Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTREVISTA CON ROSA TABERNERO

20060115130229-gamon.jpg

"ARAGÓN VIVE UNA EDAD DE ORO DE LA ILUSTRACIÓN"

 

[La profesora Rosa Tabernero acaba de publicar una síntesis de su tesis doctoral sobre las nuevas formas de contar y el discurso narrativo infantil en Prensas Universitarias de Zaragoza. Organizadora de cursos de Literatura Infantil y Juvenil (LIJ), con José Domingo Dueñas, su libro recoge la aportación de los ilustradores y ofrece distintas guías y sugerencias de títulos]

 

Empecemos por la explicación del título. ¿Qué quiere decir con viejas formas de contar?

 

Me ha interesado destacar cómo el lector infantil del siglo XXI se entiende desde los modelos tradicionales, desde la tradición oral en la que bebe la narrativa y asimismo desde los nuevos modelos culturales en los que se inserta. Scherezade es la clave: supo como nadie entender el poder de la palabra para vivir. La palabra pronunciada, la que escuchamos, la que nos atrapa, la que nos traslada a otros lugares y a otros tiempos, la que nos emociona, la que nos salva. La magia de la palabra, en definitiva. El poder de la palabra contada está en el inicio de los tiempos. También León Felipe pedía que no se le contaran más cuentos… La palabra contada nos ayuda a vivir y también a morir.

¿Cuáles son las nuevas formas de contar: qué matices, qué sensibilidad, qué temas introducen?

Vienen definidas por las peculiaridades del lector del siglo XXI, un lector con una gran competencia en la lectura de imágenes, un lector acostumbrado a la literatura escrita, un lector al que se le lee más de lo que se le cuenta, un lector para el que la recepción colectiva propia de la oralidad es lo extraordinario y, además, un lector escolarizado, lamentablemente a veces…

¿Por qué ha elegido el periodo que va entre los años setenta y ahora mismo?

Son los años en los que asistimos a la consolidación de la mayoría de edad de literatura infantil: se produce la eclosión en el mercado de la literatura infantil. El proceso ha resultado apasionante.

Habla mucho de los paratextos…

El término paratexto hace referencia a todo lo que rodea al texto y no es el propio texto aunque forme parte del discurso. Insisto en él -cubiertas, contracubiertas, entre otros elementos- por el hecho de que la literatura infantil está marcada por la mediación. Es el adulto el que recomienda la lectura, el que sanciona, en última instancia, la calidad de la obra. Por otra parte, la literatura infantil está sujeta todavía al concepto de colección, de edad del receptor, y son los paratextos los que construyen e identifican estas características.

¿Qué lugar ocupa ahora mismo la literatura infantil y juvenil (LIJ) en el panorama literario?

La literatura infantil ha adquirido su mayoría de edad y es un sector muy cuidado dentro del panorama editorial. No ocurre lo mismo con la literatura juvenil ya que esta última no acaba de despegar y no termina de encontrar su identidad literaria, no acaba de confiar en la competencia del lector y eso se refleja en un panorama pobre, salvo excepciones, claro.

¿Qué piensa de la obsesión por lo políticamente correcto?

La literatura infantil nació lastrada por esa necesidad de los autores y de los editores de “formar y educar” al lector. Lo políticamente correcto no es más que la moderna forma de ocultar esa antigua necesidad de instruir al lector. Y la escolarización de la literatura infantil, con esa idea de que hay que trabajar los temas transversales con una apariencia atractiva, ha perjudicado la calidad de las obras que aparecen en el mercado, obras demasiado sujetas a una idea temática prevista de antemano. Obras, en algunos casos, de tesis fundamentalistas que sacrifican los valores literarios en aras de unos fines espurios.

¿Tiene la sensación de que sellos como Ekaré, Kalandraka, Lumen, OQO, Media Vaca, Xordica, Imaginarium o Anaya, entre otros, son los que mejor difunden el arte contemporáneo por la libertad absoluta y por la imaginación en que se mueven?

No es una sensación: es una realidad. El álbum ilustrado es el modelo más innovador dentro del ámbito literario. Esas editoriales son un ejemplo de lo que constituye una apuesta por la calidad y, sobre todo, de lo que supone una confianza plena en la competencia del lector, un lector activo y constructor que concilia a la perfección la simultaneidad de dos códigos que se comunican e interpretan: la imagen y la palabra. 

 ¿Cómo podríamos resumir lo que ha pasado en la LIJ aragonesa en estos años?

La literatura aragonesa ofrece en estos últimos años un panorama espléndido. Escritores e ilustradores de primera fila. Es muy difícil establecer hitos, fronteras. En el caso de Aragón, los nombres de Fernando Lalana y Francis Meléndez, sin ninguna duda, marcan el comienzo del momento extraordinario que hoy vivimos.

¿Cabría hablar de una escuela aragonesa con signos propios?

No. Sin embargo, se ha producido una coincidencia en el espacio y en el tiempo de una serie de escritores e ilustradores que desde perspectivas diferentes ha apostado por una forma de contar comprometida con la calidad literaria. Sergio Lairla, Daniel Nesquens, Ana G. Lartitegui, Ana Alcolea, Félix Teira, Isidro Ferrer, Miguel Mena, Carlos Grassa, Samuel Alonso, Elisa Arguilé, David Vela, Alberto Gamón, David Guirao, José Luis Cano, Bernardo Vergara, Javier Solchaga, Begoña Oro, entre otros, constituyen un elenco de lujo en el panorama nacional. Y los tenemos aquí, todos juntos.

Esta abundancia, ¿es fruto del azar, de la planificación?

Apenas creo en la casualidad. A esta coincidencia hay que sumarle el trabajo serio en Aragón de muchos profesores, bibliotecarios, programas de lectura, libreros, críticos, editores y medios de comunicación que se han acercado al libro infantil desde un rigor excepcional en nuestro ámbito.

¿Podría hacerme una valoración de nuestros ilustradores?

La ilustración define un nuevo modo de contar. La ilustración es la nueva forma de oralidad en nuestros tiempos. Los matices del narrador de antaño se vierten en la imagen de manera que el discurso para a ser un discurso abierto que se deja en manos del receptor. Y la ilustración aragonesa está viviendo una auténtica Edad de Oro por la calidad, por la reivindicación del papel del ilustrador como autor, por las propuestas artísticas innovadoras… Los ilustradores aragoneses han sabido entender como nadie que el lector infantil es un lector tolerante e inocente, que admite e integra sin ningún tipo de prejuicio las propuestas visuales más arriesgadas y sugerentes.

 ¿Se atrevería a recomendar diez títulos de autores de aquí?

“La carta de la señora González” de Sergio Lairla y Ana G. Lartitegui; “Hasta (casi) cien bichos” de Daniel Nesquens y Elisa Arguilé; “Morirás en Chafarinas” de Fernando Lalana; “Una casa para el abuelo” de Carlos Grassa e Isidro Ferrer; “El grito de la grulla” de Samuel Alonso; “La doncella guerrera”, ilustrada por David Guirao (en edición de A. Pérez Lasheras); “Fábulas” de Miguel Agustín Príncipe, ilustradas por José Luis Cano; “El retrato de Carlota” de Ana Alcolea; “Una guerra africana” de Ignacio Martínez de Pisón; “Una luz en el atardecer” de Félix Teira; “Las sonrisas perdidas” de Begoña Oro; “Las aventuras de Harry Pórrez” de Bernardo Vergara y Víctor Rivas… Bueno, me paro, que ya son más de diez...

“La carta de la señora González” de Sergio Lairla y Ana G. Lartitegui; “Hasta (casi) cien bichos” de Daniel Nesquens y Elisa Arguilé; “Morirás en Chafarinas” de Fernando Lalana; “Una casa para el abuelo” de Carlos Grassa e Isidro Ferrer; “El grito de la grulla” de Samuel Alonso; “La doncella guerrera”, ilustrada por David Guirao (en edición de A. Pérez Lasheras); “Fábulas” de Miguel Agustín Príncipe, ilustradas por José Luis Cano; “El retrato de Carlota” de Ana Alcolea; “Una guerra africana” de Ignacio Martínez de Pisón; “Una luz en el atardecer” de Félix Teira; “Las sonrisas perdidas” de Begoña Oro; “Las aventuras de Harry Pórrez” de Bernardo Vergara y Víctor Rivas… Bueno, me paro, que ya son más de diez...

 

*Una obra de Alberto Gamón. Ilustrador.

15/01/2006 13:02 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: ana a.

Reitero lo que ya dije aquí hace unos días: Rosa T. trabaja mucho y bien para la literatura infantil y juvenil. Gracias.

Fecha: 15/01/2006 22:35.


Autor: A. V.

Entabán, Tabernero. Así se'n fa.

Fecha: 20/01/2006 15:47.


gravatar.comAutor: Eugenio Domenech

Chapeau

Fecha: 27/01/2006 23:42.


gravatar.comAutor: Alira Y Carla

Rosa, como siempre, maravillosa. Te admiramos

Fecha: 13/02/2006 17:37.


gravatar.comAutor: Iván

Me encanta poder seguirte, aunque sea de lejos. Un beso Rosa. Enhorabuena, Antón.

Fecha: 21/05/2006 06:29.


gravatar.comAutor: maru codero

Tengo unos dibujos,13 cuentos,10 por cuento,a lapiz,son los clasicos infantiles,me gustaría poder enseñarlos para su opinion.Son de la decada de los 50 o 60 . GRACIAS

Fecha: 13/07/2006 13:10.


gravatar.comAutor: Jesús Gil

Enhorabuena Rosa por todo tu trabajo, he sido alumno tuyo y ahora seguidor. Sigue así.
Un abrazo

Fecha: 10/10/2006 17:58.


gravatar.comAutor: MªÁngeles

LA MEJOR PROFESORA QUE HE TENIDO NUNCA Y QUE TIENE EN ESTOS MOMENTOS LA FACULTAD DE EDUCACION DE HUESCA.
SIGUE ASI ROSA

Fecha: 18/01/2009 20:56.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris