Facebook Twitter Google +1     Admin

PRESENTACIÓN DE "ESCRITO EN EL POLVO" DE DAMIÁN TORRIJOS

Sé que hoy se presentan muchas cosas: Alonso Cordel su antología poética publicada por Zócalo, Alfonso Gómez Cerda su novela juvenil “La noche de los alacranes”, una historia de amor y maquis, un drama rural, en la España de posguerra, que mereció el premio Gran Angular de SM.

Y en el Salón del Trono de la Diputación de Zaragoza, Damián Torrijos presenta su nuevo libro de relatos, “Escrito en el polvo” (DPZ), una colección que tiene algo de compendio de su obra breve y que mereció el Premio Isabel de Narrativa. Torrijos es un virtuoso de la palabra, se rastrean en él numerosos ecos del Siglo de Oro, de la literatura picaresca y sobre todo de Quevedo, pero también de Gracián, Cadalso o Valle-Inclán. El libro brilla no sólo por su prosa, trabajada a buril, sino por la originalidad de los argumentos: el primer cuento lo escribe un muerto que asiste a la infidelidad de su mujer y acabará –tras una suerte de metamorfosis bellamente elaborada- siendo su hijo. O ese es al menos su deseo. También rinde homenaje a Luis Cernuda o hay un cuento delicioso donde se cuentan los milagros de una monja tornera que se llama Inés del Madero. Yo diré unas palabras sobre ese libro. Los cuentos tienen siempre un extrañamiento verdaderamente logrado. A Damián Torrijos sólo lo conozco por sus textos y por algunas cartas de medianoche. Si alguno podéis acudir, hacedlo con un poco de tiempo y podréis ver la magnífica antológica de Fermín Aguayo, que aquí tiene un carácter más íntimo en el Museo Reina Sofía, donde estuvo hasta hace muy poco.
05/05/2005 10:19 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

Recuerdo que Fernando Lalana no quería que dijeran que lo suyo era literatura juvenil. Veo que usas ese adjetivo para la novela de Alfonso Gómez Cerda. Y realmente ¿qué es una novela juvenil? ¿Dónde está la frontera entre la literatura juvenil y la adulta? En fin, creo que es un tema sobre el que deberían reflexionar los editores. Vas a las bibliotecas públicas, y a Kipling lo encuentras en la sección de "infantil-juvenil". Lo mismo ocurre con Stevenson, y con casi cualquier libro de aventuras.

Sospecho que en este artículo, lo de juvenil son "ganas de adjetivar" que decía no sé quién, y que la novela de AGC la podrá leer un cincuentón sin complejos.

Un abrazo.

Fecha: 05/05/2005 12:38.


Autor: Meritxell2000

Llámalo buena literatura o mala,lo demás no es tan importante, digo yo...

Fecha: 05/05/2005 13:33.


Autor: A. C.

Sí quizá sean ganas de adjetivar (entre otros se lo dijo Juan Marsé a una cadenas de adjetivos sobre Carlos Barral), aunque la primera adjetivación es de la propia editorial y del premio.

Fecha: 05/05/2005 13:56.


Autor: matilde

Pues yo sí veo diferencias. Mis alumnos - acabo de desvelar mi ocupación- devoran a Gómez Cerdá desde Pupila de águila. Otras insisten en que les compre lo último de JM Latorre para la biblioteca . Ruiz Zafón también hace las delicias de mi respetable, incluso me pareció encontrar en Marina, el germen de su posterior novela para adultos que tanto éxito ha tenido. Estos autores, especialmente los dos primeros , me han ayudado muchísimo a motivar a leer. No todos los autores que hacen libros juveniles son buenos , la mayoría son horribles, pero hay gente muy buena, estos lo son y tiene mucho mérito. Yo los devoro como si fuese una alumna y...hace ya demasiado tiempo que dejé de serlo.

Fecha: 06/05/2005 00:05.


Autor: A.C.

Querida Matilde: Me alegro mucho de lo que dices.Estuve hoy con Alfredo Gómez Cerdá y pareció un tipo honesto, entregado a la literatura, que acaba de editar un libro para adultos: "Oficio miserable", sobre la condición de escritor.

Fecha: 06/05/2005 00:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris