Facebook Twitter Google +1     Admin

E. LABORDA: MEMORIA DE LA CIUDAD DE LA ALEGRÍA

20081118111249-lola-laborda-y-los-napoli.jpg

 

Memoria de la ciudad de la alegría

 

 

El pintor, realizador e investigador Eduardo Laborda publica ‘Zaragoza. La ciudad sumergida’ (Onagro, 2008), un inventario íntimo de su colección de cuadros, fotos, carteles, postales y juguetes

 

Eduardo Laborda (Zaragoza, 1952), pintor, realizador de cine y coleccionista de mil y un objetos, quiere dejar las cosas claras desde el principio. “No hay amor sin dolor –señala-. He sufrido Zaragoza, que es una ciudad destructiva con los que estamos aquí, y a la vez siento una atracción especial, un inmenso cariño por ella, por eso la pinto tanto. En mi relación con Zaragoza hay una porción de dolor y placer, pero es mi ciudad. Vivo aquí. Es más: cuando empiezas en la pintura sueñas con ser famoso, alcanzar un prestigio nacional, rebasar fronteras con tu obra, pero ahora solo deseo pasar a la historia como un pintor local, como un pintor de Zaragoza. Sería mi mayor triunfo”. Eduardo Laborda acaba de publicar ‘Zaragoza. La ciudad sumergida’ (Onagro ediciones, 2008) que es un homenaje personalísimo a la ciudad a través de los objetos, las fotografías, los juguetes, los carteles, las postales y los cuadros que ha ido acumulando a lo largo del tiempo.

“Siempre me ha preocupado la destrucción y la desaparición de edificios, elementos, calles y personas que han conformado tu vida, el universo de tus afectos. La ciudad a menudo se transforma vertiginosamente y quieres retener lo que desaparece, lo que se vuelve efímero, lo que cae en el olvido. Con ‘Zaragoza. La ciudad sumergida’ yo quise hacer como un guión cinematográfico, un tebeo, cuyo ‘story board’ son las fotos, las ilustraciones, todo el universo visual que se ve aquí”. El pintor aún matiza más sus intenciones: ha querido rescatar un conjunto de figuras de primer orden, como el pintor Francisco Marín Bagüés, los ilustradores Guillermo y Bayo Marín, a los cuales dedica capítulos completos, pero también a personajes “necesarios, que han trabajado mucho sin darse importancia alguna, y que forman parte de la historia no escrita de esa segunda línea decisiva para todo. Pienso, entre otros, en artistas como los dibujantes Luis Germán o Marcial Buj ‘Chas’, el pintor Ángel Rael, los escenógrafos Codín o el escultor Armando Ruiz Lorda”.

Bayo Marín y Marín Bagüés son dos mitos de Eduardo Laborda: de Bayo Marín, cuya obra ha recuperado en buena parte, le encanta su vitalidad, la convicción de que “la vida es para vivirla y para quemarla, era un cachondo que cerró una sala de fiestas completa para todos sus amigos”, y dejó una gran cantidad de obra. De Marín Bagüés dice que “es un personaje que nos fascina a casi todos los pintores. Era auténtico, no quiso vender su obra, era un fundamentalista del arte que llegó a sacrificar por ello su prestigio y sus estatus económico, y eso me parece admirable. Lo admiro por su propia obra y por esa honestidad de radical de la pintura”. En el libro, se exhibe un autorretrato de Marín Bagüés, fechado en 1927, un año en el que apenas pintó debido a sus depresiones, una obra que tiene un paralelismo rotundo con el último autorretrato del creador.

         La pasión por el coleccionismo de Eduardo Laborda se remonta a la niñez: empezó con las cajas de cerillas con caricaturas de futbolistas, luego se pasó a los ciclistas de las chapas de las botellas de gaseosa y de ahí a los cromos de animales. Ese afán por atesorar cosas sufrió un parón cuando se dedicó al deporte, fue corredor de medio fondo y de velocidad, hasta que descubrió la pintura y las casas y los estudios de los pintores (entre ellos el del olvidado Alfonso Ribero), “que trabajaban rodeados de fetiches, de piezas, de objetos para montar sus bodegones. Me gustaban mucho los estudios de artistas, rodeados de la belleza de su tiempo y de la del pasado, y de la que ellos mismos podían generar”. Al poco tiempo, empezó a buscar en almonedas, rastros y rastrillos, chalamerías, librerías de viejo y anticuarios. De todo ese rastreo de casi treinta años ha nacido este libro repleto de imágenes inéditas, de sorpresas y de novedades. Cada pieza tiene una historia detrás, un copioso anecdotario.

Una de las aportaciones más singulares es la de la fotografía. Eduardo posee formidables colecciones de los pioneros de la fotografía en la ciudad, entre ellos la espléndida obra de estudio de Gustavo Freudenthal, el cónsul alemán que recibió a Albert Einstein, o instantáneas de Lucas Escolá, autor de un delicado retrato de María Portolés, la madre de Luis Buñuel, que encontraron Eduardo y su mujer Iris Lázaro, también pintora, en la basura en la calle Costa. En Sagasta hallaron un formidable y completo álbum militar. También hay piezas de Juan Mora Insa, Mariano Carrato, Justo Kortés, Skogler, Mariano Pescador, los Coyne, Júdez o Jalón Ángel, que retrató impecablemente a Irene López de Heredia. Una de las series más curiosas corresponde a artistas de las variedades todas ellas dedicadas. Entre las colecciones más insólitas figuran dos grupos de postales, uno de Berlín y otro con proyectos y edificios del arquitecto de Hitler Albert Speer. Junto a ese lote, Laborda adquirió “varios muñequitos de proporciones clásicas de diferentes tqamaño, con el sello del fabricante: la imagen de una tortuga y la inscripción ‘Shutz Marque Germany’. A Zaragoza vinieron muchos alemanes, a consecuencia de las dos guerras, y yo creo que pertenecían a alguien que pasó la niñez en Alemania”.

‘Zaragoza. La ciudad sumergida’ está repleto de curiosidades, de secretos, de historias menudas, de pasión por la vida. Se recuerdan cafés como el Ambos Mundos, el Salduba, el Alaska, y las aventuras de la bohemia artística de los 70, en la que tanto Eduardo Laborda como Iris Lázaro tuvieron gran importancia; se evoca la llegada de los gramolas y la música enlatada con los americanos; se recuerdan grupos como Los Napoli y su vocalista Lola Laborda, hermana del pintor y fallecida demasiado pronto, cuando ya la consideraban una versión aragonesa de Gloria Lasso; se recrean los gloriosos días del Casino Mercantil. Todo ese pasado reciente le lleva a decir a Eduardo Laborda: “Zaragoza ha sido una ciudad de ocio, una ciudad de alegría, una ciudad de creación, y el libro lo reivindica”.

 

*Este artículo aparecía ayer en Heraldo de Aragón. El libro de Eduardo Laborda Zaragoza. La ciudad sumergida (Onagro, 2008) ya está distribuido en librerías. El otro día le oí decir a Pepe Fernández Moreno de Antígona que la gente ya lo pide mucho ya. El libro se presenta en El Cortes Inglés el 10 de diciembre; Eduardo Laborda estará acompañado de su editor Fernando Jiménez Ocaña y del profesor y poeta Alfredo Saldaña. Una de las fotos de Lola Laborda y Los Nápoli que incorpora a su libro Eduardo Laborda.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Rafael Castillejo

Tengo tanto en común con los recuerdos de Eduardo, que no faltaré ese día. Lástima que se muestre tan reacio a entrar en este mundo de Internet aunque, igual hace bien.

Fecha: 18/11/2008 15:13.


gravatar.comAutor: Pepe Cerdá

Felicidades Eduardo.
Ahí estaré el día de la presentación.
Pepe Cerdá

Fecha: 19/11/2008 17:38.


gravatar.comAutor: gabriel villuendas

creo que esta generacion nuestra somos
un poco chamarileos,porque yo que desciendo del mundo del anticuario,tambien he recorrido basuras,chatarrerias y he tenido una libreria de lance desde 1964/1978,con sus
sorpresas de toda indole,y sigo recojiendo cachivaches que otros no desean

Fecha: 03/12/2008 03:07.


gravatar.comAutor: gabriel villuendas

no eres tu solo,gracias por ser asi es la cultura

Fecha: 03/12/2008 03:13.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris