Facebook Twitter Google +1     Admin

EL GRAN DÍA DEL PREGÓN

20061008162358-amaral-color.jpg

Empezó la mañana del sábado muy bien. El Casetas y el Utebo de cadetes pugnaban por el liderato entre sí; ganaron los azules de mi hijo Jorge, Joel y el ecuatoriano Luis, que hace recordar a Romario, por sus poderosas piernas, su potencia y su pasmosa ejecución final. Luis marcó tres goles, y el Utebo sigue de líder con el Montecarlo, que incluso mandó ojeadores porque se enfrentan dentro de dos sábados. Pero ayer era el día de Eduardo Ducay, de Miguel Mena, Jesús Morte, Vicente González y Valero López. De los tres últimos, sinceramente, no sé nada, no los he tratado; a Ducay lo admiro desde hace tiempo, (lo glosa hoy Agustín Sánchez Vidal en “Heraldo”); a Miguel Mena lo tengo por uno de mis mejores amigos desde hace muchos años; nos conocimos en el monasterio de Cogullada hacia 1989 o 1990. Miguel recibía una de esas distinciones que alegran a los padres y a los amigos y a uno mismo: una ciudad que te ha acogido, de golpe reconoce lo mucho que has hecho en ella, por ella, lo mucho que ha hecho la ciudad en ti, sobre tu piel y tu pensamiento, y te designa para siempre como uno de los suyos. Eso ha ocurrido en los últimos tiempos con personajes realmente entrañables como Eloy Fernández Clemente y Luis Alegre y Miguel Mena, zaragozanos que ya tienen mucho de universales.

 Como soy un completo despistado, me confundí de hora: pensaba que el acto de la entrega de medallas era a las siete y fue a las seis. Llegué fuera de tiempo, encontré un atasco monumental, todo fueron leves complicaciones. Ni siquiera fui capaz de llegar a la Lonja antes de la ocho, que fue cuando se inauguró la exposición de José Manuel Broto. Pepe Cerdá y Ana Bendicho me guardaban una invitación. Sorteamos por aquí y por allá obstáculos hasta llegar a Echegaray: de golpe, mi hija Sara, siete años, y yo vimos bajar de un Chrysler a Eva Amaral: guapísima, elegante, morena. Dos peñistas, borracho él, borracha y sedosa ella, se descuartizaban a besos en los labios, en el cuello, en el rostro. Ya en la Lonja, apenas pude hablar con Vicente Villarrocha y con Carlos Gil de la Parra; vi, hacia el fondo, a Jorge Gay, y poco más de una media de docena de obras. Broto practica una pintura de encendido cromatismo, de poderoso impacto gestual, de raíz orgánica, y trabaja con lápiz digital. Respecto a Miguel Mena, supe luego que había contado su famosa anécdota de José Luis Borau: “En el ascensor me he encontrado con Borau y le he podido decir que en una de sus películas canté cuando era niño”, dijo. Y evocó a Amaral: “Haces que se vaya mi melancolía // me devuelves de nuevo a la vida”. Maravilloso hallazgo y muy oportuno. Zaragoza, anoche, era la ciudad de la alegría.       

En los momentos anteriores al pregón vi a mucha gente. Amigos muy particulares (Luis Alegre, Félix Romeo y Cristina Grande, Pepe Melero y Yolanda Polo, Mercedes Ventura, Ricardo Berdié, que ha empezado una nueva vida…), políticos, periodistas, niños como Guillén, Iguázel y Chaime. Juan Antonio Gordón cogió a Sara y la llevó para que saludase a Juan y Eva. Ésta le dijo: “Me han contado muchas cosas de ti”. Más o menos. Juan Aguirre luego le firmaría dos discos, el primero y el último, y Eva, durante la cena, también gracias a las gestiones de Miguel Mena. No sólo imagino: esta mañana, antes de partir a su bella quinta de Trasmoz, Miguel y Mercedes y Daniel Mena Ventura le  trajeron los discos, firmados también por Eva Amaral, y levemente desdibujadas las tintas.  

Salimos al balcón. Había salido dos o tres veces más: durante las tardes imborrables de Eloy Fernández Clemente, Luis Alegre e Ignacio Martínez de Pisón. Es algo que siempre impresiona: la muchedumbre allá abajo, la gente cómplice con ganas de gozar, de ser feliz, con ganas de oír al pregonero para empezar la jarana. La noche se había quedado perfecta de luz y de brisa. Eduardo Ducay estaba entre perplejo y embrgado por la emoción: como en segundo plano, observaba la riada humana de paisanos y saboreaba sus ochenta años. Empezó a hablar Eva y la multitud pareció quebrarse de alegría y de identificación. La emoción era indescriptible: parecía no caber ni una sola alma indiferente allá abajo. La ciudad nunca ha tenido unos pregoneros tan populares, tan queridos, en toda su historia, probablemente; Eva y Amaral no suscitan ni un solo rechazo. Hacen su trabajo con absoluta belleza, con sinceridad, con espléndidas letras, y jamás se olvidan de sus raíces, de su lugar en el mundo, de los amigos, de los nuevos aragoneses que llegan, de los grupos y de los músicos en los que empezaron o que ahora son sus compañeros de trayecto, aunque con menos éxito. Viajar les ha revelado que el mundo es ancho y ajeno, y que sólo tenemos que tender la mano para hacerlo más nuestro.  En su pregón, pronunciado a dos voces, de manera alterna, Eva y Juan, Juan y Eva, recordaron que Zaragoza era un cruce de caminos, un lugar hospitalario, un lugar donde la inmigración ha cobrado mucha importancia. Abogaron por el entendimiento y la tolerancia, y cómo no podía ser menos pidieron al ayuntamiento colaboración y apoyo directo con los grupos musicales de la ciudad. Esa petición fue muy adecuada. 

La emoción se palpaba. El mundo, anoche en Zaragoza, estaba bien hecho. Lo pensé, junto a Luis Alegre, y sentí deseo de ser pájaro para sobrevolar tantas cabezas, tantos gritos. Pepe Melero se sabía, se sentía más zaragozano que nunca. Ser de Zaragoza en noches como las de ayer produce un escalofrío. Después, vi pasar a Eva Amaral fugazmente, abrazó con sincera efusividad a Félix y a Luis; hablé un instante con Juan Aguirre, tan cariñoso siempre. Estaba en aquel acto también por él porque me invitó, me dijo que me reservaba una invitación en el palco para mi hija Sara, que se sabe casi todas sus canciones. Sigo siendo tan desastroso en las relaciones sociales que no me habría atrevido a ir yo solo. Sara, que no me habría perdonado no haber ido, fue como mi coartada ante mi pánico a las multitudes y me hizo una confidencia: su canción favorita ahora es “Salta”. Me la cantó en el coche antes de quedarse dormida y eludir así los ruidos del atasco. 

Transido aún del impacto de comprobar la identificación entre la gente y Amaral, salimos de paseo. Acabamos en la plaza de San Felipe, donde comprobé la cantidad de seguidores que tiene Carmen al natural, que repitió sus temas hasta cuatro o cinco veces. Bailé un poco, tan terriblemente mal como sólo sé hacerlo yo. Mis amigos (creo que se sumó Ismael Grasa, que cumplía años) cenaban en el bar Estudios, en cuya calle he vivido casi ocho años. Jamás he llevado bien un olor tan intenso a queso.

*Foto de los pregoneros del Pilar 2006, el dúo Amaral, Eva y Juan.

08/10/2006 16:23 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Fernando Sarria

Parece un viaje de los hermanos Marx...cuanta aventura y que momentos más hermosos, imagino, con tantos amigos tuyos...esta bien eso de que tu hija te sirva de coartada...y es verdad que desde casa el pregón de Amaral fue muy emotivo y reivindicativo, espero que pases buenas fiestas Antón, saludos afectuosos...

Fecha: 08/10/2006 17:09.


gravatar.comAutor: m ; )

Ah qué bonito todo. pero especialmente esto: "(...) que ha empezado una nueva vida…"

Fecha: 08/10/2006 22:07.


gravatar.comAutor: ENRIQUE

¡Qué envidia, Antón! ¡Qué envidia insana, que es la única que existe! Jeje. Yo era de los muchísimos que estaba bajo el balcón, pero un día me encantaría -como tú- estar allí subido presenciando las cosas desde el otro lado del espejo. El Pregón de Eva Amaral y Juan Aguirre me gustó muchísimo: ya lo he distribuido vía e-mail a los amigos (muchos de ellos de fuera), tuvo mucha enjundia y mucha poesía frente a la sosez de otros años. Como apuntas refiriéndote a Pepe Melero, ayer todos nos sentimos más zaragozanos que nunca y, a la vez, tan zaragozanos como siempre, tan habitantes y amantes de esta ciudad del Noreste de España, dura y hermosa, a la que ayer cantaban Eva y Juan.

Fecha: 08/10/2006 23:41.


gravatar.comAutor: Antón

Gracias, queridos amigos.

Enrique: mándame el texto de Amaral, de Eva y Juan, que lo colgaré aquí en mi blog. Un abrazo. Antón

Fecha: 09/10/2006 00:00.


gravatar.comAutor: ENRIQUE

Te lo mando ahora mismo al e-mail. Tan sólo comentar que la emoción ha hecho que olvidara consignar el que fue para mí el único error o carencia del Pregón: entre los vivas y "entaltos" a Zaragoza y Aragón faltó otro a España: fue más integrador el comienzo que el final de las palabras de los Amaral. A excepción de eso, como digo, un pregón magnífico. ¡Ojalá fueran siempre de esa altura! Abrazos.

Fecha: 09/10/2006 00:07.


gravatar.comAutor: Cristina

¡Qué suerte Antón, por lo menos llegaste a la Lonja! Yo no pude atravesar la plaza del Pilar, a cambio descubrí una exposición del pintor también aragonés, Buisán, en la galería Ruizanglada. Me pareció muy interesante y la recomiendo a todos. Su manejo del color y las texturas de las obras me entusiasmo.

Enhorabuena por tu programa Borradores.

Un saludo.

Fecha: 10/10/2006 09:28.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris