Facebook Twitter Google +1     Admin

ENRIQUE VILA-MATAS EN "ESTRAVAGARIO"

20051110023457-vila-matas1.jpg

Cojo muy empezado “Estravagario” de mi leído y libertino amigo Javier Rioyo. Habla con Enrique Vila-Matas, que está sembrado. Divertido, audaz: de una sinceridad abrumadora. El tema de conversación es “Doctor Pasavento” (Anagrama), su última y compleja novela, que parece cerrar una trilogía con Bartleby y Montano. Enrique dice que en los últimos tiempos se le han impuesto esos personajes, a la manera de Pessoa, como heterónimos. Como gente que está dentro de él, pero que no son Enrique Vila-Matas en modo alguno. Hay un momento en que Rioyo le pregunta por la polémica Marsé-Planeta-Maria de la Pau Janer, y responde sin arrugarse. Dice que Janer ha confundido la literatura, sustentada en una tradición que abarca a Rimbaud o Baudelaire, entre otros, con la vida literaria, que es todo ese mundo de los premios... Disculpó a Marsé y dijo, con esa sutileza laberíntica propia de Enrique, más o menos, que a la Janer le había pasado lo de aquel tonto que no sabe que es tonto. (A mí la Janer, que es una pija sensual e hiperactiva, me cae bien: no puedo evitarlo. Soy insoportablemente blando y leí la novela finalista del Planeta hace dos o tres años atrás, donde había algunos coitos a hurtadillas, en un voragionso jardín, muy prometedores). Dicho así, pero como lo hace el autor de Suicidios ejemplares o París no se acaba nunca.


Y Rioyo también le preguntó acerca de su interés por Jean-Paul Sartre y Elias Canetti, al que cita varias veces. Le reconoce a éste un mérito literario, evoca de pasada su única novela, y dice que el homenaje desvaído que se le ha hecho en Francia a Sartre ha probado, o ratificado, que no tenía razón en nada de lo que había dicho o hecho. Dijo que no le interesaba nada, nada de nada de Sartre. Insistió Enrique con ese humor de chico listo y pícaro al que se le escapa una boutade aparente, pero que sabe que está diciendo la verdad. En Zaragoza se está recordando estos días a Sartre, pero este señor tan contradictorio no parece representar a nadie. Vila-Matas rememoró su pipa en el café de Fiore casi como un espectro o un fantasma que lo representaba a él.


Enrique Vila-Matas también habló del querer y ser querido. Y dijo que prefería querer a que le quieran, aunque a nadie le amarga un dulce. Durante años, Enrique Vila-Matas fue mi escritor favorito, el escritor que quise ser alguna vez. Y el escritor de "Lejos de Veracruz", "Historia abreviada de la literatura portátil", "El pasajero más lento" o "Cómo acabar con los números redondos", quizá aún lo sea. Y ahora, cuando he descubierto que he perdido el duende la ficción, sigue siendo un autor esencial, de cabecera, un maestro y un amigo al que no he vuelto a ver desde “El mal de  Montano”. Él ha crecido como escritor; yo me he demediado como lector. Recuerdo sí algo que me resulta muy bonito y que me dará por un cuento: antes Enrique coleccionaba fotos de habitaciones de hotel donde dormía, y nos hicimos una en el Gran Hotel de Zaragoza, seguramente en la habitación donde durmió Ava Gardner. Con Enrique nunca se sabe. Dijo en una ocasión que sus padres lo habían concebido en el monasterio de Veruela. Lo dijo como una conjetura, pero acabará siendo verdad.


[Luego vi un poco a Eva Hache, que intenta levantar la noche, su noche de humor con el incuestionable encanto que tiene, pero aquí hay, en Cuatro. una enfermiza inclinación a la propaganda y a posicionarse deliberadamente ante la Iglesia o el PP, como si estuviese empeñado en dar razones viscerales al enemigo, porque al final el reportaje que se hizo, con toda la clave humorística que se quiera, sobre la manifestación de la LOE con el clero y sin el clero, tenía un curiosa mezcla de crítica, parodia y de propaganda del enemigo... Hasta, al hablar con Carrillo, se le invita a éste a que comente una frase de Federico Jiménez Losantos; y otra de César Vidal / Pío Moa. Además, se  está dando como una imagen falsa al país: hay otras vías, se puede estar contra Carrillo o cuestionarlo, no hay más que leer algunas páginas de "El País", y estar muy lejos de Jiménez Losantos y de otros, revisionistas o salvapatrias, o lo que sea. De política sólo sé que dudo. Por eso no voy a decir ni una palabra del Estatut. Me siento del mundo ancho y ajeno desde Zaragoza. Vuelvo a Cuatro: cuando se hacen bien las cosas, se tienen tantos medios, tantos profesionales magníficos, no es necesario recordar tantas veces al enemigo, que, por lo demás, estará encantadísimo: le invitan a crecerse, a hacerse fuerte en la otra trinchera, se le otorga una y otra vez carta de naturaleza y se le hace la publicidad gratis. Bien es cierto que cada uno alimenta sus paranoias como quiere… Y uno siente que es más  grande cuanto mayor es la grandeza, o la  pugnacidad, o la cerrazón, del adversario. Rodríguez Zapatero no es nada del otro mundo todavía, y se merece un puñado de críticas o enredos, incluso de su lado aunque sólo sea para disimular, y no por eso llegará el fin del mundo para España. Cuatro, por ahora, tiene un aire de familia de secta progre. Volví a cambiar, como el día anterior, a Buenafuente y aún es otro mundo, otra estética, otro humor. Por cierto, el sketch de Benedicto XVI metrosexual fue gracioso y poco hiriente; y el reportaje gamberro de Keké también tenía un buen pasar y muchas risas...]

10/11/2005 02:34 Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Chorche

Que a gusto se te lee nada más levantarse, Antón. En lo de 4, coincido plenamente. Vila-Matas es un tipo brillante y de esos que al oírlo jamás te deja indiferente. Pero hombre...Sartre...algo de razón ya llevaba, el pobre. ;)
UN saludo somnoliento.

Fecha: 10/11/2005 09:00.


Autor: A.C.

Y a mí me encanta abrir el ordenador a las 9 y cinco y ver tu comentario. Te agradezco mucho tus paseos por el blog. Me animan mucho. Gracias y un abrazo.AC

Fecha: 10/11/2005 09:03.


Autor: trémisis

"...tiene un aire de familia de secta progre". Jo, tío, me descubro. Has dado en el clavo con la definición. A mi me parece que están demasiado encantados de conocerse, lo que resulta un poco repelente. Refugiémonos en el Estravagario, de momento y sólo a veces. ¡Viva Bilamatas!

Fecha: 10/11/2005 10:57.


gravatar.comAutor: jÖse

¿ y el paseo ? este año no hay?

Fecha: 10/11/2005 15:16.


gravatar.comAutor: Antonio PÉREZ MORTE

No veo la tele nada. Ya he pasado el mono y estoy completamente desintoxicado.
Lástima que con la cura haya olvidado la existencia de esas pequeñas "islas de cultura" como Estravagario.

No veo la Cuatro como no veo la Cinco, ni la Tres, ni la Dos, ni la Uno. No me hace falta.

Sin encenderla, sé, de sobra, que estoy de acuerdo con cuanto dice Antón.

He vuelto a la radio tanto, que hasta Fernando Jaúregui cree que soy de la Cope.

No escucho jamás a Jiménez Losantos, sino a Fernando Argenta, Araceli Fernández Campa, Arrate y Juan Carlos Soriano, Iñaki Peña, Joaquín Luna, Juan Pablo Silvestre, Javier Lostalé, Ignacio Elguero y... ¡No hay color chicos! ¡No hay color...!

Fecha: 10/11/2005 16:09.


gravatar.comAutor: jöse

Antonio,sólo te recomiendo "abuela de verano" el martes en la uno...me gustaría haber tenido una yaya así

Fecha: 10/11/2005 17:00.


gravatar.comAutor: Jesús Jiménez Domínguez

Es un deleite leer a Vila-Matas, uno de mis escritores favoritos. A él le envidio sus intrigantes apellidos (leído al revés E. Vila-Matas es sataM alivE) y algunos de sus mejores libros, como "Historia abreviada de la literatura portátil" o "Suicidios ejemplares". Creo que Vila-Matas ha hecho mucho por el relato en este país y es justo que ahora se le reconozca. También me gusta mucho "Desde la ciudad nerviosa". Una curiosidad: Vila-Matas colaboró de figurante en una película de James Bond. No podía ser de otra manera. ¿Será una de sus "imposturas"?

Fecha: 11/11/2005 13:20.


Autor: A. C.

Gracias,Jesús. Un abrazo. Me alegra mucho saber de ti.Cúidate.Anton

Fecha: 12/11/2005 15:08.


gravatar.comAutor: Vila-Matas

Colaboré de extra en la primera película de James Bond que no interpretó Sean COnnery. No es una impostura más. Me envió Fotogramas a Estoril donde rodaban la boda de ficción de Bond y para la que utilizaron como extras gratis a periodistas de todo el mundo llegados para cubrir un reportaje sobre la película.
Desde aquí saludo a mi amigo Antón Castro en esta mañana otoñal barcelonesa en la que me dispongo a... mirar por la ventana, ver cómo está hoy mi pobre Barcelona.

Enrique VIla-Matas.

Fecha: 22/11/2005 09:08.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris