viva y por La Campana de los Perdidos. Qué gran tipo es José Ángel Rodicio: otro aragonés adoptado, rapsoda de Curros Enríquez, que ha dado una lección constante de buen gusto y pasión por la música, por la creación, por el valor de la palabra. Ayer hubo mucha gente a su lado, y otra que no estuvo pero que somos solidarios con él y con la necesidad de espacios como La Campana de los Perdidos. Había caído la noche, y con lo oscuro, con la sombra, apareció Alfredo Castellón. Acababan de entrevistarle sobre su condición de emigrante de Aragón y de viajero constante alrededor del mundo. Alfredo también es un polvorín de incitaciones: ahora trabaja en un documental sobre el patrimonio de la Franja o del Aragón Oriental, y prepara la edición de dos libros: uno de relatos y otro de aforismos. Cuando trabajaba en televisión o en el cine tenía un sueño recurrente: “Quiero ser escritor”. Ahora, anda en ello: comparte recuerdos sobre María Zambrano, recuerda algunas temporadas que pasó con Julio Alejandro junto al mar, evoca sus viajes a Minnesotta o Chicago y a un puñado de novias, y sigue vivo, creando, anudado a algunos fantasmas: Costa, Colón o sus compañeros de infancia que llamaban a su casa y preguntaban: “¿Está el señorito Alfredo?”. Su padre, que era un industrial de maderas, se quedaba perplejo y se preguntaba para sí: “Pero, ¿con quién andará este hijo mío?”.
22/06/2004 10:35 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Javier

¡Sublíme!.

Un post que refleja de forma magistral la actualidad cultural.

Aprovecho la ventanita también para felicitar a Miguel Mena, bien merecido ese premio después de más de veinte años de labor.

Saludos, J. ;)

Fecha: 23/06/2004 14:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris