Facebook Twitter Google +1     Admin

PABLO GUERRERO POR E. CIDONCHA

20121021132940-pablo-guerrero.-por-enrique-cidoncha.jpg

ENRIQUE CIDONCHA RETRATA A PABLO GUERRERO

Enrique Cidoncha, fotógrafo extremeño afincado en Madrid y colaborador de muchos medios, entre ellos Heraldo, captó así a Pablo Guerrero, de extremeño a extremeño. Pablo Guerrero forma parte de la banda musical de nuestras vidas, de los talluditos ya. Empecé a oírlo en Galicia entre los catorce y dieciocho años, y luego seguí oyéndolo en Zaragoza, a partir de 1978. En los días de lluvia cantaba muchas de sus canciones como ‘A cántaros’, ‘Pepe Rodríguez, el de la Barba en Flor’, ‘Hoy que te amo’ o ‘Buscándonos’ (“Qué de temblor de peces hay en tus ojos cuando penetro en ti, buscándote, buscándote, granizada de luz en mi noche de agosto”, dice algo así), que era una de mis canciones predilectas. La acabo de poner en el spotify.

Lo conocí con José Antonio Labordeta y le hice una entrevista larga de dos páginas para ‘El día de Aragón’ en 1988 en el hotel Zaragoza Royal. Pensé entonces que no había conocido jamás a alguien tan frágil, tan azotado por los vaivenes de la vida, por las heridas del tiempo y de la lluvia. Volví a reencontrármelo en el verano de 2010 en Veruela: participó en el homenaje a José Antonio Labordeta. Lo llamé al móvil, convaleciente en su casa, y los puse en contacto. Fue un momento especial: se le iluminó todo. Los ojos, el alma, la memoria, el corazón del canto. Se le llenaron los ojos de lágrimas. Y luego, con un hilillo de voz, Pablo cantó para no morirse y para sobrevivirse. Cantó para Labordeta con una hondura estremecedora.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris