Facebook Twitter Google +1     Admin

ARTÍCULO DE PEPE MELERO SOBRE LA JOTA

SOBRE LA JOTA Y ALGUNAS IMPUREZAS*

Yo vi ganar a José Iranzo “El Pastor de Andorra” el Certamen de 1974. Este año se cumple por tanto mi trigésimo Certamen y ya casi me he convertido en eso que suele llamarse “un viejo aficionado”. Durante muchos años he tenido que sufrir las finas ironías de algunos de mis amigos por mi insobornable afición a la jota, pues no eran pocos los que pensaban que ésta era algo del pasado, que sintonizaba y simpatizaba en exceso con los aires marciales de un régimen político que siempre vio en ella el canto de una raza, y que en realidad no era sino un vehículo de transmisión política que siempre apuntaba hacia una única dirección: la derecha, naturalmente.
¿Tenían razón mis amigos? Durante muchos años creo sinceramente que sí. Sólo un aragonesismo a prueba de bombas como el mío pudo resistir tanta zafiedad durante tanto tiempo. Todavía en los años 80 y 90 se seguían cantando sin rubor alguno coplas escritas en la guerra civil por simpatizantes del bando vencedor, como algunas de Abad Tárdez. El más rancio nacionalismo español había encontrado en la jota campo abonado y durante años y años tuve que sufrir cantas que hubieran servido de broche de oro a cualquier mitin de Queipo de Llano (o de Rodríguez Ibarra hoy, que en todos los sitios cuecen habas): “Todos los aragoneses/ al gritar Viva mi tierra/ no dicen Viva Aragón/ dicen Viva España entera” o “Quien oyendo un Viva España/ con un Viva no responde;/ si es hombre no español/ y si es español no es hombre”, que se deben al estro inflamado de Luis Sanz Ferrer (Cantas y... “Cantos”, 1923). El mal gusto y las coplas o cantas reaccionarias eran también habituales: “Si te pega tu marido/ no te debes enfadar/ te pega porque te quiere/ porque te quiere pegar” o “Los hombres y las mujeres/ visten con extravagancia/ y ya no hay quien los distinga/ ni a dos metros de distancia”. Y los tópicos habituales de los Amantes, Agustina, etc, estaban a la orden del día. Además la jota era confesional y la sobreabundancia de coplas religiosas ponía de manifiesto, un día sí y otro también, que el laicismo no había llegado al mundo de la jota. Todos hemos oído miles de veces la canta de “La que más altares tiene”, y nunca, ni una sola vez, oí en el Principal una copla también tradicional como ésta: ”Si vas a Misa por verme/ no vayas a la mayor/ ni tampoco a la primera/ porque a Misa no voy yo”.
Me dirán ustedes que por qué acepté entonces sufrir tanto. Pues porque sabía que la jota era mucho más que eso, que los estilos históricos que cantaron nuestros abuelos y bisabuelos sólo estaban esperando que se abandonaran esas coplas y se recuperaran las tradicionales para volver a brillar de nuevo, y que una época histórica sombría como fue el franquismo no podía acabar con lo que era el canto tradicional por excelencia del pueblo llano aragonés. La jota había sido siempre algo auténticamente popular y estaba convencido de que el tiempo volvería a poner las cosas en su sitio, que si algún sentido tenía la jota como manifestación popular ése era el de unir a todo un pueblo, y que si aspiraba a representar a Aragón en su conjunto acabaría obligatoriamente dejando de lado todo aquello que pudiera ser motivo de disensión. Para eso era necesario renovar las coplas y también volver a cantar las más tradicionales, aquellas que pudieran gustar y emocionar a los aragoneses de cualquier condición, sin distinción de clases ni ideologías: pensemos en rondaderas como la de Mainar o el estilo Baldomero, en bellísimas coplas de amor como la que suele cantarse con el estilo “de la del albañil”: “Baturrica, baturrica/ yo te llamo, yo te llamo/ que no tardes, que no tardes/ que me acabo, que me acabo”, en el estilo Calatayud: “Derecha te estás criando/ como las cañas del trigo/ aquí te estoy aguardando/ para casarme contigo”, en el estilo de la Parra, en el estilo de la fiera (“No tires piedras, cobarde”), en el de la fiera antigua, en la enredadera que inmortalizó Cecilio Navarro, en las clásicas femateras y trilladoras, o en las coplas de humor aragonés que aquí tanto gustan: “Cuando se murió mi madre/ dijo una verdad mi abuela/ si este chico tiene suerte/ vivirá hasta que se muera”.
Hoy se han limpiado ya muchas impurezas y el Ayuntamiento ha incluido por fin en las bases del Certamen “que se valorará especialmente la recuperación de cantas o coplas aragonesas hoy olvidadas entre los cancioneros aragoneses antiguos”. Y cada vez se oye cantar más esta copla: “Canto a la espiga del trigo/ canto al campo, canto al aire/ y canto a la libertad/ como no le cantó nadie”. Y es que el que resiste, gana.

José Luis Melero Rivas

*Este artículo ha aparecido en la revista "Qriterio", en su número 20, del 15 de octubre. Y es de nuestro erudito, y sin embargo inmenso amigo, Pepe Melero, "El hombre que oía jotas a las seis".
16/10/2004 12:53 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

Crecí oyendo jotas. En mi casa mi madre alternaba la zarzuela con la jota. Así pues, la jota forma parte de esa nube de recuerdos que constituye la patria verdadera de una persona.

No obstante, recuerdo que una vez, hablando de folclore con Mauricio Aznar, decía que la jota, como la muñeira o la mayoría de cantos folclóricos españoles no habían progresado. Ponía como ejemplo el hecho de que una de las jotas más conocidas es aquella de "La Virgen del Pilar dice que no quiere ser francesa...". El abogaba por un folclore vivo, que tenga nuevos compositores, nuevas mezclas, mestizajes,... en España eso se encuentra casi en exclusiva en el flamenco. Aunque también hay pequeñas cosas interesantes como la gran Carmen París, algunos grupos celtas o pseudo-celtas, o algunos cantares del pirineo.

De todos modos, cuando una buena jota nos sorprende desde la radio mientras preparas la comida, es capaz de convertir un momento rutinario en uno de esos momentos brillantes que cada día tiene.

Mi madre contaba una anécdota de José Antonio Labordeta y Luis Alegre relacionada con una jota cantada por el primero, que por no tener muy claro si es apócrifa o no, no reproduzco. Si alguien sabe de lo que hablo, y tiene más certeza que yo...

Fecha: 16/10/2004 19:35.


Autor: Fernando

También escuché la jota desde niño. Mi madre la cantaba (la canta) siempre que está haciendo algo por casa. (Ella fué a la escuela de jota, y también ganó el concurso de la Agrupación El Cachirulo de jovenzana (Todavía vívía D.Demetrio Galán Bergua y el concurso se llamaba así, si no recuerdo mal...)). Así que, ¿no me iba a gustar? Me encanta escuchar jotas. Y variadas y nuevas.

Discrepo en lo de que sea un folclore que no evolucione. Hay nuevas coplas y montones de estilos, que se trenzan entre ellos.

Lo que se echa en falta es más entendidos en jota, y eso si que es algo a echar en cara a muchos de los joteros, que han preferido ir a lo fácil y repetir un repertorio corto y facilón en vez de innovar. Y eso no crea afición. No profunda, al menos.

En cualquier caso, el reto está ahí, para los joteros. Demostradnos que la jota es (sigue siendo) rica.

Un abrazo.

Fecha: 20/10/2004 16:23.


Autor: Chorche

"Entre la plaza de España
y la plaza de Aragón
está la Independencia
que las separa a las dos"

Toma ya!.
Saludos postpilares.

Fecha: 23/10/2004 14:25.


gravatar.comAutor: Rubén Pérez

Quisiera entablar conversación con el Sr. Melero, necesito información sobre un cantador de Jota. Con su E-Mail seria el mas feliz del mundo.

Fecha: 26/12/2005 14:42.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris