Facebook Twitter Google +1     Admin

CINCO POEMAS DE CECILIA DOMÍNGUEZ

20150329205953-cecilia-dominguez-luis.jpg

POEMAS DE “CUADERNO DEL ORATE, CUATRO MESES Y UN DÍA” DE CECILIA DOMÍNGUEZ LUIS, PREMIO CANARIAS DE LITERATURA 2015

 

 

TERCER MES

 

 

Día 2

Sonríen, sonríen los hombres de paso, abrazan al lobo y a la infiel novicia

y cuentan los dientes del mar en los muros.

La ciudad no desea su regreso, pero ellos sonríen

a sus cómplices de hojalata y a los ojos de las telarañas.

El día les concede licencia para atrapar el tiempo en las miradas temerosas.

Y hay que apretar los dientes para no caer en sus abismos.

¡Arriba, arriba, a la torre más alta que confunda sus nombres!

Y luego la caída, 

y el graznar de los cuervos.

 

 

Día 9

No te diré  lo que guardo bajo las losas del jardín

ni te confesaré el alcance del aroma de los eucaliptos.

Tampoco te revelaré el santo y seña que te abra las puertas de mis culpas

Serías la criatura más triste y huiría de ti hasta el almácigo bajo el que duermes.

Piensa en la velocísima lengua de los sapos que atrapa fuegos de artificio.

Mi exilio son estos bucles de la memoria,

esos umbrales que se abren en el lugar donde se cierran las conchas.

La palabra que fue o la que será

duerme en el vientre de las catedrales que cultivo, piedra sobre piedra.

Un faro, una luz que señale los pasadizos desiertos

será todo el tesoro de los santos  y los corceles  que a mi  alrededor cabalguen.

Nada puedo decirte. Nombrar es el comienzo

y yo ya vislumbro el final del camino.

 

 

Día 20

Coser, coser: la cruz, el bastidor que suena.

Hay marcas de alfileres y agujas en los dedos de las madres.

Es bueno no estar cansado y no temer a las tempestades

ni a los anillos que ensartan el talle del viento.

Algunos se han marchado y no regresarán. Otros vendrán en brazos de un cometa,

sollozantes, vencidos en la caída de la tarde.

Traerán granos de arena para cegar las tormentas.

Tanto miedo se esconde detrás de sus máscaras,

que piden antorchas para la oscuridad de los rayos y los abanicos.

Es bueno abandonar esos lugares tristes, como el que hay detrás de tu cintura;

dejar que los búhos canten sus profecías sobre los tallos de la grama

y decretar un estado de sitio para los alféizares.

Las mujeres cosen vestidos para maniquíes y ángeles y se  pinchan y sangran

al tiempo que salmodian: Coser, coser, la cruz, el tambor, las agujas.

Es bueno no ser búho ni profeta.

 

 

 

Día 23 

Libérate.

Haz que salga toda la turbulencia, el fuego y la ceniza

y observa cada uno de los escombros sobre los que me levantaste

cuando yo sólo quería ser una parte invisible de la tierra,

un soplo que apenas perturbara el sueño de la hierba que pisas.

Si yo te tuviera, te diría el secreto de esa muerte que acude cuando la luz se apaga,

se desliza por mi lado y, en las  cortinas, traza círculos que me aprisionan.

Pero sólo tengo este presente que se petrifica, como mis manos cuando te buscan, 

y esta colina que contemplo, inamovible como los días perdidos.

 

 

 

Día 29

Por aquí. En fila

Las esfinges vigilan con los ojos vendados, y apenas se  vislumbra tu cabeza,

al fondo de ese corredor de raíles y puertos.

Lejos están los que dibujan muros con antorchas y espinas,

y los ibis se  disfrazan de guerreros

porque el tiempo no existe en el neón que nos deslumbra.

Hemos bebido el licor de los adeptos

y nos sabemos inermes para las miradas  de los lagartos.

Pero ya han disparado las flechas y es llama y galope lo que viene de lejos

a confirmarnos en el centro del torbellino.

 

Poemas de Cuaderno del orate (cuatro meses y un día),

de Cecilia Domínguez Luis. Colección La Palma, Ediciones La Palma, 2014.

 

-Publico estos poemas por gentileza de la autora y del poeta y narrador Nicolás Melini. Mil gracias a los dos.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris