Facebook Twitter Google +1     Admin

FERNANDO AÍNSA: POEMAS DE "APRENDIZAJES TARDÍOS"

20070528111452-castro-prieto.-bodaentaquile.jpgAPRENDIZAJE TARDIO  


Cuando florece el cerezo

y se cubre del presentimiento blanco de fruta,

empieza realmente la primavera.

Porque el almendro pudo confundir su flor

con las nieves de febrero

y el melocotón darnos falsa esperanza

de bonanza en el ventoso marzo,

tantos trajes tiene el vestuario de la naturaleza.

 

Son estos aprendizajes tardíos

            —en realidad de hortelano improvisado—

los que ahora me ocupan:

descubrir el ritmo secreto de lo que me rodea,

la tenaz indiferencia con que llevan adelante su empeño

los árboles frutales de la huerta.

   Si esto fuera la India,

de noche arderían hogueras en los campos para no perder tiempo en la faena
y se cultivaría arroz en las cunetas.

Seríamos tantos

que un enjambre de niños recogería la oliva en diciembre

y las calles del pueblo lucirían como abigarrado bazar

donde el olor de las especies recordaría el azafrán de antaño.

 

Si esto fuera la India,

los burros serían sagrados

y no habrían sido vendidos a los gitanos.

 

Seríamos tantos

que no extrañaría ver muertos en las plazas,

piras en los montes

y cenizas arrojadas,

entre lloradas abluciones,

al río Martín.

 

Pero esto es Teruel

y del pueblo se van.

A todo lo más,

                        se telefonea a los padres desde Barcelona.


   

¿Qué es esto de las raíces?

Las tienen ellas, plantas y árboles,

            fijados al paisaje desde el primer brote

            hasta el rayo que los parte o la hoz que las siega.

¿Por qué debo tenerlas yo,

            personaje provisorio de tan diversos escenarios?

 

¿Fueron raíces las que unían a la barra de muchachos

que bajábamos a la playa las noches de verano

y freíamos pescado sobre la arena

de aquel Montevideo ahora evocado?

¿Fueron raíces las que se arrancaron

cuando el aire se hizo irrespirable?

¿Qué fueron de ellas los años en que cambiaste de lengua,

            cielo y compañera?

 

Errabundo trabajador,

cosmopolita, por entonces sin saberlo,

voluble viajero

            ¿arraigado dónde?

Imaginabas otras vidas posibles

            como un juego de piezas intercambiables

            —cuentos, destinos alternativos—

cuando te asomaste

a la orilla del Pacífico

en Papudo

y mirabas seducido las vetustas casas de madera

hogares de otras existencias que podrías haber vivido

o novelabas los caserones en Normandía

            con sus persianas bajadas en el invierno interminable,

desde una bicicleta alquilada en la estación.


¿Raíces?

Las tienen ellas,

cuya silenciosa vocación botánica

José cuida con esmero.

Arraigados vegetales

            árboles plantados en sus trece

            orientados hacia el sur,

callados,

            creciendo a su ritmo,

                        palmo a palmo,

            como indican sus secretas leyes.

 

Aunque fuera del viento pasajero encaramado

por tantos años

ahora me digo

—algo más sosegado—

al modo de la autora de “el silencio de las plantas”

                        (esa poeta de nombre impronunciable)

que la relación unilateral entre ellas

                        —las enraizadas—

y yo

no va mal del todo,

aunque la conversación entre nosotros

sea tan necesaria como imposible.

*"Aprendizajes tardíos"(Renacimiento, 2007) es un poemario del escritor de "origen aragonés y uruguayo de adopción" Fernando Aínsa, autor de "Travesías. Juegos a la distancia" (2000), "Pasarelas" (2001), "Espacios de encuentro y mediación" (2004) y "Del topos al logos. Propuestas de geopoética". En la actualidad reside entre Zaragoza y Oliete "Aprendizajes tardíos" es su primer libro de poesía. La foto es deJuan Manuel Castro Prieto.


  

28/05/2007 11:04 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Luisa

Qué bien. Me encanta este libro. Tuve la alegría de acompañar a Fernando Aínsa en una lectura de sus poemas. Lo pasamos muy bien. En El Cronista de la Red hemos publicado también una reseñeta. Ya le dije a Fernando que era como un moderno Marcial, je, je (salvando todas las distancias).

Fecha: 28/05/2007 13:30.


gravatar.comAutor: Fernando

Poesía...será verdad que detrás de cada verso se puede esconder la emoción que
a veces nos negamos?...un abrazo Antón...sigue fotos y poemas...que hermoso!.

Fecha: 28/05/2007 20:47.


gravatar.comAutor: casajuntoalrio

Un saludo.Compraré el libro.
De momento voy acopiar algún poema de tu blog para llevarlo al mío.
Gracias

Fecha: 24/01/2009 19:04.


gravatar.comAutor: casajuntoalrio

Los poemas que tome prestados de tu blog están en mi segundo blog
Los puedes ver en:

http://lacomunidad.elpais.com/ap/posts/view/269104?blog_nicetitle=atrapadordesuenos

Fecha: 25/01/2009 18:06.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris