Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA REVELACIÓN DESLUMBRANTE: JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

20060216172747-juan-ramon-jimenez-1-sized.jpg

Mi hijo Diego, quince años, está estudiando a Antonio Machado y a Juan Ramón Jiménez. Recuerdo que hace muchos años, cuando yo tenía su edad, me leí a Machado varias veces, sus famosas “Poesía completas” de Austral, lo leía bajo un sauce llorón cerca de la ría del Burgo, y muchas antologías y tomos diferentes de Juan Ramón, que siempre fue uno de mis poetas favoritos Acaso sea el que encarne mejor que nadie el espíritu puro y pugnaz de la poesía. De Juan Ramón Jiménez me gustaba su emoción, su convivencia con el paisaje, la facilidad que tenía para trabar atmósferas, la exquisita y gozosa delgadez de sus textos, su alado romanticismo, la belleza deliciosa de sus prosas líricas, incluyendo “Platero y yo”, “El andarín de su órbita” y “La colina de los chopos”.

Quizá mi libro favorito, de los iniciales, sea “Arias tristes”; luego me ganó con “Diario de un poeta recién casado” (lo primero que hice en mi vida de escritor fue redactar dos poemarios en gallego; del primero me olvidé el nombre y lo he perdido para siempre; del segundo sólo recuerdo su título: “O praial dos afogados”, y recuerdo también que lo redacté por  completo con pequeñas servilletas de bar, en tinta negra), y de los últimos, además de “Animal de fondo” y “Dios deseante y deseado”, siempre me perturbó “Espacio”. Tengo sobre la mesa la antología del exilio “Lírica de una atlántida”, la edición que preparó Alfonso Alegre Heitzmann para Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores. Alargo la mano y abro aquí: “¡Qué historia tan hermosa es esta suya!”.
Hago memoria de mis lecturas de JRJ, siempre enamorado neurasténico de sus enfermeras, y recuerdo que me gustaba mucho este poema, con ecos de canción tradicional, con su delicado ritmo de jinete al trote en una aparente Arcadia:


EL POETA A CABALLO

¡Qué tranquilidad violeta,
por el sendero, a la tarde!
A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

La dulce brisa del río,
olorosa a junco y agua,
le refresca el señorío...
La brisa leve del río...

A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

Y el corazón se le pierde,
doliente y embalsamado,
en la madreselva verde...
Y el corazón se le pierde...

A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

Se está la orilla dorando...
El último pensamiento
del sol la deja soñando...
Se está la orilla dorando...

¡Qué tranquilidad violeta,
por el sendero, a la tarde!
A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

16/02/2006 10:55 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

Autor: Cide

reconozco que JRJ me puede. No dudo de su calidad, pero me resulta insoportable por alguna extraña razón.

¡Viva la poesía impura!

Fecha: 17/02/2006 18:48.


Autor: A Cide

No puedo contradecirte ni enojarme con tu disidencia.
El mundo es ancho y ajeno, el mundo es maravilloso y diverso. Y JRJ tiene un perfil de antipatía, pero su talento, su percepción de la poesía, su facilidad, su hondura, su compromiso casi enfermizo con la belleza y la palabra es casi comparable a tu pasión por el mundo de la red.

Cúidate, joven sabio, osado zaragocista, león del Ebro...
Antón

Fecha: 17/02/2006 19:26.


gravatar.comAutor: noelia

esto es una puta mierda hacerme estudiar a juan ramon jimenez a mi que me importa la vida de este señor! no me va a servir para nada en esta vida!

Fecha: 21/02/2010 20:52.


gravatar.comAutor: A Noelia

Seguro que si pones un poco de tu parte, algo menos de mala baba y de fatalidad, te sirve de mucho. Aprenderás al menos sensibilidad y eso siempre es útil. AC

Fecha: 21/02/2010 20:56.


gravatar.comAutor: Petra

Me encanta jrj me hace vibrar,me emociona ;pone voz a la vida,los rios la tierra, el cielo.
En definitiva llega a la esencia de las cosas.
Le doy gracias por el legado que nos ha dejado.

Fecha: 16/11/2011 23:03.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris