Facebook Twitter Google +1     Admin

ALBERTO CALVO Y SU MUNDO

20100801221548-calvosl371643.jpg

De la dulce sal marina la mano escribe entonces

la rosa pura del sol en tres columnas de fuego.

La que sabe salir de sí en su vida de colores.

 

Letras tiene y perfumes de manos y ojos atentos.

Madrugada la nube palabra corre en su planta de princesa.

 

Llega sin respirar, el último color de su mano,

llega con su cantar el bolígrafo del mar.

Velas son los ojos que respira tu cabeza de barco.

 

*Alberto Calvo, ‘Supermaño’, crea y se ordena la vida y el estado del corazón. Me manda esta foto de su mesa de trabajo y este poema. Él es así.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris