Facebook Twitter Google +1     Admin

DOS POEMAS DE ALFREDO SALDAÑA

20080528135751-bernhardt.jpg

¿Qué pone

en juego

la pregunta

que no sea

la indecibilidad

errática

de una respuesta

imposible

de pronunciar,

 

el riesgo

de suplantar

el silencio anterior

al interrogante

con el rostro

sin sentido

del vacío

saturado

de vacío?


Y reconocer después, a punto ya de atravesar el umbral

que da paso al tiempo de las pérdidas y las reconciliaciones,

que a todo límite corresponde un punto de luz, el inicio

de un nuevo camino, una palabra envenenada por el buen sentido,

una estrella que guíe por los desiertos del frío

los pasos sin destino de todos nuestros muertos,

 

y ello para aceptar que el saber consiste antes que nada

en soltar lastre, para aprender por fin que el infinito es blanco

y mudo como el vacío y que la sombra y el desconcierto

delimitan con sus nombres las márgenes del camino,

la extensión de este desierto y la mirada que lo atraviesa,

la memoria irredimible de todos los vencidos.

 

*Del poemario Humus de Alfredo Saldaña, que acaba de publicar Eclipsados, y que se presenta este viernes en la FNAC. Foto: Sara Bernhardt, retratada por Félix Nadar.

28/05/2008 13:57 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris