Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTREVISTA CON LORENZO MEDIANO

"ESCRIBO HISTORIAS DE AMOR PARA LA GENTE DE LA CALLE"

-Con su nueva novela, "Donde mueren las aguas", vuelve usted a la editorial Onagro, antes Zócalo, con una historia de amor en los Pirineos.
-Esta historia está basada en hechos reales que yo siempre he querido escribir. Es la historia de un pueblo que se quedaba sin río, y esa posibilidad generó una fuerte lucha en la que yo me impliqué. Y se produjeron conflictos graves y fuertes. 

-¿La profesora también existió?
-La obligación del escritor es buscar buenas historias. Yo no quería que aquellos hechos se identificasen del todo, pero existió una profesora, claro, existió una historia de amor de un cura con su criada, existió otro cura un poco borrachín y simpático… He intentado ordenar la historia de un modo distinto. El conflicto fue un poco a vida o muerte. 

-Tan a vida o muerte: dos pueblos se enfrentan por el río, por el agua, y en ello les va la vida, al menos a uno…
-Mire, la lucha por el agua en la España seca ha pasado siempre. La idea del trasvase es antigua: no sólo es Murcia contra Aragón, ni Valencia contra Aragón, ni Cataluña contra Aragón. Es un conflicto que ha estado ahí. Como también el encuentro entre la ciudad y el campo, que es otro de los temas de mi novela. Al principio, el campo y la ciudad son casi enemigos, y luego pasan a quererse. Pilar representa la ciudad; Vitorián, el alcalde, encarna el espíritu rural; al principio, son enemigos irreconciliables. Y luego… 

-No lo diga. ¿Cuántos años vivió en los Pirineos?
-Muchos. Unos quince. Estudié las plantas medicinales y después, como consecuencia de eso, fui instructor de supervivencia. Además, me licencié en Medicina y de vez en cuando tenía sustituciones. Intentaba ganarme la vida, y realmente aquella fue una etapa estupenda. Aprendí mucho, aprendí a relacionarme con la naturaleza y sus misterios casi como un buen salvaje. 

-Ya, pero al final volvió a la ciudad.
-Debió ser hacia 1995 o así. Tenía varias lesiones que ya no permitían realizar algunos esfuerzos y expediciones que hacía. Había escrito algunos libros técnicos para Integral y decidí hacerme escritor. E intento vivir de la literatura, pero eso exige mucho esfuerzo. Hubo un instante en que estaba tan desesperado que barajé volver a la Medicina e incluso me había colegiado de nuevo. En este oficio, es difícil ganar el sueldo mínimo. Andaba en crisis, veía que a la gente de Aragón le interesaban mis libros, pienso en “La escarcha sobre los hombros” o “Los olvidados de Filipinas”, que publicó esta misma editorial, antes Zócalo, pero la situación era casi insostenible. Y entonces apareció Grijalbo y me contrató “El secreto de la diosa”. 

-Que ha sido un éxito, ¿no?
-Mi mayor éxito, sin duda. Se habrán vendido alrededor de 60.000 ejemplares: 20.000 en quiosco, que rentan muy poco; otros tantos en edición de bolsillo, y cobras un porcentaje mucho más bajo; 13.000 o así en tapa dura, que es la edición que resulta rentable, y en torno a 6.000 en Círculo de Lectores. Y luego publiqué en Grijalbo “Tras las huellas del hombre rojo”, cuyas ventas se acercan a los 10.000 ejemplares.  

-¿Es suficiente?
-Desde luego que no. Se sobrevive con mucha vocación. El problema de la literatura es que no existe clase media: o vendes mucho y todo te vaya bien, o sufres para llegar a fin de mes. Y ni le cuento lo que sufro para llegar a fin de año. Esa es la realidad. Pero hay algo que tengo muy claro: éste es mi oficio y me entrego a él en cuerpo y alma. Sueño mi futuro y me veo como escritor que intenta conquistar al público. 

-¿A qué publico se dirige?
-Escribo una literatura para gente normal, para la gente de la calle, que sabe leer y escribir, alguien que leer los periódicos, y que le gusta tener algo para leer, y que a veces se atreve con cosas un poco profundas. Al lector le gusta siempre aprender un poco. No escribo para especialistas, pero intento que ellos también se sientan cómodos. 

-¿Y cómo lo logra?
-Lo importante es no aburrir. Hay que suministrar emoción, acción, identificación con los personajes, y eso en la Prehistoria, por ejemplo, no es fácil. Y además a mí me gusta contar historias de amor. 

-¿Por qué?
-Porque es uno de los sentimientos más agradables de la vida. A mí me ayuda a vivir. Y en esta novela, “Donde duermen las aguas” hay amor. Éste es un libro que escribí entre las cinco de la mañana y las once de la noche. Ni siquiera me levantaba para comer. Lo he escrito en un mes, casi en un estado de trance. Lo había meditado mucho durante varios años y se me impuso como si alguien me lo dictase. 

-Usted parece llevar siempre el optimismo por bandera. ¿Cree como dicen algunos que vivimos un buen momentos en las letras de Aragón?
-Yo creo que dentro de 100 años, con perspectiva, cuando se analice este momento de creación literaria y pictórica, seguramente se dirá que fue una época auténticamente dorada. Hay narrativa histórica, policial, intimista, social. Nunca se ha escrito tanto y con tanta repercusión.  

*Lorenzo Mediano (Zaragoza, 1959) es autor de libros como "La escarcha sobre los hombros" o "Los olvidados de Filipinas". Dio el salto a un sello como Grijalbo con "El secreto  de la diosa" y "Tras las huellas  del hombre rojo". Prepara un tercer título.

27/05/2006 08:59 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: meri

El titulo es exquisito "Dónde duermen las aguas"
Este tema presume ser algo cercano y valioso al menos para los de la tierra; En estos tiempos de extremos en que el amor a lo nuestro se magnifica mientras abrazamos la globalización que nos ofrece lo inmediato. Nuestra esquizofrenica época es la que es.
La última novela de prehistoria se me hizo un poco pesada aún siendo admiradora incondicional.
La historia de la maestra, me parece muy sugerente,estoy con ganas de conseguirla. Suerte

Fecha: 04/07/2006 20:38.


gravatar.comAutor: Eduardo Fernandez

Acabo de leer esta magnifica novela "Donde duemen las aguas" y la verdad que me he sentido transportado a la vida rural del Pirineo y a sus entresijos.
Me ha gustado mucho la inclusion de esas palabras en fabla y su sugerente traduccion haciendo la obra incluso didactica.
Animo Lorenzo....¡¡¡

Fecha: 01/09/2006 16:36.


gravatar.comAutor: isa

Compré "Donde duermen las aguas" en una caseta de la Feria del Libro de este año, con ilusión porque andaba tras el libro hacía un tiempo (nada más leer el resumen decidí que lo quería) y sobre todo porque donde lo compré estaba el autor, y me lo firmó. Me lo leí enseguida, porque me enganchó literalmente desde el primer párrafo. No se si el autor leera esto pero desde aqui decirle que me emocionó que me lo dedicara, para mi fue muy importante. ¡¡Gracias!!

Fecha: 28/12/2006 12:33.


gravatar.comAutor: ALFONSO

Como lector de todas las novelas de L. Mediano y desde la más profunda subjetividad, me atrevo a decir que este libro es el peor que tiene,(los demás son maravillosos). No me gusta nada que una y otra vez te explique el significado de la misma expresión, el conflicto montaña-ciudad, la guerra por el agua, etc... con una vez habría sido suficiente. Recomiendo los anteriores libros, especialmente Los olvidados de Filipinas, El secreto de la Diosa y el primer cuento de Cuentos de amor imposible. Un saludo

Fecha: 15/01/2007 16:56.


gravatar.comAutor: Sara

Yo tambien compre el libro "donde duermen las aguas" en la feria del libro que se celebró en huesca a primeros de mayo. Tuve la suerte de que el autor estaba ahí y me lo dedicó.
Tengo que decir que hace años que no leia por falta de concentración, pero este libro me enganchó de tal manera que me lo leí en un "santiamén". Me gustó mucho. Enhorabuena al escritor. Saludos,

Fecha: 21/06/2007 14:15.


gravatar.comAutor: Víctor

muy buen libro, lo recomendaría a todo aquel que busque una letura sosegada y agradable, a parte de pasar un buen rato!

Fecha: 17/12/2009 12:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris