Facebook Twitter Google +1     Admin

JULIO ALEJANDRO EN LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES

20060626003844-viridiana.jpg

1.ESTA TARDE SE  PRESENTA EL DOCUMENTAL: "JULIO ALEJANDRO: UN MAR DE LETRAS

 

2. TAMBIÉN SE PRESENTA UN ESTUCHE CON CUATRO OBRAS DE JULIO ALEJANDRO: "DÍAS DE OTOÑO", "UNA CASA SIN MÚSICA", "BREVIARIO DE LOS CHILINDRONES" Y "LA LLAMA FRÍA"

 

Hoy, a las ocho de la tarde,  en la Residencia de Estudiantes de Madrid se presentará el documental de 25 minutos “Julio Alejandro: un mar de letras”, que ha rodado Emilio Casanova, y el estuche con cuatro libros de Julio Alejandro: el guión “Días de otoño”, rodado en 1962 por Roberto Gavaldón; la obra de teatro “En casa sin música”, la novela inédita “La llama fría” y el que quizá sea su mejor libro: “Breviario de los chilindrones”, una autobiografía mezclada con el cine y, sobre todo, la gastronomía. Los dos proyectos han sido patrocinados por el Gobierno de Aragón. En el acto participarán la consejera de Educación, Cultura y Deporte Eva Almunia; el vicenconsejero Juan José Vázquez; el director del Festival de Cine de Huesca Pepe Escriche, yo mismo y Emilio Casanova, que ha realizado un trabajo espléndido y medido sobre ese hombre excepcional, guionista de “Viridiana”, “Tristana” o “Abismos de pasión”  que fue Julio Alejandro, al que Alfredo Castellón define como “un amor de persona”.

 

En la película de Emilio Casanova -que ya había trabajado sobre Ramón Acín, Antonio Saura, Francisco de Goya y Octavio Paz, entre otros- hablan desde José Luis Balbín, Mercedes Lezcano, Luis Alegre, Daniel Gascón, Jack Taylor, Manuel Vicent, José Luis García Sánchez, Rafael Azcona, Asunción Balaguer o Fernando Castro, el hermano de Julio. El trabajo, de enorme limpidez y emotividad, rezuma cariño: Julio Alejandro acabó convirtiéndose en su mejor obra maestra.

 

 

*La foto es de Silvia Pinal, la actriz mexicana que protagonizó "Viridiana", una de las cinco películas de Luis Buñuel que tenía guión de Julio Alejandro Castro Cardús (1906-1995), oscense como el gran residente Pepín Bello Lasierra.

 

NOTA URGENTE SOBRE EL HOMENAJE EN ELFESTIVAL DE HUESCA DEL 16.06.2006

 

[Había algo especial en el salón de Doña Petronila: quizá se oyesen los latidos del Mediterráneo o la respiración atropellada de Julio Alejandro Castro Cardús (1906-1995), que llegaba desde la orilla invisible del más allá. Había cariño, admiración, reconocimiento hacia el hombre que escribió cinco guiones para Luis Buñuel, muchas piezas de teatro, el poemario "La voz apasionada", el libro de autobiografía y gastronomía "Breviario de los chilindrones", y una novela póstuma, "La llama fría", que acaba de editar la DGA, junto al breviario, la pieza de teatro "La casa sin música" y el guión "Días de otoño", inspirado en un cuento de Traven y rodado por Roberto Gavaldón.

Pepe Escriche (director del Festival de Huesca), José Luis García Sánchez (realizador y prologuista de su novela "La llama fría"), Mariano Bergua (presidente de Ediciones del Altoaragón) y la consejera de Educación, Cultura y Deporte Eva Almunia glosaron la figura de Julio, su vinculación con Aragón y con Huesca, su vivencia más íntima de la creación.



Emilio Casanova ha trabajado varios meses en el rodaje y montaje del documental de 25 minutos "Julio Alejandro: un mar de letras". Había personas que habían participado en una pieza límpida, sin voz en off, poderosa de imágenes, de iconografía y de evocación. En la cinta se oyen muchas voces: Manuel Vicent cuenta cómo conoció a Julio el día de su muerte; Alfredo Castellón lo define como "un amor de persona"; José Luis Balbín resalta su "sensibilidad". El propio guionista le decía a Sagrario Saiz que "no se había aburrido ni un cuarto de hora en toda su vida".



Luego se organizó una mesa redonda moderada. Asunción Balaguer, viuda de Paco Rabal, dijo: "Me llena de emoción saber que Julio se murió con una sonrisa en los labios, igual que Paco. Ambos nos regalaron su sonrisa final". Elogió su teatro y su sentido de la libertad.



Juan Luis Buñuel dijo que no podía revelar demasiados secretos de la colaboración entre su padre y Julio Alejandro porque "siempre me echaban", aunque sí comentó que el creador oscense solía meterse de vez en cuando a cocinar con su madre Jeanne Rucar. Azcona precisó que el guionista "le llevó a Buñuel la lengua de España". Y, además, contó una anécdota gastronómica: le dijo a Julio Alejandro que al chilindrón en La Rioja lo llamaban fritada y que él, apasionado de la cocina también, le añadía apio. Julio le aprobó la innovación.



Luis Alegre señaló que Julio Alejandro concentraba "lo mejor de la condición humana, cuyo máximo placer consistía en querer y en ser querido". Y explicó que el guionista de "Tristana" le había dejado "400.000 pesetas de antes (2.400 euros de ahora), con la condición de que me las gastase de juerga con los amigos. Le hice caso, naturalmente". Víctor Erice lo visitó en Madrid, y recordarían los inicios marineros de ambos porque los dos habían frecuentado el océano en San Sebastián. "Hablamos del mar y los barcos. Me sorprendió su modestia y la dimensión de poeta que había en él. Creo que su auténtico sueño era que quería ser poeta". Su hermano Fernando cerró el acto: "Julio no hubiera podido soportar un homenaje tan afectuoso". Luego, empezó a sonar la música de los mariachis…]

 

26/06/2006 00:38 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris