Facebook Twitter Google +1     Admin

LARTIGUE Y SU MUSA RENÉE PERLE

20100101123257-lartigue1.-renee.jpg

Hace algunos meses, tras uno de sus viajes a Francia, el escritor y crítico literario Félix Romeo me trajo una biografía ilustrada de Jacques Henri Lartigue (1894-1986), uno de los grandes fotógrafos franceses del siglo XX, un fotógrafo que plasma en su obra un universo apacible y gozoso, donde la gente juega, va a la playa, monta en coche y exhibe una inclinación placentera al glamur.. En las fotos de Lartigue siempre hay como una mirada infantil, de pureza y asombro, que encuentra la felicidad en cada instantánea.

Ese libro, de la colección Découvertes Galimard, ‘Jacques Henri Lartigue. Une vie sans sombre’ de Martine D’Astier, me acompaña en la mesilla de noche desde entonces. Esta mañana lo repasé nada más levantarme e incluso me animó a tomar fotos, las primeras  fotos del año, de algunos de los 22 integrantes que cenamos anoche en casa.

Una de las fotos más bonitas de Lartigue es ésta de Renée Perle (objeto de una serie importante, interesante, que aborda la relación del artista y la modelo), que tomó en Biarritz en 1930. Ella era rumana, de origen judío, y falleció en 1977. Renée fue su primera musa y vivieron juntos dos años. Lartigue dijo: “Alrededor de ella, veo un halo de magia”.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris