Facebook Twitter Google +1     Admin

UN POEMA DE RAQUEL LANSEROS: MEMORIA DEL PADRE

20080526212915-raquel-lanseros-1-.jpg

Hace unos días, como anuncié aquí, el poeta, editor y dinamizador cultural Ignacio Escuín Borao me dejó un poemario de Visor: Los ojos de la niebla de la escritora jerezana Raquel Lanseros, licenciada en Filología Inglesa y asentada en León desde hace años. Abrí el libro y lo leí de un tirón. La escritora, que ha recibido el premio Unicaja de Málaga, utiliza el monólogo dramático con especial brillantez y hondura. El poema que abre el libro ya me conmovió por múltiples razones. Lo cuelgo aquí:

 

 

 

UN JOVEN POETA RECUERDA A SU PADRE

 

Ahora ya sé que pasé por tu vida

como pasan los ríos debajo de los puentes,

-indiferentes, turbios, orgullosos-,

con la trivialidad desdibujada

de las pequeñas cosas que parecen eternas.

 

Muchas veces lo obvio

se oculta tras un halo de extrañeza,

tras la costumbre lenta, indistinguible

del aura fugitiva de las vivencias únicas.

Es difícil saber

que la belleza abrupta del vivir cotidiano,

tan desinteresada de sí misma,

nacida sin clamor ni pretensiones

es en esencia tan mágica y rotunda

que resulta imposible de imitar a propósito.

Y es aún más difícil

comprender que la fiesta de las cosas sencillas

casi siempre termina

mucho antes que la voluntad del festejado.

 

Inmóvil vi pasar ante mis ojos

el desfile callado de tu vida

con tus sueños cansados en otoño,

tus alegrías de puertas para adentro

y tus desvelos discretamente cálidos.

Creo acertar si digo

que nunca te di nada que no fuese

un préstamo a mí mismo.

Te pedí, sin embargo, tantas cosas.

 

Hoy, inmóvil de nuevo, asisto inerme

a este desfile amargo de tu ausencia

mientras mi corazón -dividido y atónito-

comienza a descubrir que la vida va en serio.

 

Te recuerdo. Hace frío

y el frío me devuelve

aquella forma tuya tan sutil

de ofrecerme a la vez un corazón errante,

la suerte en un casino de Las Vegas,

la lluvia indescifrable del desierto,

los versos de Machado en un suburbio.

 

Ahora ya sé que pasé por tu vida

indolente y confiado, -sin asombro-,

como suelen vivir todos los hombres

que no conocen todavía la pérdida.

 

 

 

26/05/2008 21:29 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gemma

Ya lo decía Jaime Gil de Biedma:
"Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante."

Gracias, Antón, por estos versos de poeta.

Un abrazo

Fecha: 27/05/2008 20:49.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris