Facebook Twitter Google +1     Admin

CARMELO REBULLIDA: INTUICIÓN, SORPRESA, LIBERTAD TOTAL*

La tarde había empezado a declinar en medio de una vaharada caliente. La calle Pignatelli exhibía sus olores como única brisa, y algunos cuerpos desvencijados aplacaban el calor con la barriga al sol y entre gritos. No parecía esa una calle propicia para un hombre tan apacible como Carmelo Rebullida, que andaba por ahí, en su estudio en la ciudad, entre lienzos, entre figuras, entre catálogos. Monet exhibe sus cinco letras en un lomo enorme; una pieza diminuta de Guillermo Pérez Villalta reposa como una joya que debe preservarse hasta el fin de los tiempos. Y hay cuadros, papeles, esculturas de pasta de papel, objetos: el refugio del artista, que lo ha dispuesto todo como un paraíso de arte. Como una morada de creación. Como un depósito íntimo de las cosas que uno elige y que le eligen a uno.

La vez que estuve más cerca de Carmelo Rebullida fue en un viejo molino de Montañana. El escultor Arturo Gómez me enseñó algunas de sus obras y me habló de su trayectoria: de su gusto por los fósiles, por los lagartos prehistóricos, de su inclinación a la búsqueda constante. Creo que me dijo, o deduje yo, que era un artista que se buscaba a sí mismo como un nadador que avanza entre un mar voraginoso de preguntas; parece que se ahoga, que pierde el rumbo, pero siempre sale a flote. Lo que no me dijo entonces Gómez fue que tenía su estudio principal no muy lejos de allí, también en Montañana, en un lugar al que debes acceder tras rebasar flores y árboles y un jardín casi encantado. Al final, si persistes, está él, Carmelo Rebullida. En ese lugar lo hace casi todo: fabrica el papel, sueña esculturas, realiza monotipos, se descubre pintor indigenista o etnográfico, se descubre pintor que reconoce la partitura musical del arte en el lienzo de Paul Klee, su gran maestro, o la fuerza de las texturas y los ocres de Antoni Tàpies.

Carmelo Rebullida inicia la conversación. El recuento de sus años de oficio, el trayecto vital de un hombre que eludió la muerte que arrebató a dos de sus amigos: Eugenio Estrada y ABD Víctor. Los recordamos: su trayectoria, las conversaciones en torno a la pintura, la conexión entre los tres en el gusto por algunos colores pardos y las civilizaciones remotas, la batalla fieramente humana contra la fatalidad, los inesperados adioses. Y también recordamos a otros amigos: como Julio Alejandro y Fernando Castro Cardús, a los que llevó de excursión por Asturias en coche, de puerto en puerto, mientras Fernando y Julio Alejandro le hablaban de su vida vinculada con el amor, con el éxodo en México, con el mar, con las antigüedades o con Luis Buñuel, con quien tantas cosas compartió Julio Alejandro. Carmelo Rebullida, el creador vulnerable, iba tomando confianza. Y el paso siguiente fue penetrar en ese estudio-galería donde están sus lienzos, sus tablas, sus dípticos, sus polípticos alargados. Antes de entrar, Carmelo Rebullida comenta: “No sé qué decir de mi obra. No tengo explicación sobre ella. Pinto por intuición, como una forma de libertad total”.

Llama la atención, a primera vista, la región estética en que se instala Carmelo Rebullida: un informalismo abstracto muy elaborado y menos desgarrador que el clásico de posguerra, de incisiones y símbolos, de un acopio constante de texturas y matices en la imprimación de la pintura. Otras características son el gusto por los colores planos que dialogan con otros tonos, la delicadeza de la concepción del cuadro y, muy especialmente, el hecho de que un cada obra es una suma: dos fragmentos o más que entablan entre sí un diálogo, que se anudan, que se interfieren, que se abrazan, y configuran un todo armonioso. Un todo armonioso que cabalga sobre el contraste cromático, la exuberancia y la contención, una atmósfera cristalina y la sugerencia de un mundo sumergido, de una ciudad oculta y acaso postergada.

Carmelo Rebullida es un pintor vocacional. Un artista con todas las de la ley. Y eso quiere aquí decir que explora, que indaga, que se atreve a equivocarse o a acertar con una intensa pasión. Hay muchos pintores en él: el artista refinado y sensual, el artista que evoca un pasado legendario, el artista que exhibe sus crepitaciones y sus fuegos salvajes, el artista que entiende el cuadro como una aventura para los ojos y el cerebro, el artista que descubre el dolor y lo vuelca y lo expande con toda la furia de vivir, el artista que no teme a la sorpresa, sino que la busca y se deja enmarañar en ella. Como si quisiera mitigar la honda emoción que le produce enseñar sus cuadros, la vida en la pintura, la materia disuelta en el laborioso proceso de existir, cuenta historias: sus tres años en Córdoba, cuando estudiaba Ingeniería, su trabajo en una empresa de naves industriales y puentes grúa, su regreso a Sevilla muchos años después, los grupos a los que perteneció, los compañeros de viaje. Carmelo Rebullida es un pintor sin anécdota: pintor que mancha, artesanal, cuajado, que ha descubierto que un cuadro, como un personaje de ficción, tiene sus exigencias, y a veces nace en tu cabeza pero él mismo marca las pautas, exige ser así. Tal como ha quedado.

Volvemos a otro cuarto. Y nos centramos en la obra que presenta en el Palacio de Montemuzo. Son dos series distintas de esa labor más intimista en contacto con el papel: sus papeles etno o indigenistas, emparentados con Matta, con Lam, con el arte africano, con el arte bruto de Dubuffet y con varias tendencias coloristas de Latinoamérica, con el poeta Pablo Neruda, que escribe tanto de aves y de ríos arteriales que galopan por el corazón de la tierra. Y la otra serie, algo mayor en extensión, es como una síntesis de su modo de expresión, un viaje a pecho descubierto por la selva de la creación, por los territorios de la imaginación. Libertad total, de nuevo, presagio, gesto, lirismo exultante. La primera seria está datada en la década de los 90. Carmelo Rebullida reunía ejemplares de “Heraldo de Aragón”, preparaba una masa y construía su papel de medio formato, con mucha textura. Y sobre él, casi siempre sobre un fondo monocromo, pintaba una suerte de personaje, que a veces parece claramente humano, inscrito en un ritual primitivo, y en otras parece un pájaro, una pesadilla o la criatura coloreada y fascinante de un sueño. Esta serie posee una extraordinaria potencia de evocación, magia antigua. Y la segunda refleja muy bien la poética de la intuición de Carmelo Rebullida: esto sé hacer, esto invento, por aquí me extravío. Es una serie de tanteos y de afirmación, de estados de ánimo, de hallazgo rápido. Aquí está Carmelo Rebullida, también aquí, sin duda, en estado puro, tal como es, tal como le vienen las cosas: un trazo, la mancha, la tensión de los colores, el rasgo informal, la poesía de la delicadeza, el gusto por la elementalidad, la sencillez conmovedora, el afán de vaciarse, de soltar algún tormento que la voz no se atreve a confesar con facilidad.

Quizá pasemos rápido las series. La tarde ya se ha vuelto noche. Seguimos hablando: Carmelo Rebullida querría un día consolidar sus esculturas en papel pintado. Carmelo Rebullida recuerda que durante años iba a Madrid ver las grandes exposiciones, que esas expediciones eran el mejor álbum de aprendizaje que sustentaba día a día su vocación. Carmelo Rebullida recuerda una y otra vez al doctor Luis Palomera, que ha sido como un arcángel sanador y ahora es uno de sus mejores amigos. Carmelo Rebullida recuerda de nuevo dos maravillosos años en Sevilla, cuando más humor y alegría precisaba su tragedia sigilosa. Vemos el libro-catálogo que le publicó Cajalón en 2003: ahí está un artista en plenitud, un artista cuya mano todo lo gobierna, un rastro de oficio y sueño incuestionable.

Ha llegado la hora del adiós. Casi es medianoche. Carmelo Rebullida se despide al pie de la escalera. “¿Crees que saldrá algo de todo esto?”, pregunta. Llego a casa y escribo: “La tarde había empezado a declinar en medio de una vaharada caliente. Carmelo Rebullida es un artista seguro ante el lienzo, con el pincel en la mano. Luego, una vez que ha concluido el cuadro, se siente frágil, desamparado, como si tuviese la imperiosa sensación de que debe empezar de nuevo”.

*Texto para la exposición de Carmelo Ramos Rebullida de obra en papel que expondrá en octubre y noviembre en el palacio de Montemuzo.
26/07/2005 17:58 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

Autor: Anónimo de Pastriz

Siempre me ha gustado la obra de Carmelo Rebullida. Es un artista honesto y apasionado; vi su exposición del Colegio de Arquitectos.Pienso en él y pienso en Antonio Cásedas, en Gregorio Millas, tan distintos. Son tres de los grandes pintores de Aragón poco reconocidos. Iré a ver esa exposición.

Gracias por el apunte.

Fecha: 31/07/2005 00:58.


Autor: Pepe Cerdá

Completamente de acuerdo, con el comentario anterior.
Urge una "recuperación" de Gregorio Millas y Antonio Cásedas, que ya vamos siendo pocos los que nos acordamos de ellos.
En cuanto a Carmelo, que es un pintor exacto e independiente, que no es poco, veré con interes su pronta exposición y aprovecho para saludarle y manifestarle mi adesión a su pintura.

Fecha: 31/07/2005 18:48.


Autor: Pepe cerdá

interés, perdón...

Fecha: 31/07/2005 18:50.


Autor: A.C.

Gracias, Pepe: Me has alegrado la invencible soledad del domingo. Un abrazo.

Fecha: 31/07/2005 23:44.


Autor: Anónimo de Pastriz

Querido Señor Cerdá: tengo un poco de curiosidad, ¿qué quiere decir con eso de "exacto e independiente", aplicado a Carmelo Rebullida?

Fecha: 01/08/2005 10:46.


Autor: Pepe Cerdá

Mi querido Anónimo de Pastriz:
Discúlpeme por emplear la palabra “exacto” para referirme a la pintura, aunque yo lo haga con mucha frecuencia.
Me explico: Con toda intención empleo el concepto de “exactitud” para referirme a lo artístico. Sé que es una palabra propiedad de la “aritmética” pero yo se la robo a esta para referirme al instante en que una pintura es lo que debe ser, un segundo antes es una superficie groseramente embadurnada de grasa coloreada y un segundo más tarde lo volverá a ser. Detenerse y reconocer el cuadro, en el momento que surge, es la esencia del oficio de pintor. Cuando yo digo de un pintor que es un pintor “exacto” me refiero a la capacidad de detenerse en el momento preciso.
Lo de independiente, no necesita explicación, si conoces a Carmelo.

Fecha: 01/08/2005 11:07.


Autor: Rebullida

Gracias Anónimo de Pastriz por tus elogios ,porqué me parecen sinceros ,y a ti Pepe a quien he empezado a conocer de verdad a traves de tus escritos en tu blog que me parecen estupendos ,y que me han convertido casi en un adicto.Me ha llamado la atención lo de un "pintor exacto" (menos mal que lo has aclarado).Soy simplemente un pintor vocacional, que intenta explicarse a traves de la pintura y que busca emoción y belleza.
Lo de independiente tiene mas que ver con mi timidez que otra cosa ,de verdad.

Fecha: 03/08/2005 22:20.


Autor: bajoaragonesa

ahra mismo me levanto a ver si llego a verla

Fecha: 11/10/2005 13:14.


gravatar.comAutor: Bártel Frontera

¿Qué ha sido de Antonio Cásedas? Siendo adolescente tuve bastante relación con él, pero a los 16 años me vine a vivir a Madrid y perdimos el contacto. Lo recuerdo todos los días, porque llegamos a intercambiarnos unos cuadros, y el suyo lo tengo colgado en un lugar muy destacado de mi casa. Sólo han pasado... ¿35 años?

Fecha: 27/10/2005 18:24.


Autor: Anónimo

me llama la atención como puede escribir tanta poesía sobre un ser tan indecente como Arturo Gómez, me ha dejado sorprendido;he visto sus esculturas y a mi parecer carecen de significado alguno, la próxima vez que tenga la oportunidad de charlar con esa basura en su cabaña acuérdese de traer algún producto antiparasitario incluso yo le recomendaría que mirase bien por donde camina no se le vayan ha subir ratas sobretodo por la parte que da a la acequia.La verdad no sé a que llama usted lugar encantado porque a decir verdad parece el vertedero municipal incluso me atrevería a decir que si no llueve pronto,cuando llegue el mes de Agosto su lugar encantado podría llegar a incendiarse debido a la falta de riego .

Fecha: 09/05/2006 15:32.


gravatar.comAutor: Sara

Pues la verdad tiene toda la razón ,menudo tipo es ese Gómez, con lo que ha hecho sufrir a su familia y si te descuidas se te sube a la chepa jajjj con la cantidad de guarradas que ha hecho el tío, puto pederasta de mierda, liándose con alumnas de la Escuela de Bellas Artes de Zaragoza mientras daba clase ...porque ahora ni eso,nu sé a que se dedicará ; el caso es que a su familia la tiene engañada desde hace tres años , con lo buena que es su madre y la pobre la compadezco porque parir un hijo así ...ufff¡¡¡¡A ver si por lo menos su sobrina llega a colocarse bien alto en el mundo de artes y le da una paliza para que se baje un poco de esa nube, porque la verdad es que ella vale muchísimo como artista, hace unos cuadros espectaculares y unas esculturas que no se parecen en nada a las mierdas que hace él y ojalá que continúe así porque dentro de unos años igual la vemos en lo más alto, es la mejor, tendríais que conocerla.

Fecha: 09/05/2006 15:46.


Autor: sara

A´nimo carla no te desanimes que no merece la pena que ese simberguenza se lleve una lágrima tuya

Fecha: 09/05/2006 16:21.


Autor: Anónimo

Siento todo lo que he puesto anteriormente,no es cierto,la verdad es que conozco a este tipo de las exposiciones que hace y no me cae muy bien,lo lamento y pido disculpas al creador de esta página.

Fecha: 09/05/2006 20:59.


gravatar.comAutor: Guille (dr_solaris)

Rebu. Es un buen amigo, un mejor pintor y una persona que da paz y alegría. Yo recuerdo las tardes en su estudio en Montañana, desde que era pequeño, los cuadros, la pintura en un cristal...y una máquina que me fascinaba: un tórculo. Resulta que con los años soy yo también el que tiene un tórculo y hace grabado. Fue uno de los que me animaron a seguir con mi obra, a exponer, a enseñar lo que hacía. Eso lo recuerdo una tarde en mi casa, tomando té y hablando de pintura con mi padre, unas de esas tardes que son inolvidables.

Fecha: 13/05/2008 18:34.


gravatar.comAutor: alexander

fsaaaaaaaadsa

Fecha: 22/08/2008 17:20.


gravatar.comAutor: buy codeine online

This is a very good story I wanted to read something like this approximately two months ago, please continue putting in here articles like those.

Fecha: 19/01/2012 19:54.


gravatar.comAutor: Seo

Thanks for sharing the information!
I found this article very interesting and informative!
Keep sharing!
buy percocet online

Fecha: 19/01/2012 22:48.


gravatar.comAutor: lewis

You are a Great while writing in the blogs it is awesome I liked it too much good and informative thanks for the sharing.

bethesda locksmith

Fecha: 30/01/2012 21:59.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris