Facebook Twitter Google +1     Admin

20091204122516-brujo-bosque.jpg

Hace unos días, Roberto Malo me anunciaba en un correo la publicación de su libro ‘Tanga y el gran leopardo’, escrito en colaboración con Francisco Javier Mateos e ilustrado, con gran suntuosidad y colorido, por Francisco Laguens. Anoche me llegó el libro y lo he leído esta mañana y se lo he contado camino de la parada del autobús escolar a mi hija Sara, que cumplió ayer once años.

La obra cuenta una historia en el seno de la tribu de los toblongos. El poderoso hechicero, capaz de provocar la lluvia en medio de la más abrupta de las sequías, no sabe qué hacer antes los ataques del gran leopardo, que ha devorado a mucha gente. Convoca a los valientes a la mañana siguiente ante la puerta de su tienda, y solo comparece una joven, con su lanza: su hija Tanga. Y al final será ella quien deberá emprender la peligrosa y suicida aventura por el corazón de la selva: deberá sortear el miedo, a una serpiente terrible y enfrentarse con el leopardo. De ese duelo desigual, el pueblo toblongo sufrirá un importante cambio.

El libro ha sido bellamente editado por Comanegra en una edición apaisada. Al lado del tono oral del relato de Malo & Mateos, funciona a la perfección la ilustración preciosista de Laguens, con una atmósfera próxima al realismo mágico, a la exuberancia de luces y fuegos y ocres, a la belleza constante de la arboleda y las misteriosas noches. Laguens, próximo en algún instante a Rebecca Dautremer, tal vez, trabaja muy bien todos los detalles: la fuerza de los rostros, tan cercanos, dueños de un primer plano estupendo; los parajes evocadores, la animación misma de la selva, que se ve en el desarrollo de los árboles y sus ramas y raíces que se deslíen en la tierra y en los troncos, etc.

El cuento gustará a los pequeños y no tan pequeños. Desde el punto de vista del argumento, es una narración directa y lineal que se sigue muy bien por el encanto de la heroína. Los dibujos invitan a soñar, a sentir una indecible nostalgia de la selva y sus nocturnos y su copiosa vegetación. Casi da pena el destino del leopardo, del que hay un estupendo primer plano con toda la fiereza del felino al viento.

 

Tanga y el gran leopardo. Roberto Malo y Francisco Javier Mateos. Ilustraciones de Francisco Laguens. Comanegra. Barcelona, 2009. Este cuento pertenece al repertorio del grupo Galeón. La ilustración es de Francisco Laguens.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Roberto Malo

Mil gracias, Antón. Una cosica: el ilustrador se llama David Laguens.

Fecha: 04/12/2009 14:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris