Facebook Twitter Google +1     Admin

JOAQUÍN ASCASO: MEMORIAS DE UN ANARQUISTA

20060608100113-ascaso.jpg

“Joaquín Ascaso ha sido una figura clave de la historia de Aragón. Pasó de ser un dirigente revolucionario, sindicalista, clásico, a un ser un político y un gobernador de nuevo tipo, con atribuciones y poderes de una situación de emergencia, y pasó a ser un preso gubernativo y finalmente un exiliado”. Así define, de partida, el historiador Alejandro Díez Torre al albañil y sindicalista anarquista Joaquín Ascaso (Zaragoza, 1906-Caracas, 1977), que nació tal hace ahora cien años y que asumió un momento especial de gloria: fue elegido presidente del Consejo de Aragón, con sede en Caspe, y “recibió el nombramiento oficial de delegado gubernamental el 19 de enero de 1937, presidiendo siempre la entidad, que abría una breve –pero concentrada y rica en experiencias de recuperación regional- época de autonomía para Aragón. Ascaso fue capaz de coordinar a representantes frentepopulistas y a consejeros cenetistas en un proyecto común de gobierno, que asumió el programa histórico costista en su región como un ‘turno del pueblo”, tal como dice Díez Torre, un historiador aragonés, nacido por azar en La Rioja, en concreto en Torrecilla de Cameros, y está vinculado a Benasque, afincado en Madrid. Díez Torre es el editor de las "Memorias, 1936-1938" de Ascaso en la colección Larumbe de las Prensas Universitarias de Zaragoza.

         Ascaso fue un obrero albañil, formado a principios de los años 30 y muy mediatizado, como otros compañeros, por el impacto de la Sublevación de Jaca. Habituado a vivir en la clandestinidad, Ascaso creyó que el régimen de monarquía había caducado y que era el instante de encarar un nuevo periodo de libertad, desahogo, bienestar y modernización. “Pensar que la Sublevación de Jaca fue una movilización militar es un error. Fue una movilización civil que se precipitó por la actuación militar. Los auxiliares civiles, incluido Ramón Acín, tuvieron que improvisar. Y ocurrió lo que ocurrió. No obstante, con la ejecución de Fermín Galán y García Hernández, Ascaso y sus compañeros entendieron que la vía revolucionaria era legítima, y trajeron una nueva clase política”. Ascaso, durante los cinco años de la II República, se convirtió en un líder de la CNT, con diversos grados de radicalización. Recuerda Díez Torre que ya en ese período, Ascaso estuvo varias veces en la cárcel, algo que se volvió a repetir en 1938, tras la presidencia del Consejo de Aragón: estuvo preso 38 días cerca de Valencia, y finalmente se marchó a Francia con Antonio Ortiz porque los estalinistas, que habían asesinado a Andreu Nin, también les perseguían.

“Lo procesaron por causas ficticias, nunca justificadas, las autoridades gubernamentales. Su propia organización aragonesa le hizo el vacío. Y de ahí la salida. En Francia vivió muchas penalidades. Las autoridades francesas lo amenazaron con devolverlo a Franco o a sus propios compañeros. Antes que hubiese sucedido nada de eso, se habría suicidado con un disparo de pistola. Finalmente, consiguió embarcar hacia Uruguay, gracias un feliz contacto en Francia, y se estableció en Venezuela, estuvo también en Chile, pero vivió dos etapas de su existencia auténticamente miserables: trabajó de albañil, de conserje, en el transporte, conduciendo camiones. Nunca logró remontar el vuelo ni dejó de ser un transterrado. Finalmente sus amigos tuvieron que pagar su entierro”.

 

         Ascaso tuvo amores con una francesa, que perdió aquí el hijo de ambos con muy pocos días. Intentó redactar sus memorias, que no llegó a corregir y que se hallan en el Archivo de Amsterdam, porque fueron requisadas por los nazis y las llevaron, con otros documentos, en sus barcos. “Ése es otro de los milagros que afectan a este libro: fue un auténtico milagro que pudiera sacar sus memorias de España y fue un milagro que los nazis las requisaron con otros materiales y que las llevases de aquí para allá en sus navíos y que no se perdieran para siempre. Imagínese los navíos, repletos de documentos en las bodegas, navegando de puerto en puerto en las costas del Norte. Y eso no es literatura”. Las memorias tienen un fondo de verdad y emotividad que conmueve todavía.        

08/06/2006 10:01 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: fgffyf

ola

Fecha: 12/04/2007 14:58.


gravatar.comAutor: elToño

Ascaso fue una figura excepcional, fue el único dirigente republicano muerto en combate. En el otro bando sin hacer mucha memoria se me ocurren Aguado, Beorlegui, SantaPau ... a lo mejor por eso ganaron la guerra

Fecha: 13/12/2010 20:56.


gravatar.comAutor: ana maria

Joaquin Ascaso era mi padre, quisiera tener mas informacion de el ya que lamentablemente todos sus recuerdos se nos perdieron si alguien puede decirme algo, solo dire que durante los veinte y seis anos que vivi junto a el y mi medre fue un hombre excepcional y de grandes convicciones pero minado en salud por sus dias de guerra

Fecha: 20/05/2011 05:00.


gravatar.comAutor: francisco prieto tejada

LA REPUBLICA NO PODIA GANAR LA GUERRA. ESTABAN MAS DIVIDIDOS QUE UN RACIMO DE UVAS Y ANDABAN COMO POLLOS SIN CABEZA.
UNOS TENIAN LA ARTILLERIA Y OTROS LA MUNICION Y PARA COLMO, ERAN ASAMBLEARIOS.

Fecha: 30/03/2012 19:53.


gravatar.comAutor: catherine seguin

pour Ana-Maria
Ma mère s'appelait Margarita Ascaso Budria, fille de Lorenza Ascaso Budria (sœur de Joachin) et donc nièce de Joachin Ascaso Budria;était-ce bien votre père?je posséde des photos de lui de Gisèle(sa femme) et de leur fille Jocelyne quand ils étaient en France.

Fecha: 31/01/2015 13:25.


gravatar.comAutor: Agustín Martín

Quisiera hablar con Ana María Ascaso y con Catherine Seguin. Estoy escribiendo un libro sobre Joaquín Ascaso Budría.
Por favor, ¿Podeís escibirme un e-mail a: ams1957@hotmail.es
¡Muchas gracias!

Fecha: 03/02/2015 00:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris