Facebook Twitter Google +1     Admin

LA NOCHE QUE ARDIÓ EL LOBO

“Que viene el lobo” puso ayer fin a cinco años ininterrumpidos de absoluta felicidad. Trabajo, imaginación, ingenio y talento. Cinco años haciendo equipo, cinco años descubriendo humoristas, cantantes, creadores, profesionales de la televisión, siempre bajo la imaginación, el delirio y el oficio de Félix Zapatero que halló aquí la horma de su zapato, el cauce para desempolvar su pasión por el medio. Optó por el realizador Javier Martínez París, puro nervio, puro arrebato o vértigo de bólido. Todo comenzó con Luis Larrodera y con Javier Coronas, que fueron un auténtico descubrimiento. Fue bonito ver cómo se complementaban, cómo crecían noche a noche, cómo inventaban un imaginario nuevo: el surrealismo de Coronas, sus juegos de palabras, su modo de afirmarse en lo popular y en lo cutre para elevarse hacia un humor intemporal, para todos los públicos. Y Larrodera supo tomar distancias, jugar al policía bueno y al policía malo, aprendió los registros del tempo televisivo, fortaleció bellamente su ironía, su condición de actor. Y con ellos, José Videgain, Agustín Martín, que supo ser el alcalde desde la pantalla, el “alter ego” de José Atarés, que nunca fue tan sabio y cálido y divertido como entonces.

Más tarde, Luis se fue a Madrid y Félix pensó en Fernando Ribarés, el hombre de “Hola Zaragoza”, el compañero habitual, comprometido y entusiasta, de la bellísima voz de Mónica Farré en la Ser. O viceversa: tal para cual en el off de las mañanas. Fernando también creció día a día, minuto a minuto, y aprendió a dominar el programa. Aprendió a jugar, a deslizarse en medio de la ironía y la somardería de Marisa Aznar y Jorge Asín, que nos han regalado memorables noches y ha reinventado un humor propio. Como contrapunto a todo, estaban las actuaciones en directo, con un sonido impecable. Estaba ese equipo prodigioso que acabó formando la familia sentimental de la televisión local llena de propuestas, convencida de sí misma, ese equipo que todo el mundo reconocía y aplaudía. Su profesionalidad había saltado fronteras y en Madrid, en Valencia o Barcelona “Que viene el lobo” era sinónimo de calidad, riesgo y entretenimiento. Ayer, con todos de luto y más público que nunca, se celebró ese lúdico funeral, rematado por un viaje en el tiempo por toda la gente que había pasado por El Lobo, entre ellos mi hermano gigante Alberto Gámez, entre ellos tantos amigos y profesionales que han trabajado en Antena Aragón, en RTVA, en Localia. No quiero citar a nadie por no olvidarme de ninguno, pero conservo una montaña de cariño para Rocío Ibarra y Sergio Gómez. Fue un programa memorable, lleno de cariño, de lucidez, un homenaje a todos, a Félix Zapatero, a José Luis Campos, que volvió a hacer oposiciones sencillas a que le pidan lo que quieran. Sus fiestas de trasnoche son lo mejor del mundo: lo hace todo con facilidad, con abundancia, con una clase que habría parecido impensable en estos pagos. El lobo, en la noche de San Juan, se fue por los aires en una despedida ritual y poética.

Había muchos amigos. Gente que ha acompañado al programa en su lustro de placer, de aprendizaje y de consolidación. Jamás un programa ha tenido tanto éxito, jamás un programa había sido una factoría de talentos así, jamás había sido un refugio para las actuaciones en directo, que sonaba impecablemente. Con este cierre para siempre se va un programa cuando avanzaba hacia la cúspide, lleno de adictos, una referencia. Fernando Ribarés, que puede gastar más o menos en las entrevistas (yo estuve en el programa hace poco y me lo pasé estupendamente: estuvo acogedor, cercano, divertido y a la vez muy profesional), estuvo magnífico, sobre todo porque ríe espléndidamente y supo contar que el equipo del “Lobo” –término que ya no precisa explicación alguna: el “Lobo” es un mundo, un espacio al que quieres acudir, un encuentro con un espectador aragonés ampliamente mayoritario- volverá a salir de caza, a buscar sus piezas, otro lugar al sol, con trescientas noches de cariño, tabaco y canción. Y que ese lobo nunca querrá ser perro leal, anudado a un collar…

Cuando me fui, hacia la una de la mañana, Mariano Gistaín salió a despedirme y a beber noche de ceniza de lobo. Vi a Félix Zapatero con dos compañeros que no sé si barrían las últimas huellas del lobo. Estaba abatido: acababa de poner remate a una de las más bellas partes de su vida de hombre que sueña imágenes. Volverá. Volverá, seguro, con su bigote blanco de Mark Twain, aquel eterno humorista que nunca estuvo a orillas del Ebro…
24/06/2005 10:35 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Cide

conocí a Luis Carlos Larrodera en Radio Las Fuentes, donde haciá un fantástico programa de música de cine. Era todo un experto en el tema. Todo el mundo en RLF nos dábamos cuenta de que tenía algo especial para comunicar.

He oído decir que es el malo de la próxima película de Santiago Segura. No sé si será solo un rumor. Es todo un personaje en el barrio.

Fecha: 24/06/2005 12:42.


Autor: A.C.

Querido Cide: No es un burdo rumor. Es verdad. Lo vi anoche, no sólo en la tele, y está muy bien, más delgado, simpático, apenado por la desaparición del Lobo que ha sido la escuela definitiva de su trayectoria, y también usa una filosa barba de diablo apacible que ha huido de Zaragoza a la gran ciudad para extraviarse en una película de Santiago Segura, el amiguete.

No me extraña que sea un héroe de barrio. Es un tipo estupendo.Al cabo de unos meses, será mucho más conocido aún... A jugar... Un abrazo.

Fecha: 24/06/2005 12:51.


Autor: Anónimo

Fecha: 24/06/2005 13:34.


Autor: Merche

Puede que parezca un poco tonta, pero no estoy al día de los tejemanejes televisivos. ¿Alguien podría decirme por qué desaparece El Lobo? ¿Presiones políticas? ¿Desaparece Antena Aragón? ¿Es sólo un punto y aparte? No creo que sea por falta de público. Gracias anticipadas.

Fecha: 24/06/2005 14:46.


Autor: MAY

Buen programa...Solamente un inciso, aquél individuo-alcalde no se merecía tan buen imitador...

Fecha: 24/06/2005 21:01.


Autor: May

Se va un buen programa local, nuestro.Sólo un inciso: aquel individuo-alcalde no merecía tan buen imitador, ningún imitador...

Fecha: 24/06/2005 21:03.


Autor: Para Merche

El Lobo se va porque Antena Aragón tiene que dejar su local de María Zambrano 2, donde se va a instalar la televisión autonómica.

Como Antena Aragón, en caso de que siga emitiendo, va a precisar un local muy grande para hacer un proyecto como ése, salvo que lo asumiera el Canal Autonómico, se interrumpe.

No creo que Pepe Quílez y los suyos van a dejar al margen a este magnífico equipo, aunque el proyecto de televisión autonómica nace pobrísimo.

Esperar veinte años para esto... Pero bueno, otorguemos el beneficio de la duda...

Fecha: 27/06/2005 11:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris