Facebook Twitter Google +1     Admin

SONIA R. FIDES: OTRO POEMA TURBADOR

20070728122345-kinkyboots.jpgLA CANTANTE DE LAS BOTAS ROJAS TENÍA UN SOBRENOMBRE  

No es eso.  
Trato de conservar mi cuerpo en buen estado.  
(Michel Houellebecq)

     La cantante de las botas rojas 
parecía hablar sólo en inglés,  
pero después de escucharla
cantar
 descubrí que era bilingüe.    

La cantante de las botas rojas 
fumaba cigarrillos ultra slim,  
pero el humo era el mismo,  
el suficiente para que el futuro se hiciera invisible.    

La cantante de las botas rojas  
encarcelaba su mensaje en un micrófono de color dorado  
para después agitarlo muy cerca de mi boca. 

El veneno se había vuelto lluvia 
pero yo no lo supe hasta que comenzó a golpear  
delante de la puerta de mi esófago.   
La cantante de las botas rojas tenía un sobrenombre 
y yo había estado toda la noche 
jugando a las adivinanzas con la muerte.  
28/07/2007 12:23 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Entrenomadas

El veneno se había vuelto lluvia
pero yo no lo supe hasta que comenzó a golpear
delante de la puerta de mi esófago.

Cuánta fuerza y vida hay en estos versos.
Impresionante!!!

Por cierto, tengo unas botas rojas, rojísimas como las del poema. Cuando me las ponga recordaré este poema, eso seguro.

Fecha: 28/07/2007 18:48.


gravatar.comAutor: alabastro

esas botas parece que andan solas

Fecha: 28/07/2007 21:17.


gravatar.comAutor: Sonia

Estas chicas de Entrenomadas son definitivamente unos soletes. El recuerdo y la evocación de las palabras es lo que hace que se conviertan en plurales. Muchas gracias.
Y sí Alabastro, a veces los complementos son lo único que sostiene al jinete descabalgado.

Un abrazo.

Sonia.

Fecha: 30/07/2007 08:29.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris