Facebook Twitter Google +1     Admin

PAULA GONZALO: QUINCE AÑOS DE CINE DE MUJERES EN ZARAGOZA

20121027121012-paula-20gonzalo-20les.jpg

Paula Gonzalo Les, hija del escritor Francisco Gonzalo, fallecido demasiado pronto de un infarto tras participar en ‘Motores de Aragón’ (que fue una experiencia maravillosa para él), pertenecé al comité de la Asociación que dirige la Muestra Internacional de Cine realizado por mujeres. Aquí hace balance de estos quince años, recuerda algunas películas que se proyectaron ayer y las que se proyectan hoy. Paula es historiadora del arte y es la compañera del pintor Javier Joven. Ha escritos catálogos de arte para Lina Vila, entre otros.

 

 

¿Cuál es el balance de estos quince años de la Muestra de Cine realizado por mujeres?

La Muestra Internacional de Cine realizado por Mujeres de Zaragoza nació en 1997, en el seno del Seminario Interdisciplinar de Estudios de la Mujer de la Universidad de Zaragoza (SIEM), cuyas socias siempre han mostrado su apoyo a la Muestra. Después llegaría la constitución de la Asociación Cultural Odeonia, desde la que hemos podido seguir trabajando por la Muestra y por la difusión del cine dirigido por mujeres.

Han sido quince años complejos pero muy fructíferos. Complejos porque, en ocasiones, hemos tenido que lidiar con la incomprensión -siempre fundamentada y alimentada por los prejuicios que aún hoy día siguen existiendo hacia el arte firmado por mujeres- de parte del público y los medios zaragozanos, que no siempre entendían los objetivos de la Muestra. Complejos también, en especial en los últimos años, en lo que se refiere a conseguir fondos públicos con los que organizar la Muestra. Pero fructíferos, y mucho, porque sin duda hemos logrado el objetivo fundamental que ha perseguido todos estos años la Muestra: construir un panorama cultural local que sea reflejo de la sociedad plural de los siglos XX y XXI, una sociedad en la que participan, en pie de igualdad, hombres y mujeres, seres humanos que a través de diferentes prismas cuentan su visión del mundo.

La Muestra puede enorgullecerse, principalmente, de que a los reconocimientos institucionales y privados que ha recibido se suma el privilegio de contar con un público fiel que nos acompaña edición tras edición y al que continúan incorporándose nuevos públicos, algo difícil de conseguir en un panorama cultural tan reducido como es el zaragozano en el que además han proliferado, en los últimos tiempos, diversos festivales audiovisuales.

¿Sigue teniendo sentido un certamen así, qué es lo que hay que reivindicar todavía?

Las cifras siguen hablando por sí mismas. Son el mejor reflejo de que la situación no ha cambiado mucho desde los años setenta, momento en que empezó a despertar el feminismo en nuestro país.

Según datos que publica CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) en su página web -http://www.cimamujerescineastas.es-, un 8% de las películas producidas en España son dirigidas por mujeres y la participación femenina en guión y producción no alcanza el 20%.  


Estas cifras son algo más alentadoras en Europa y EE.UU., pero no mucho más. Y datos similares encontramos en el ámbito artístico español e internacional.

La reivindicación se centra, ahora y siempre, en alcanzar la igualdad real en todos los ámbitos del desarrollo humano. Todos, hombres y mujeres, tenemos la responsabilidad de construir un mundo de posibilidades y de oportunidades para poder competir con nuestras capacidades en un contexto de representación auténtica de la sociedad actual. Podemos seguir accediendo a la enseñanza reglada, pero si no rompemos el famoso “techo de cristal” las mujeres no podremos entrar a jugar, con las mismas cartas, en este juego que es la vida.

 

¿Qué tiene de especial este festival, por su atmósfera, por el público, por su clima feminista...?

No sé si puede catalogarse la Muestra Internacional de Cine realizado por Mujeres de “especial”, en uno o varios aspectos. En mi opinión, siendo la benjamina y una de de las últimas incorporaciones a la Muestra, creo que la clave reside en que es “única”. Aprendiendo de otras muestras hermanas como la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona, seguimos siendo una alternativa cinematográfica de primer orden en nuestra ciudad.

La cartelera zaragozana es especialmente ingrata con el cine independiente, de autor, y no digamos con el cine filmado por mujeres, si bien es cierto que hemos empezado a observar un ligero cambio en los últimos tres o cuatro años. Aunque seguimos llorando el cierre del mítico Cine Renoir de Zaragoza…

En la Muestra siempre proyectamos películas recientes que o no han llegado a las carteleras de nuestra ciudad o, si han tenido la suerte de entrar en un circuito cinematográfico local eminentemente comercial, han podido verse durante días, a lo sumo una semana.

En un clima de aprendizaje, de encuentro de viejas conocidas, amigos y amigas, se disfruta de cine de calidad, en versión original subtitulada al español, diversas visiones de la heterogeneidad y la multiculturalidad de nuestros tiempos, y año tras año fidelizamos nuevos y nuevas acompañantes, expertos y aficionados, que con curiosidad y amor por la creación audiovisual deciden apostar por la Muestra.

Mira un momento hacia atrás, aunque eres jovencísima: cuál es el mejor recuerdo: una película, una o dos o tres directoras, actrices, un sueño...

Difícil pregunta… En un momento se agolpan en mi mente la B.S.O. de Ciudad de Dios…, películas como El séptimo sello, El Padrino, La semilla del mal, Rashomon, El ladrón de bicicletas, Muerte de un burócrata..., las actrices Bibi Andersson en Persona, Renée Falconetti en La pasión de Juana de Arco, Giulietta Masina en La Strada y Meryl Streep en Memorias de África. Si pudiera haber visto en mis veintiocho años más cine realizado por mujeres en las salas, sin duda mis referentes serían otros, más ricos.

Y en cuanto a cine realizado por mujeres, en lugar de una lista de películas mejor algunos nombres: Agnès Varda, Leni Riefenstahl, Chantal Akerman, Sofía Coppola, Julie Delpy, Susanne Bier, Naomi Kawase, Marion Hänsel, Kelly Reichardt, Icíar Bollaín, Isabel Coixet y Claudia Llosa.

Y un sueño… lo difícil es mencionar sólo uno… pero, en esta ocasión, siento que debo formular el deseo de que, si algún día tengo una hija, no pueda participar nunca en la organización de  una muestra de cine como ésta que nos ocupa, o asistir una exposición que rescate del olvido o del desconocimiento a mujeres artistas, como las que analizo en mi tesis doctoral, porque eso querrá decir que la igualdad ya es un hecho.

¿Qué ha sido lo más destacado en esta edición, qué géneros conviven?

En esta XV edición hemos intentado ofrecer un panorama variado que refleje las diversas preocupaciones del momento actual. Soberanía alimentaria, inmigración, minorías étnicas, problemas laborales, burbuja inmobiliaria, búsqueda y construcción de la identidad y supervivencia son los temas que recoge la Muestra de este año.

A los géneros habituales del documental social, la ficción y el cortometraje, se une en esta edición el western. Meek’s cutoff (EE.UU., 2010), de Kelly Reichardt, supone una renovación del género del lejano oeste, que no visitó nuestras carteleras zaragozanas. Basada en los diarios de una de las protagonistas, da testimonio de la dura conquista del territorio vista en un segundo plano, universo de la cotidianeidad habitado por mujeres que nunca antes había sido llevado a la gran pantalla.

Para la inauguración proyectamos The imperialists are still alive! (EE.UU., 2010) de Zenia Durra, en colaboración con Sundance, ácido y cómico retrato de la atmósfera cultural de la “cool people” neoyorkina tras los atentados del 11-S.

De nuevo ha visitado la Muestra Naomi Kawase, este año con Hanezu (Japón, 2010), drama actual con tintes mitológicos.

Noir Océan (Bélgica-Francia-Alemania, 2010), de Marion Hänsel, aproximándose a la amistad masculina en el contexto de unas pruebas nucleares.

Y documentales como Mercado de futuros (España, 2011) de Mercedes Álvarez, Entre nos mains (Francia, 2010) de Mariana Otero y Mutantes (Francia, 2009) de Virginie Despentes.

Por ejemplo está Mariana Otero, que era la actriz de la primera película de David Trueba, ‘La buena vida’, creo... Su madre era una pintora muy especial.

Efectivamente, Mariana Otero, la profesora de La buena vida. De padres pintores, estudió cine en París.

Su madre, Clotilde Vautier,  pintora y dibujante que conoció el éxito en Francia en los años sesenta, murió en un aborto clandestino en 1968. Esta tragedia familiar inspiró la película Histoire d’un secret de Mariana Otero.

En pocos rasgos: defíneme lo que tenemos esta tarde y mañana.

Esta tarde contamos con el “Ciclo de cortos y documentales aragoneses”, en el que proyectaremos el vídeo poema Tu alma es un paisaje escogido de Vicky Calavia, el documental sobre el montaje, ensayo y puesta en escena de una ópera de Mozart en el Auditorio de Zaragoza Así se hizo la flauta mágica, de Ana Torrents, y Bajo el mismo techo, un documental social rodado en nuestra ciudad.

A este ciclo le seguirán dos documentales: Entre nos mains de Mariana Otero, sobre el mundo de los conflictos laborales, y Mutantes de Virginie Despentes, que habla de un feminismo que reivindica la libertad sexual total.

Mañana a las 12h se ha programado la “Sesión Nuevos Públicos” en colaboración con la Escuela Un perro andaluz, en la que se proyectarán Cuando todo esto empezó y Ni víctimas ni verdugos, producciones de los alumnos y alumnas adolescentes de esta escuela en el curso 2010-2011.

En la tarde del sábado podremos ver dos documentales: Espelho meu, para el que contaremos con Irene Cardona, una de sus directoras, y Solutions locales pour un désordre global. Y para la clausura, a las 22h, hemos reservado un plato fuerte, Sur la planche.

¿Quién acude a las sesiones, de cuántas horas de cine hablamos, de cuántas películas y directoras, más o menos?

El público de la Muestra es muy variado: personas aficionadas y expertas en cine, jóvenes y veteranas, universitarias, agentes del activismo social en nuestra ciudad e incluso familiares de las organizadoras a quienes tenemos que agradecer su apoyo en esta aventura que esta edición cumple quince años.

Estamos hablando de seis tardes de cine, bien aprovechadas, en el Centro de Historias de Zaragoza, de 17.30h a 00h, aproximadamente. Y este año la mañana del sábado como novedad, intentando ampliar la Muestra al público adolescente.

En esta XV Muestra proyectaremos cinco ficciones de actualidad, nueve documentales, tres creaciones aragonesas, diez cortos en femenino, el vídeo del minuto, dos obras de “Nuevos Públicos” y la obra de teatro Mujeres, así somos, de la compañía soriana La Bo-Eme, lo que supone una lista de casi cuarenta directoras audiovisuales.

¿Cuál es la presencia aragonesa en la sesión?

La creación audiovisual aragonesa está reflejada, en esta XV edición, por los tres trabajos recogidos en el “Ciclo de cortos y documentales aragoneses”, que reúne este año Tu alma es un paisaje escogido de Vicky Calavia, Así se hizo la flauta mágica de Ana Torrents -afincada en Aragón- y Bajo el mismo techo, documental colectivo. También nos acompaña en la XV Muestra Pilar Gutiérrez con su cortometraje Camping.

 

¿Habrá novedades a partir de ahora, sobrevivirá la Muestra?

En la Muestra mantenemos unas secciones básicas: panorama de actualidad, documenta, el vídeo del minuto, los cortos en femenino y un espacio para la creación audiovisual aragonesa. Sin embargo, en cada nueva edición intentamos ofrecer un ciclo que rescate la producción de una mujer imprescindible en la Historia del Cine -como Agnès Varda o Ulrike Ottinger, entre otras-, o que dé testimonio del cine asiático o africano, exposiciones u obras de teatro que complementen nuestra programación, o la Sesión de Nuevos Públicos de este año.

La continuidad de la Muestra Internacional de Cine realizado por Mujeres de Zaragoza dependerá, desgraciadamente, de cuestiones económicas. El equipo organizador trabaja voluntariamente, empleando su tiempo familiar y de ocio para sacar adelante una nueva edición de la Muestra, porque nos apasiona el cine y creemos en la necesidad del activismo feminista. Pero todo sacrificio personal es insuficiente si nos encontramos con dificultades presupuestarias. A pesar de la crisis, seguimos contando con el apoyo de las instituciones y de patrocinadores privados como el Centro Alemán, el Instituto Francés o el Festival de Sundance. Esperamos seguir contando con su confianza el año que viene.

 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris