Facebook Twitter Google +1     Admin

EL NADADOR DE COLORES, por GEMMA PELLICER

20080528083412-banistas-del-ebro.jpg

[John Cheever tituló uno de sus memorables relatos: El nadador., la historia de un hombre que va de piscina en piscina, narración que fue llevada al cine con Burt Lancaster como protagonista. Gemma Pellicer escribe casi todos los días un relato breve, un microcuento. Y uno de ellos, tan cortazariano, tan axolotl (aquel extraordinario relato que aparecía en Final del juego), es la historia de un nadador que se convierte en pez o de u paz que se convierte en nadador.]

EL NADADOR DE COLORES

"Se recorría piscinas enteras a nado, sumergido varios minutos seguidos sin respirar ", afirmaron unos; "lo hacía cada día del año y sin esfuerzo aparente", adujeron otros. "Y de pronto, sin más, ocurrió". En eso coincidieron todos; sorprendentemente, a nadie le había extrañado lo más mínimo.

.

En la piscina ninguno de los asiduos supo dar cuenta de cómo ni de cuándo ni, mucho menos, de por qué aquel sujeto se había metamorfoseado en un pececillo de colores. El lugar lo frecuentaban jubilados un poco hoscos, niños con alguna deficiencia física en su hora de entrenamiento, y ciertas octogenarias dicharacheras. Todos sin excepción dijeron que no podía haber sido de otro modo.

.
La cosa, por lo visto, venía de lejos: el chico nadaba a diario 180 piscinas. Al principio eran sólo 40, pero le bastó un par de años de práctica disciplinada para alcanzar las 100 piscinas de un tirón, sin descansar siquiera un momento, ni tener que ajustarse el gorro ni las gafas. La gente creía que las hacía buceando. Era una verdadera máquina. .

.

Su familia tampoco se extrañó lo más mínimo cuando se le comunicó el suceso. ¿Cómo iban a alarmarse, si en casa todos sabían que, de mayor, el niño quería ser pececillo de colores? No un nadador profesional, no. Había oído bien: "pe-ce-ci-llo-de-co-lo-res". Su vocación se remontaba, de hecho, a sus sueños infantiles más lejanos. Quería apearse de la humanidad. Dejar de ser hombre cuanto antes. Dado que los médicos no tenían soluciones para su caso, que insistían en tachar de clínico, tuvo que tomar la decisión él solo, y ponerse a ello enseguida.

...
Si bien, al principio, nadaba sólo para evadirse, con los años aquello devino en vocación. El chico nadaba y nadaba horas enteras, mañanas y tardes sin descanso, sin detenerse. Ya por entonces tenía algo de pez. Incluso hubo un día en que tuvieron que advertirle de que llevaba toda la jornada nadando sin parar, y que tanto exceso no podía traer nada bueno. Al final, para no levantar sospechas, nadaba por la mañana en una piscina, por la tarde en otra y durante el corto horario nocturno en una tercera. Curiosamente parecía alimentarse de su pasión. Por las noches, como era de prever, soñaba que seguía nadando. Y así, un año, y otro, y otro más. Y el chico iba creciendo.

.

Su madre insistió en afirmar que aquello sucedía desde siempre, desde que el niño era niño. Por eso no les había sorprendido en absoluto. En realidad, hasta ayer mismo parecía hallarse feliz dentro de la pecera de reducidas dimensiones, situada en el tercer estante del armario, en el cuarto de su hermana. Ahora, su única inquietud procede de las pesadillas que le asolan de vez en cuando: sueña con la posibilidad de volver a despertarse, cualquier día, bajo la horripilante apariencia de un ser humano. Ya no nada como antes.

 

*Este maravilloso cuadro de Francisco Marín Bagüés se titula "Los placeres del Ebro" y lo realizó entre el entusiasmo de la II República y la crudeza de la Guerra Civi.l, entre 1934 y 1938. Tiene algo de "adiós a todo eso". Es una obra magnífica.

28/05/2008 08:34 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gemma

Estimado Antón:
Celebro de veras que te gustara el micro. También a mí me agrada el cuadro de Francisco Marín Bagüés que has escogido. Parece una miniatura, y tiene un nosequé de Bosco que lo hace muy adeacuado al relato...
Un fortísimo abrazo

Fecha: 16/06/2008 12:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris