Facebook Twitter Google +1     Admin

LLUÍS LLACH O EL OLEAJE DEL TIEMPO

20061031014037-llach.jpg

Hay conciertos memorables que se prefiguran en el ambiente: la noche parece oscurecerse de otro modo, los rostros resultan más amables, una memoria común transita en los ojos como un pájaro del tiempo. Algo así ocurría antes de la despedida, en Zaragoza, de su Lluis Llach con su proyecto “i”: un conjunto de canciones que le permite recomponer su autobiografía como cantante, como músico y como “ciudadano del mundo” que se confiesa demócrata, de izquierdas, antidogmático y “nacionalista, incluso radical”, que desea la máxima libertad para los pueblos. Llach comprobó desde el primer instante, antes de que iniciase la personal presentación de sus canciones, barnizada de sinceridad e ironía y una trabajada languidez, que el público era incondicional. Y por lo tanto, un espejo y un altavoz. Las canciones de Llach y su propia actitud cívica y artística habían sido constantes compañeras de viaje de casi todos. 

       
Con el viento a favor y sin ceder un ápice en su exquisita profesionalidad, comenzó con “Geografía”, que es casi la topografía del alma y de los sentimientos, de la capacidad de mezclarse con los otros, el inicial bosquejo de un desnudo. Y de ahí marchó hacia la raíz de la luz y de vida: recordó a su madre en “Un núvol blanc”, e insistió en el amor y la solidaridad con “Tinc un clavell per tu”. Dijo que había intentado ser un cantante en busca de la verdad, y abordó “Veritat i mentida”, que en el fondo es una meditación sobre “la realidad virtual” que fabrican algunos medios de comunicación y posiblemente algunos políticos. “Maremar”, hecha de madre y de mar, metáfora y refugio de su inspiración, marcó el primer instante de emoción atronadora. Ejecutó la canción con brillantez, rotundo de voz, y con músicos implicados y muy profesionales.
        

El amor ha sido otro de sus temas. De puro sentimental y llorón, recordó, se había convertido en “una acelga”. Reflexionó sobre la pasión y el deseo, sobre la política y el Estatuto y los errores de bulto de la izquierda, recordó con una balada intensa a Salvador Puig Antich y a sus cuatro hermanas, se dedicó a sí mismo una de sus más bellas canciones “Alé” (que formaba parte de unos de sus mejores discos: “Astres”, que presentó en el Rincón de Goya), evocó al poeta Miquel Marti i Pol con un fondo leve de bosanova, explicó su pasión por la música clásica y la francesa, recordó su emotividad o cómo le costaba tres horas en lavarse la cara y peinarse,  tiempo tal vez en que soñaba un poema. Hizo algunas concesiones a la banda sonora del público: cantó con hondura, fuerza, sensualidad y sentido del juego “Verges 50” y paseó por Itaca. Como gesto simbólico deseó al respetable “Que tinguem sort”. Muchos pidieron “Laura” (Laura Aymerich estaba en el escenario), pero no se atrevió a cantarla.

Había sonado como nunca. Es decir, como siempre: con escrupuloso respeto hacia la música, sus espléndidos acompañantes y el público incondicional que ha cosechado a lo largo de 40 años. Era el inolvidable adiós del trovador que acababa de decir: “Yo sólo tengo un deseo de amor, // un pueblo y una barca”.

 “i”
Concierto de Lluis Lach.
L. Llach (voz y piano). Laura Aymerich (guitarra); Ana Comellas (violonchelo); Jorge Cuscueta (saxo); Dani Forcada (batería y percusión); Marc Prat (bajo y contrabajo) y Lali Rodríguez (guitarra eléctrica)
28 de octubre. Sala Mozart del Auditorio.

31/10/2006 01:40 Antón Castro Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: Fernando Malo

Gracias Antón por hacerme revivir el concierto con esa maravillosa forma que tienes de expresarte.
Y gracias por dedicarme el libro ayer.
Salud.

Fecha: 31/10/2006 08:27.


gravatar.comAutor: Fernando

Pues sí, es así como pasó...quizás sólo nos falta el rumor de fondo de su música, pero eso ya sólo nos queda en el recuerdo de esa noche llena de magia y nostalgia...que tal una plataforma contra que deje la música?.saludos

Fecha: 31/10/2006 09:27.


gravatar.comAutor: ENRIQUE

He recibido un correo de Cálamo con lo del jueves próximo. Me parece una idea divertidísima. ¡Intentaré por todos los medios estar en la ruta y en el museo! Un abrazo.

Fecha: 31/10/2006 18:59.


gravatar.comAutor: pasapues

Un pequeño recuerdo lo puesdes encontrar en:
http://pasapues.blogia.com/2006/102802-lluis-llach-en-zaragoza.php

Fecha: 06/11/2006 13:59.


gravatar.comAutor: EVELIO

YO ESCUCHE A LUIS LLACH EN EL FESTIVAL DE VARADERO DE 1970, Y AL LEER LO QUE DICES, PUES VUELVO A RECORDAR QUE ERA ASI, QUE FUE ASÍ LA IMPRESIÓN DE ESTE CREADOR INOLVIDABLE QUE EN CUBA DEJÓ SU CORAZÓN REPARTIDO ENTRE MUCHOS JÓVENES, COMO YO EN AQUEL TIEMPO, Y QUE NO NECESITÓ EL CASTELLANO PARA CONVENCERNOS DE QUE ESTÁBAMOS ANTE UN HOMBRE REAL Y AUTÉNTICO QUE SABÍA DECIR SU HISTORIA. GRACIAS.

Fecha: 20/03/2011 08:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris